Los ojos de su amo, así es la labor de los perros lazarillo

Los perros lazarillos desempeñan el trabajo más difícil que los canes pueden hacer.

Por Ciudad de Mascotas

Hoy en día los perros no solo son mascotas de compañía, sino también desempeñan múltiples tareas como caza, entretenimiento, guardas, deportes o lazarillos entre otras, pues dada su fácil capacidad de adaptación ante distintas situaciones, pueden desempeñar estas distintas disciplinas.

Un perrito lazarillo o guía, son aquellos caninos que han sido adiestrados para brindar ayuda o servir de guía para personas que sufren de alguna discapacidad, especialmente para personas ciegas, y les brindan asistencia en tareas hogareñas.

Luisa una mujer que perdió la visión y tuvo la posibilidad de tener su perro lazarillo por varios años, afirma “Nuestras perras guía representan la posibilidad de ser independientes, de ir a donde sea que queremos sin esperar que alguien de la familia o un amigo esté dispuesto a dejar de hacer sus cosas para acompañarnos. Son nuestros ojos de cuatro patas. Y ese servicio incondicional que nos prestan solo puede retribuirse con amor, aunque nos quedamos cortos. Ellas viven para uno y aunque uno las consienta, nunca seremos capaces de retribuir la entrega que demuestran”, comentario de muchos que me permite afirmar que adiestrar un perro guía es una gran labor, pues se le brinda la oportunidad a una persona con discapacidad que pueda sentir que es más independiente y de cierta forma se puede valer por sí misma, adicionalmente que tendrá un compañero y amigo fiel, porque característica que se resalte en un perro guía es su fidelidad, lealtad y compromiso con la que persona a quien le proporciona su ayuda.

Los primero perros lazarillos o guía surgieron en la primera guerra mundial, cuando cuatro adorables perros guiaron veteranos que habían quedado ciegos como consecuencia de la guerra, desde ese entonces diferentes agremiaciones se han encargado de adiestrar canes para que se desempeñen esta tarea. Principalmente razas como labrador, Golden retriver y pastor alemán son las que se destacan para realizar esta labor, pues se caracterizan por su fácil aprendizaje, temperamento equilibrado e inteligencia.

¿Y cómo es el adiestramiento de un perro lazarillo?

Un perro guía inicia su adiestramiento cuando ya es adulto, es decir al año de edad.

Lo centros de adiestramiento seleccionan genéticamente cachorros de raza pura o pedigrí, al cumplir los dos meses son destetados y dados en adopción a familias que quieran hacerse cargo de ellos. Durante este tiempo son supervisados y tiene visitas periódicas para evaluar su estado de salud y proporcionarles lo que necesiten.

Cumplido el año de edad, ya están listos para comenzar su proceso de adiestramiento, regresan al centro de entrenamiento en donde entablaran contacto con otros de su misma especie. El proceso dura aproximadamente dos años, durante este tiempo se evaluara si el canino es muy sensible a estímulos externos como ruidos, otras personas, no podrá ser seleccionado como perro guía y regresara con la familia que lo tuvo de cachorro o con otra que quiera adoptarlo y hacerlo parte de su familia.

Durante este tiempo deben presentar varios exámenes y aprobarlos, entre los cuales se destacan

  • Marcaje de puertas o escaleras
  • Evitar obstáculos
  • Cruzar calles en línea recta

Cabe destacar, que se realiza un refuerzo positivo bien sea por medio de una caricia, halago o snacks como premio cuando ejecutan positivamente estas pruebas, esto con el fin de estimular al canino y asocie el buen trabajo con una recompensa.

Una vez el adiestrador determine que el perro ya está listo para desempeñar su labor, se procede a buscar la persona adecuada que sea acorde al can. Se debe tener en cuenta la altura, el peso, actividad, iniciativa, velocidad, el paso, entre otros factores; esto con el fin que tanto el perro como la persona se adapten rápidamente y la labor sea satisfactoria.

¿Y cuánto tiempo dura su labor?

Los perros guía desempeñan esta bonita tarea hasta los 8 o 10 años, su jubilación llega cuando no tienen la misma condición física,  y ya requieren un descanso. Estos perros pueden quedarse con el dueño o regresar al centro de adiestramiento para ser adoptados, esta última opción se procura no sea la principal alternativa, para evitar un choque emocional para el canino.

Esto debes tener cuanta cuando vea un perro guía

  • No distraerlo
  • No ofrecerle comida
  • Si vas en compañía de su mascota, no dejar que esta socialice con el perro lazarillo, pues además de distraerlo de su trabajo, no se sabe que reacción puedan tener, y una mala o incorrecta reacción puede generar angustia y estrés para la persona con discapacidad
  • No tocar el arnés o correa, solo lo debe hacer el dueño
  • Háblele solo si el dueño lo permite

 Y por último pero no menos importante, un lazarillo tiene el derecho de ingresar a establecimientos y transportes públicos, impedir su paso, además de ser sancionatorio, se quita la oportunidad que una persona con discapacidad pueda llevar una vida normal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo