Porsche Macan: un deportivo convertido en auto familiar

Más que una camioneta 4x4 con motor rápido, la Porsche Macan es un auto deportivo con las capacidades para sobrevivir a las calles y carreteras de Colombia.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Porsche es una de las pocas marcas en el mundo que todo el mundo reconoce por su capacidad de hacer autos deportivos. Incluso cuando produce vehículos como la Porsche Macan, que en principio es una camioneta 4×4, está diseñada primordialmente con sus prestaciones y velocidad como ejes centrales.

La Macan es la segunda camioneta de Porsche en su historia y es el vehículo de entrada de la marca. No porque sea exactamente un compacto: con 4,68 metros de largo y 1,93 de ancho, ofrece gran amplitud a sus cinco ocupantes, y permite contar con un espacio cómodo para instalar accesorios como sillas para niños.

Su interior es cómodo, con silletería en cuero sintético y Alcantara, aire acondicionado multizona y sillas delanteras con 8 vías de ajuste eléctrico. Tiene una gran cantidad de botones que controlan sistemas desde la climatización y el equipo de sonido, hasta el modo de manejo. Se enciende con una llave tradicional, ubicada a la izquierda del timón como en los prototipos que ganaron las 24 Horas de Le Mans.

Cuenta con detalles prácticos, como espejos que se ajustan automáticamente al poner reversa para facilitar el parqueo, luces bajo las puertas que iluminan el área donde el conductor va a descender, y sensores de parqueo muy detallados. A pesar de eso, hay ausencias curiosas: no tiene cámara de reversa, y el sistema de entretenimiento reconoce Bluetooth en el teléfono pero solo para llamadas.

La marca de Stuttgart dotó a esta camioneta con los datos obtenidos en más de 60 años haciendo automóviles deportivos. Así, los fanáticos y clientes de Porsche tienen opciones para cuando el 911 o el Cayman se queden pequeños para sus necesidades. Y no extrañan la velocidad de estos grandes deportivos.

Potencia y velocidad

PUBLIMETRO tuvo acceso a la versión básica de la Porsche Macan, la cual cuenta con un motor 2,0 turbocargado de 252 caballos de potencia. Estas cifras no parecen tan abultadas, pero gracias a la experiencia de la marca alemana, la sensación de manejo solo puede catalogarse como impresionante.

La curva de potencia es excepcionalmente plana, lo que hace que el vehículo acelere con mucha intensidad. Con el modo deportivo activado, solo se necesitan 6,7 segundos para llegar de 0 a 100 kilómetros por hora. Un momento de descuido hace que la camioneta llegue a velocidades por encima de las legales, pero el vehículo es tan estable y preciso que su velocidad no se siente.

La suspensión es firme, y en modo deportivo se vuelve aún más dura e incómoda para vías en mal estado como las calles de Bogotá. Además, con rines de 22 pulgadas y llantas de bajo perfil, el vehículo es muy  delicado para ser una verdadera opción offroad.

A pesar de esto, el motor y la caja automática de 7 velocidades perdonan todo. La dirección eléctrica es suave (a veces demasiado suave), los cambios son inmediatos tanto en el modo automático como con las palancas detrás del timón en el modo secuencial, y los frenos responden con fuerza.

Todo este lujo, además de la ingeniería y el prestigio de la marca creada por Ferdinand Porsche en 1948, tiene un alto costo. Desde 260 millones de pesos, son pocas las personas que pueden acceder a la Porsche Macan, pero eso solo incrementa la exclusividad de esta camioneta.


Ficha técnica

Motor: 2,0 litros, turbocargado.

Potencia: 252 caballos, de 5000 a 6800 rpm

Torque: 380 Nm, de 1500 a 4500 rpm

Consumo: 7,4 litros/100 km, en gasolina extra.


 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo