¿Su perro se come su propio excremento?

Conozca las razones por las cuales su mascotas está sufriendo de Coprofagia.

Por Ciudad de Mascotas

Si su perro sale a pasear, hace sus necesidades y de repente lo observa oliendo su propio excremento y luego comiéndolo es porque sufre de Coprofagia. Este es el nombre técnico que se le otorga al consumo del excremento por parte de su mascota.

A pesar de existir pocas investigaciones, es uno de los temas más comunes por parte de los propietarios de perros, son conductas que suelen verse como un comportamiento de rebeldía, pero en realidad está basado en factores aún más serios que le explicaremos a continuación.

Esta conducta está dada por problemas médicos como la insuficiencia pancreática, el exceso de alimentos grasos, el síndrome de la mala absorción, infecciones intestinales o la pancreatitis. Inicialmente se presenta como un aspecto con muy poca importancia pero al final puede resultar más grave de lo pensado.

También puede estar dado por causas conductuales como comportamientos exploratorios, estrés, ansiedad, falta de estimulación ambiental, entornos sucios, aprendizaje de la madre, entre otros.

Estas causas conductuales son más sencillas de manejar pero no menos importantes. Para ello los expertos recomiendan empezar por:

  • Mantener siempre limpio el entorno de su perro.
  • Eliminar el castigo y agregar refuerzos positivos cada vez que ignore las heces.
  • Añadir sustancias que empeoren el sabor del excremento, por ejemplo piña, calabacín o aceite vegetal.
  • Asegurarse de racionar la dieta de su perro tres veces al día.
  • Aumentar la fibra en el alimento, para ello es recomendable consultar con su veterinario más cercano según sean las condiciones de su mascota.
  • Controlar el paseo de su perro para evitar que ingiera sustancias del suelo.

Por otro lado, cuando las causas son médicas debe identificar el tipo de coprofagia que demuestra su perro:

  • Autocoprofagia: Su perro ingiere su propio excremento.
  • Coprofagia interespecifica: Se come las heces de cualquier otro animal como por ejemplo las de un gato.
  • Corprofagia intraespecifica: Ingiere las heces de otro perro.

En este caso antes de acudir a su veterinario puede realizar los siguientes tratamientos por sí mismo que pueden generar resultados positivos, pero dado el caso que no funcione acuda urgentemente para recibir consejos de un experto.

  • En un comienzo la forma más directa de atacar el problema es poniéndole un bozal a su perro en el momento de salir a pasear. Asegúrese que su mascota lo tolere y si es así, podrá ponérselo por periodos largos. Es un método práctico para perros difíciles de controlar y supervisar.
  • Asegúrese de comprar un alimento de calidad que contenga suficiente proteína, minerales y vitaminas.
  • En caso de ser Autocoprofagia, recoja inmediatamente las heces del perro sin darle oportunidad ni siquiera de oler. Su perro no comerá si no lo que tiene delante.
  • Si hay gatos dentro de casa, busque la manera más eficiente para que a su perro le sea imposible llegar a la caja de arena e ingerir las heces.
  • Ofrézcale juguetes a su perro para aliviar el estrés y el aburrimiento. Las mascotas aburridas tienden a desarrollar hábitos indeseados, destructivos o desagradables.

Complicaciones dadas por la ingesta de heces por parte de su perro

Cuando se trata de perros externos, hay una probabilidad muy alta de que las heces estén infestadas por parásitos que le generan problemas de salud. Por otro lado cuando ingiere el excremento de los gatos el riesgo es aún mayor, porque se pueden transmitir otros organismos como el Toxoplasma.

Además de lo anterior las heces después de tiempo de no ser recogidas, están expuestas a moscas, bacterias y hongos que son causantes de enfermedades como la hepatitis y la parvovirosis, dolencias muy serias de tratar.

Finalmente recuerde que es importante realizar visitas periódicas al veterinario para monitorear su condición de salud, solucionar conductas no deseadas y mejorar su higiene.

EL DATO

  • El 85% de los perros que sufren de Coprofagia, no ingieren sus propias heces sino las de otros perros.
  • Las hembras son más propensas a esta conducta, ya que al tener cachorros siempre buscan que el lugar donde estén sus hijos este limpio y sin suciedad.
  • Cuando se trata de un cachorro que ha pasado un periodo largo con su madre, lo que intenta es imitar este tipo de comportamientos que observa con frecuencia.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo