Test de conducta que le ayudará a conocer al perro que quiere adoptar

El famoso test de Campbell, también le ayudará a conocer el carácter de su perro.

Por Ciudad de Mascotas

Muchas veces al momento de tomar la decisión de adoptar una mascota llegan a nosotros una seria de dudas o  inquietudes, como que tan grande crecerá, será obediente o por el contario causara uno que otro desastre, cuál será su posible conducta, entre muchas otras preguntas; algunas fáciles de descifrar su respuesta, otras no tanto y llegaran con el tiempo.

La raza puede ser un indicativo para determinar cómo será el comportamiento del cachorro una vez sea adulto, pero existen ciertas individualidades, que serían la excepción para determinar como regla general el temperamento de determinada raza. El etólogo Campbell, después de estudiar el comportamiento de diversas mascotas, diseño el test Campbell, que sirve de guía para determinar el comportamiento de nuestra mascota.

Para la realización del test de Campbell es necesario tener en cuenta algunas consideraciones, para que el resultado que arroje sea lo más preciso y certero posible:

  • Es recomendable que la mascota tenga como mínimo 7 semanas de vida y no más de 10.
  • Quien realice el test, debe ser una persona ajena al círculo social que el cachorro ya conoce.
  • Quien realice el test debe ser una persona neutral, no debe premiar ni alagar, ni tampoco reprender o animar.
  • El lugar para la realización de la prueba, debe ser en lo preferible aislado, libre de ruidos, objetos extraños y otras personas.

Una vez se tengan en cuenta y se ejecuten estas recomendaciones, se puede proceder a realizar el teste el cual consiste de:

  1. Test de atracción social: consiste en colocarse frente al cachorro y llamar su atención dando palmadas suavemente.

MD: viene inmediatamente, con el rabo levantado y mordisquea las manos.

D: viene inmediatamente, con el rabo levantado, rasca nuestras manos con sus patas.

S: viene inmediatamente, con la cola baja.

MS: viene vacilante, con la cola baja.

I: no viene, permanece quieto o se escapa.

  1. Test de capacidad de seguimiento al amo: ubicarse al lado de la mascota, supervisando que lo esté mirando y empezar a caminar.

MD: lo sigue inmediatamente, con el rabo levantado, intentando morder nuestros pies.

D: lo sigue inmediatamente, con el rabo levantado.

S: lo sigue inmediatamente, pero con la cola baja.

MS: lo sigue dudando, con la cola baja.

I: no lo sigue, o lo sigue de lejos.

  1. Test de obligación: colocar el cachorro boca arriba, sujetarlo por el pecho durante 30 segundos.

MD: lucha con fuerza, se debate y muerde.

D: lucha con fuerza y se debate.

S: se rebela al principio pero luego se calma.

MS: se queda quieto y lame sus manos.

I: se queda quieto y tiene respuestas confusas: se agita, se calma, desvía la mirada.

  1. Test de dominancia social: con las palmas de las manos dar suaves golpes desde la parte superior de la cabeza hasta la cola, y luego acariciarlo a contrapelo durante 30 segundos.

MD: salta, gruñe, muerde y amenaza.

D: salta y da patadas.

S: se retuerce para lamer sus manos.

MS: se da la vuelta panza arriba y le lame las manos.

I: permanece quieto y le lame las manos.

  1. Test de dignidad: sujetar el cachorro por el abdomen e ir levantándolo hasta que sus patas no toquen el suelo durante 30 segundos.

MD: se rebela violentamente, gruñe y muerde.

D: se rebela violentamente.

S: se rebela, se calma y le lame las manos.

MS: apenas se rebela y le lame las manos.

I: permanece quieto y le lame las manos.

Resultados

MD- muy dominante | D- dominante | S- sumiso | MS-muy sumiso | I-inhibido

Dos o más MD: el perro es dominante y agresivo pero con un carácter estable, requiere de un trato firme. Puede llegar a ser un buen perro de guarda. No se aconseja su convivencia con niños, y no se recomienda pegarle nunca pues esto aumentaría su agresividad.

Tres o más D: perro dominante, aunque menos agresivo y más estable. Recomendable para defensa. Con el trato adecuado puede llegar a ser un buen perro de trabajo. No se aconseja su convivencia con niños.

Tres o más S: es un perro muy equilibrado, estable y no agresivo. Fácil de adiestrarse, debe ser cuidadoso en su educación para que llegue a ser un buen perro de trabajo. Puede convivir perfectamente con niños.

Dos o más MS junto con una o más I: excesivamente sumiso y sensible, poco adecuado para la disciplina y el trabajo. Es conveniente darle confianza para que se sienta seguro, porque si no podría darse el caso de mordeduras o agresiones asociadas al miedo. Necesita mucho cariño y si se castiga demasiado podría orinarse por sumisión, puede convivir con niños.

Dos o más I: es un cachorro demasiado tímido, independiente y poco interesado por el trato con las personas. Puede ser agresivo si se le fuerza o se le riñe. Difícil de adiestrar, no se aconseja la convivencia o el contacto con niños.

Mixto: imprevisible, poco apto para el trabajo y la disciplina. Sería aconsejable repetir el test para descartar posibles errores de interpretación.

Este test es una guía que sirve para ayudar a la hora de tomar la decisión de adoptar o adquirir una mascota; cabe aclarar, que si el resultado no es el más favorable, pero esa es la mascota que quiere como compañero, existen alternantitas para mejorar o mitigar comportamientos no deseados, como el uso de terapia homeopática de acuerdo al tipo de conducta o la asesoría de un etólogo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo