"Estudié moda a escondidas de mis papás": Diseñador colombiano Juan Pablo Socarrás

Socarrás ha explorarado los rincones de Colombia para documentar y transformar las técnicas ancestrales en inigualables colecciones.

Por Mónica Garzón Ramírez

La capital colombiana es sede del Bogotá Fashion Week, un espacio con el que la ciudad busca promocionarse como una plataforma de negocios de la moda y la industria textil. Con la presencia de 36 diseñadores la capital colombiana es escenario de pasarelas, encuentros de negocios y foros en torno a la moda.

Juan Pablo Socarrás fue el encargado de llenar de elegancia la pasarela de ayer, donde presentó la colección BLACK EDITION y “Los baúles de Luisa Francisca y Antonio”, dos apuestas de diseño que combinan la sobriedad y funcionalidad en la moda.

32 salidas llenas de una paleta de colores azul, fucsia, tonos pastel y negro, que sonaron a nostalgia pero también a amor, a una mujer y un hombre que se reinventan por el mundo.

El trabajo de este diseñador industrial es un libro abierto de la tradición artesanal colombiana. Ha participado en las pasarelas colombianas más importantes y en países como Chile, Estados Unidos e Italia, en entrevista con Publimetro nos contó la colección y como es su relación de trabajo entre diseño y artesanía.

¿De dónde arrancó el gusto por el diseño?

Toda la vida me ha gustado diseñar y claramente en mi casa no me dejaban hacerlo, querían que fuera médico y yo decidí a los 18 años ser feliz y le dije a mis papás que quería ser era diseñador y nada más, entonces empecé a estudiar primero diseño industrial, después estudié a escondidas de mis papás moda, creo que se dieron cuenta por una entrevista que di cuando ya era adulto, pues mi mamá se daba cuenta porque claramente yo llevaba reglas y cosas que eran como que generaban sospecha. Pero a mi no me importaba yo quería ser feliz. Ya cuando estaba más grande me especialicé en diseño estratégico de innovación.

¿Desde la primera colección a hoy cómo cree que ha cambiado?

La primera colección fue tan joven como hace 10 u 11 años, recuerdo que fue para el círculo de la moda en Bogotá y tuve que hacer 51 salidas con más o menos 40 comunidades artesanales colombianas, eso porque trabajaba en Artesanías de Colombia y creo que desde entonces he evolucionado, cada día hago las colecciones que me hacen más feliz, que sean un proceso para reconciliarme en muchos aspectos de mi vida.

Es más, hace unos años hice una colección para reconciliarme con la parte masculina que se llamaba vientos del trópico, esta colección del BFW la hago en homenaje a mi abuela entonces siempre es buscando ser feliz más que cualquier otra cosa.

¿Cuál cree que esa característica que hace atractivos sus diseños?

Yo creo que son los detalles más que cualquier cosa, pues porque no es que yo me considere el diseñador más vanguardista ni más innovador, si tengo una identidad y un adn muy claro que es el uso de insumos artesanales colombianos, el trabajo con las comunidades desplazadas y vulnerables del país, pero más que eso yo creo que son los pequeños detalles los que hace diferente mi ropa, un pequeño forro, algo de color, detalles que enamoran a la gente.

Al final yo siempre he dicho que yo no vendo productos, yo vendo historias hechas a mano.

¿Cómo surgió la idea de trabajar con comunidades afro y de familias desplazadas?

Por casualidades de la vida estaba trabajando con Artesanías de Colombia (mi mejor universidad) con todo lo que hice allá, las oportunidades que me brindaron, nació en mi esa sensibilidad de trabajar con las comunidades, viajar, conocerlas, conocer lugares donde la gente no ha llegado.

¿Qué es lo más rico de trabajar con ese tipo de comunidades?

El aprendizaje, para mí son grandes maestros, mis mejores aliados, son parte de mi familia , me generan emociones, sensaciones, me han enseñado tanto con las vivencias.

¿Qué lo inspira?

Colombia, mi adn, la familia, en esta oportunidad del BFW mi abuela, Samsung, Black Edition, tantas cosas, pero a la final a nivel general lo cotidiano el amor, el negro.

¿Que piensa del diseño colombiano en la actualidad?

Colombia es uno de los países en este momento más deseados por el mundo entero, acabo de llegar de España y veía en las grandes tiendas los sombreros de los wayú, estuve en un desfile y cuando apreciaba adn colombiano que son nuestras comunidades indígenas, podía ver como todas las mujeres querían tener una mochila o un sombrero.

Creo que los colombianos debemos buscar nuestro adn y sentirnos más orgullosos de donde venimos porque el mundo entero sí se siente orgulloso, por ejemplo,  Milán abre su feria con la cumbia colombiana, en cambio acá se abre con otro tipo de música, esas son las cosas a las que me refiero cuando digo que debemos sentirnos más apropiaos de los que enemos.

¿Cree que en algún momento el estilo de vestir va a cambiar en Colombia?

Estamos en un proceso muy interesante porque Colombia gracias a la llegada de estas grandes marcas, que aunque muchos peleen que sea bueno o malo lo importante es que ha enseñado a vestir a la gente, porque se tiene la posibilidad de entender que existen las estaciones, que las vitrinas cambian cada cierto tiempo, incluso la economía en ese sentido cambió, porque entendieron que no pueden vender el mismo saco todo el año sino que deben generar al menos cuatro colecciones, que tienen que estar renovándose.

Hablemos de la colección que presentó en el marco del Bogotá Fashion Week, ¿porque aliarse con una compañía tecnológica?

Samsung para mí genera emociones y sensaciones que es lo que a mí me gusta expresar, por eso los tomé como aliados por las campañas tan lindas que tienen de ayudar a la gente, esta colección que se llama Black Edition está inspirada en mi abuela y mi abuelo, esta es la continuación de la colección pasada Los Viajes de Máxima Manjarrés y ésta es Los Baúles de Luisa Francisca de Antonia, significa volver a mis raíces, recordar que mi abuela sacó adelante a su familia gracias a una empresa de alimentos congelados.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo