Lo que debe saber sobre los derechos sexuales y reproductivos de las personas con discapacidad

Por Publimetro Colombia

Estar informados y saber todo sobre los derechos que se tienen en el ámbito sexual y reproductivo es un beneficio que todos los colombianos tenemos, por eso es importante que tome nota a esta información.

Las personas en condición de discapacidad, al igual que las personas sin discapacidad tienen el derecho reproductivo que les permite determinar de manera responsable el número de hijos que quieren tener y, así mismo, planificar a qué edad y que intervalo de tiempo debe pasar entre uno y otro nacimiento.

Además de este derecho, las personas también deben recibir información, educación sexual y entender cómo funciona la planificación familiar y cuál es la más adecuada según su edad.

Igualmente deben recibir una atención, prevención y tratamiento de enfermedades que estén relacionadas con el aparato reproductor y estar informadas acerca de la prevención de cáncer de mama, útero y próstata. En caso de que la ley lo establezca, interrumpir voluntariamente un embarazo.

Es por eso que, para Famisanar ha sido una labor importante que todos sus usuarios conozcan estos derechos y puedan verse beneficiados con ello. Por eso se ha vuelto importante informar que la población en condición de discapacidad goza de estos al igual que los demás usuarios.

Esto quiere decir que las personas en condición de discapacidad, no por presentar esta condición, no pueden acceder a sus derechos sexuales y reproductivos, por el contrario, ellos tienen la facultad, de decidir de manera libre, autónoma e informada sobre el ejercicio de sus derechos sexuales y sus derechos reproductivos.

5 mitos sobre la población en condición de discapacidad y su sexualidad

  1. Se cree que son asexuadas: falso, son personas sexuadas como todas las demás y tienen, como todos, necesidades de amor, ternura y placer. Se cae en el gran error de tratarlas como niños toda su vida.
  1. No pueden aprender sobre sexualidad: falso, es necesario que reciban educación sexual como todos los niños y jóvenes de Colombia. Esto es necesario, pues gracias a ello pueden adquirir conocimiento y habilidades que les permite desarrollarse de manera adecuada en esta sociedad. Debido a esta errónea creencia se le niega el acceso a la educación sexual, un grave error que hay que evitar.
  1. Son dependientes e incapaces de tomar sus propias decisiones: falso, muchas personas con discapacidad llevan una vida independiente, autónoma y productiva.
  2. No podrán ser buenos padres, hay que operarlos: falso, las personas con discapacidad, con los apoyos adecuados cuando los requieren, pueden llegar a formar una familia y a tener hijos. Es por eso que, no se les debe obligar a recibir esterilizaciones quirúrgicas sin su consentimiento, u obligarlos a recibir métodos anticonceptivos o interrumpir sus embarazos de manera forzada.
  1. No va a presentar ningún factor de riesgo: falso, como todas las personas, esta población puede llegar a tener relaciones sexuales sin el debido cuidado, así como tener varios compañeros sexuales y caer en el consumo de sustancias psicoactivas. Por ello es importante, que las personas en condición de discapacidad reciban información sobre sexo seguro y los diversos métodos de planificación familiar que existen.

Ya que abordamos los mitos sobre este tema, también es importante identificar cuál es la mejor decisión a la hora de adquirir el servicio de salud en este tema. Para ello se hace pertinente que la persona, o alguien muy cercano, si la situación lo amerita, se responda las siguientes preguntas:

¿Qué procedimiento se va le va a practicar?, ¿Para qué se va a hacer el procedimiento?, ¿Qué beneficios se espera obtener como resultado de procedimiento?, ¿Cuáles pueden ser los riesgos más frecuentes y más graves que se corren al practicar el procedimiento?, ¿Qué alternativas existen al procedimiento que se está proponiendo?, ¿Qué ocurriría si la persona decide no practicarse el procedimiento que se le propone?, Si necesita más información ¿quién dónde y cómo preguntar por información más completa? y ¿Qué hacer si cambia de opinión respecto al consentimiento otorgado o rechazado?

Si usted o alguien que conoce tiene alguna duda sobre este tema, no dude en contactar a Famisanar en sus líneas de atención o ingresar a su página web. Las personas que trabajan allí estarán dispuestas a orientarlo para que tome la mejor decisión en cuanto a su salud reproductiva y bienestar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo