¿Tiene problemas con la lactosa? Consejos para aprender a tolerarla

Por Mónica Garzón Ramírez

La intolerancia a la lactosa se presenta cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa, es decir, la sustancia necesaria para romper la lactosa en partes más pequeñas y facilitar así su digestión.

Las personas que tienen intolerancia a la lactosa no pueden digerir el azúcar que se encuentra en la leche. Como resultado, generlamente suelen presentar síntomas como diarrea, gases e hinchazón, tanto después de comer o beber productos lácteos. Esta afección, que también se llama absorción insuficiente de la lactosa, suele ser inofensiva, pero sus síntomas pueden ser desagradables.

Para la doctora Paola Yanque es importante aclarar que los síntomas de intolerancia a la lactosa son muy inespecíficos, es decir que pueden ser respuesta a muchas enfermedades o situaciones de tipo gastrointestinal que no necesariamente es la intolerancia a la lactosa, razón por la cual es importante que tenga claro el grado de intolerancia con el que cuenta.  Esto, porque la mayoría de las personas que tienen intolerancia a la lactosa pueden controlar esta afección sin necesidad de dejar de consumir todos los alimentos lácteos.

Éstos son consejos prácticos de hábitos alimenticios que le ayudarán a tolerar la lactosa de una mejor manera:

Escoja porciones más pequeñas de lácteos
Beba pequeñas porciones de leche de a sorbos, hasta 4 onzas  por vez. Cuanto más pequeña sea la porción, menos probabilidades tendrá de que cause problemas gastrointestinales.

Reserva la leche para las comidas
Consuma leche junto con otros alimentos, esto desacelera el proceso digestivo y puede reducir los síntomas de la intolerancia a la lactosa.

Reducir los lácteos no significa que no pueda obtener el calcio de otros alimentos
El calcio es importante para el desarrollo de los huesos y fortalecimiento de estos, reducirlos no significa que no pueda obtener el calcio de consumiendo otras cosas como:

-Brócoli
-Productos fortificados con calcio, como panes y jugos
-Salmón enlatado
-Sustitutos de la leche, como leche de soja y de arroz
-Naranjas
-Frijoles pintos
-Espinaca

Pruebe consumiendo varios productos lácteos diferentes
No todos los productos lácteos tienen la misma cantidad de lactosa. Los quesos duros como el queso suizo o el cheddar, tienen pequeñas cantidades de lactosa y no suelen provocar síntomas. Es probable que tolere los productos lácteos cultivados, como el yogur, porque las bacterias que se utilizan en el proceso de cultivo producen naturalmente la enzima que descompone la lactosa.

Consuma probióticos
Los probióticos son organismos vivos que se encuentran en el intestino y que ayudan a mantener el aparato digestivo saludable. Estos probióticos también están disponibles como cultivos activos  en algunos yogures o suplementos en forma de cápsulas. Sin embargo para éste y para cualquier recomendación es importante contar con la supervisión médica respectiva.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo