Así transformaron su vida mujeres en situaciones vulnerables gracias a la belleza

Más de 100 mujeres en situación de vulnerabilidad se graduaron como expertas en belleza gracias a un programa de responsabilidad social.

Por Mónica Garzón Ramírez

Cada año a través de su programa de Responsabilidad Social Belleza por un Futuro, el grupo L'Oréal brinda formación en peluquería y belleza a cientos de colombianas en condición de vulnerabilidad buscando trasnformar la vida de cientos de mujeres. Madres cabeza de familia, desplazadas por la violencia, exguerrilleras y mujeres en condiciones de extrema pobreza, han hecho parte de este programa que desde el 2009 hasta hoy ha graduado a más de 1.450 mujeres.

El programa es respaldado gracias a los convenios con entidades como, la Secretaria de la Mujer, Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), Fundación Matamoros, la Fundación ICBF encargada de reintegradas y del bienestar de la mujer, además de la Fundación Nutrinfantil y la Fundación Afro, Fundación Famig y Prosperidad Social.

“Estar en Belleza por un futuro ha sido una oportunidad para todos, he podido ayudar a mi esposo que fue herido en un campo minado, también por mí porque me gusta. Me di cuenta que el eslogan tiene razón, realmente me cambio la vida”, señaló Iris Escalante, beneficiaria.

Este además es un ejemplo de alianza público privada que apuesta por la paz, donde se favorecen mujeres que en la lucha del diario vivir se han convertido en grandes heroínas que sacan adelante a sus familias con el trabajo que realizan luego de tener la oportunidad de capacitarse, es un aporte fundamental para educar mujeres y ofrecerles nuevas herramientas de cara al postconflicto.

Las profesiones de peluquería y estética permiten una amplia flexibilidad laboral a estas mujeres pues tienen la facilidad de desarrollarlo en el hogar, a domicilio, en un salón de peluquería o en centros de belleza. Por lo tanto se trata de oficios con marcado perfil emprendedor y con una real oportunidad de movilidad social.

Gracias al éxito del programa en en 2014 se dio el paso a su fase de regionalización con la llegada a Santa Marta, gracias al apoyo la actriz Taliana Vargas y su fundación Casa en el Árbol. Además la compañía ha tomado como proyecto a nivel mundial un programa conocido como “Beauty for a Better Life”, que hoy se replica en Argentina, China, Vietnam, Panamá, Brasil, así como en otras filiales de la marca en el mundo.

Claudia Porras

Con 39 años de edad, esta mujer le contó a Publimetro que la iniciativa cambió su vida y la de su hija no solo económicamente sino como persona, fomarse en belleza fue el  inicio para su desarrollo profesional y poder progresar, una capacitación que no solo les ayuda a salir adelante sino a cumplir sus sueños.

"Quería tener un cambio de vida, trabajar en algo que me gustara y sobretodo que tuviera una salida económica…estoy muy contenta mi vida ha dado un giro por completo, ha sido muy bueno". Esta mujer cabeza de hogar asegura que gracias al programa hoy en día puede sacar adelante su hogar e incluso poder ayudar a su hija en su futuro.

Xiomara Taborda Torres

Pertenece a la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), dejó el campo en compañía de sus dos hijos y se trasladó a Bogotá en busca de una oportunidad para salir adelante luego de haberse enfrentado a la violencia extrema, Xiomara estaba una relación tormentosa en la que no solo debía hacer frente a los problemas en su hogar, sino que también se enfrentó a maltrato.

“Gracias al programa puedo sacar adelante a mis hijos, estoy aprovechando está oportunidad. Gracias  por hacer realidad nuestros sueños no solo el mío sino el de mis hijos. No los haremos quedar mal, estamos comprometidas y les damos las gracias por confiar”, dijo.

Asegura  que más le gustó del programa fue que le enseñó más mujer, aprendió a valorarse como persona porque antes no me gustaba arreglarse, ni maquillarse y no sacaba tiempo para ella “Belleza por un Futuro es un sueño, quiero tener mi propio negiocio y me gustaría apoyar mujeres vulnerables para que cambien su futuro. Ayudar a más mujeres vulnerables para que confien en ellas, se valoren y sueñen porque vale la pena soñar”.

Lili Niño Rojas

Luego de tener que enfrentarse a la muerte de su hijo quien luchó para graduarse de policía en 2014, esta mujer a sus 39 años siente que volvió a nacer gracias a la oportunidad de capacitarse en temas de belleza y encontrar en esto una fuente de ingreso para salir adelante.

“Mi vida cambio totalmente, Belleza por un Futuro me ha ayudado mucho, le encontré sentido a la vida. Yo antes no tenía ni para el bus pero ahora me puedo mover más tranquila haciendo manicure. Ya soy una persona diferente, autosuficiente y tengo una economía más sólida”.

El sueño de vida es servirle a los demás, por medio de la belleza puedo hacerlo porque puedo poner a las personas más lindas y enseñarles a que se valoren.

 

También te puede intersar:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo