Factores de riesgo en el cáncer de seno

Por Mónica Garzón Ramírez

Un factor de riesgo de cáncer de mama es cualquier cosa que la hace más propensa a padecerlo. Pero el hecho de tener uno o incluso varios factores no necesariamente significa que desarrollará el cáncer.

Éstos son algunos de los factores asociados a un mayor riesgo de cáncer de mama según expertos de Mayo Clinic, compañía dedicada a la investigación y educación médica:

  • Ser mujer: las mujeres son mucho más propensas que los hombres a desarrollar cáncer de mama.
  • Edad: el riesgo de cáncer de mama aumenta a medida que envejece.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama: si tuvo cáncer en una mama, su riesgo de presentar cáncer en la otra mama es mayor.
  • Antecedentes familiares: si algún familiar cercano se le diagnosticó, particularmente a temprana edad, su riesgo de tenerlo es mayor. De todas maneras, la mayoría de las personas diagnosticadas no tienen antecedentes familiares de la enfermedad.
  • Genes heredados que aumentan el riesgo: ciertas mutaciones genéticas que aumentan el riesgo pueden transmitirse de padres a hijos. Las mutaciones genéticas más comunes se denominan BRCA1 y BRCA2. Estos genes pueden aumentar en gran medida su riesgo de presentarlo.
  • Exposición a la radiación: si recibió tratamientos con radiación en el tórax cuando era niño o adulto joven, sus probabilidades de desarrollarlo son mayores.
  • Peso: ser obeso aumenta el riesgo de cáncer de mama.
  • Menstruación a una edad temprana: tener su primera menstruación antes de los 12 años aumenta el riesgo de cáncer de mama.
  • Menopausia a una edad mayor: si en su caso la menopausia comenzó a una edad mayor, tiene más probabilidades de desarrollarlo.
  • Tener su primer hijo a una edad mayor: las mujeres que tienen su primer hijo después de los 30 años pueden correr un riesgo mayor.
  • Terapia hormonal posmenopáusica: quienes toman medicamentos de una terapia hormonal que combinan estrógeno y progesterona para tratar los signos y síntomas de la menopausia tienen un mayor riesgo.

Prevención

Hacer cambios en su vida diaria podría ayudarle a reducir el riesgo de padecerlo:

  • Autoexamen.
  • Pregunte a su médico sobre el examen para detección de cáncer de mama.
  • Consulte con su médico cuándo iniciar los exámenes y análisis para detección (exámenes clínicos de mama y mamografías).
  • Hable con el experto sobre los beneficios y riesgos del examen para detección de cáncer de mama. Juntos pueden decidir cuáles son las estrategias más adecuadas para usted con respecto al examen para detección del cáncer de mama.
  • Familiarícese con sus senos mediante el autoexamen para conocer el estado de su mama. Si hay un nuevo cambio, bulto o signos inusuales, comuníquese con su médico de inmediato.
  • Conocer sus mamas no puede prevenir el cáncer de mama, pero te puede ayudar a entender mejor los cambios normales que sufren y a identificar cualquier signo y síntoma inusual.
  • Si bebe alcohol, que sea con moderación. Si decide beber alcohol, limite la cantidad que ingiere a menos de un vaso por día.
  • Haga ejercicio la mayoría de los días de la semana. Tenga como objetivo realizar al menos 30 minutos de actividad física la mayoría de los días de la semana. Si últimamente no ha estado activa, consulta con su médico si está de acuerdo y comience despacio.
  • Limite el tratamiento hormonal posmenopáusico. La terapia de combinación hormonal puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama.
  • Algunas mujeres experimentan signos y síntomas molestos durante la menopausia y, para ellas, el mayor riesgo de cáncer de mama puede ser aceptable a fin de aliviar los signos y síntomas de la menopausia.
  • Mantenga un peso saludable. Si necesita bajar de peso, pregúntele al experto sobre estrategias saludables para lograrlo. Reduzca la cantidad de calorías que consume por día y, poco a poco, aumente la cantidad de actividad física que realiza.
  • Opte por una dieta saludable. Las mujeres que tienen una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extra virgen y una mezcla de frutos secos pueden tener un menor riesgo de cáncer de mama. La dieta mediterránea se centra mayormente en alimentos basados en vegetales, como frutas y verduras, granos integrales, legumbres y frutos secos. Quienes realizan una dieta mediterránea eligen grasas saludables, como aceite de oliva en vez de manteca, y pescado en vez de carne roja.

Reducción del riesgo de cáncer de mama para mujeres con riesgo alto

Si su médico ha evaluado sus antecedentes familiares y otros factores, y determinó que podría tener un alto riesgo de cáncer de mama, cuente con las siguientes opciones para reducir el riesgo:

  • Medicamentos preventivos (quimioprevención). Los medicamentos que bloquean el estrógeno pueden ayudarle a reducir el riesgo de cáncer de mama. Entre las opciones se incluyen tamoxifeno y raloxifeno (Evista). Los inhibidores de aromatasa han demostrado cierto potencial de reducción del riesgo de cáncer de mama en mujeres con alto riesgo.
  • Existe el riesgo de que estos medicamentos produzcan efectos secundarios, por lo que los médicos solo los administran a mujeres con alto riesgo de cáncer de mama. Consulte siempre con su médico sobre los beneficios y los riesgos.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo