Se emborrachó y confundió su casa con la del vecino, creyó que era un ladrón, lo estranguló y lo mató

Ahora arriesga hasta diez años de prisión.

Por Dannae Arias

Michael Augustine (43) tendrá que pasar mucho tiempo en la cárcel luego de cometer un brutal crimen. Lo lamentable, es que el sujeto estaba tan ebrio que hasta el último momento pensó que lo hizo en defensa propia. Es más, su grado de alcoholismo le impidió notar que lo había matado.

Ocurrió en Raytown, Missouri, luego de una tarde de borrachera. El sujeto de 43 años creyó entrar a su casa, y al abrir la puerta vio que había un ladrón. Inmediatamente y en un estado de completa ebriedad, Augustine estranguló con sus propias manos al hombre identificado como Clifton King, un veterano de guerra de 60 años.

Si bien la casa de este hombre con la de vecino están separadas por alrededor de 150 metros, estaba tan alcoholizado que no puedo notar la diferencia entre una y la otra.

Cuando llamó a la Policía para denunciar el supuesto asalto, les dio su propia dirección y les explicó que había “inmovilizado” al supuesto antisocial.

Al llegar las autoridades, notaron que el domicilio estaba vacío. Frente a eso, comenzaron a recorrer el barrio en busca de pistas, hasta que vieron al responsable de la llamada. Según indicaron, Michael Augustine desprendía un fuerte olor a alcohol y tenía el rostro enajenado mientras los esperaba afuera, en el jardín.

“Está bien. ¡Lo agredí!”, fueron sus palabras cuando pudo ver que por fin habían llegado las autoridades. Lo más horroroso del asunto fue que no solo lo había amordazado, al parecer se le pasó la mano y en ese momento King ya no tenía pulso.

Según informó un medio local, en las fotos Augustine se ve ido y con una alegre sonrisa. Está acusado de homicidio involuntario en primer grado, por lo que arriesga ser condenado a diez años dentro de la cárcel.

Una gran borrachera que en realidad no valió la pena para este sujeto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo