logo
entretenimiento
Cortesía / Quién mató a Sara
entretenimiento 13/04/2021

‘¿Quién mató a Sara?’: una serie para jugar a descubrir quién es el “malo”

Hablamos con la actriz Carolina Miranda, quien interpreta a Elisa Lazcano, para conocer los secretos de esta serie, una de las más populares del momento en Netflix.

Luego de pasar 18 años en la cárcel por supuestamente asesinar a su hermana Sara, Alejandro (Álex) Guzmán (Manolo Cardona) cumple su pena y quiere salir a encontrar la verdad, pues él no ha sido el culpable. Pronto, queda claro que muchas personas tenían motivos para querer a Sara fuera del camino, especialmente en la familia Lazcano, que inculpó a Álex.

Carolina Miranda interpreta a Elisa Lazcano, una mujer que se enfrenta a su propia familia cuando se da cuenta que las cosas podrían no ser como se las han contado siempre respecto a la muerte de Sara y la “culpabilidad” de Alejandro. Esto fue lo que nos contó la actriz.

Para usted, ¿quién es en realidad Elisa en esta historia?

Elisa es una mujer que creció con los Lazcano, luego se fue a estudiar a Chicago neuropsiquiatría, y regresa a México dos semanas después a visitar a su familia, pero sus planes son continuar a Madrid para seguir con sus estudios. En México, con su familia se da cuenta de lo que está pasando, están acusando a su familia de una venganza que se tiene que llevar a cabo muchos años atrás. Realmente, Eliza es un personaje “nuevo” en la historia, porque comienza a darse cuenta de todo desde ceros. Es una mujer muy fuerte, muy aguerrida. No cree en la venganza, sino en que todo se acate por medio de la ley. Así es como ella termina investigando todo lo que pasó, y se pone del lado de Álex, incluso en contra de su familia. Eso es algo muy fuerte que tiene ella. No le importa ponerse en contra de su familia con tal de que se haga justicia, tiene muchos valores.

¿En algún momento sintió que esta historia tenía tintes de tragedia griega?

(Risas) Podría ser, sí. Es complicado. Siempre en las tragedias griegas se toca mucho la familia, la opresión, personajes muy oscuros. Sí, podría ser por ahí, y ya verán cómo todo se va hilando desde la infancia de Elisa.

Algo muy llamativo dentro de lo que mencionó es el hecho de que tal vez no existen buenos y malos, porque cada quien tiene sus motivos, ¿cómo trabajó desde lo actoral el área gris donde se sitúa Elisa?

Creo que los actores siempre tenemos esta dualidad en la vida y lo primero que nos enseñan cuando empezamos la carrera de actuación es ‘no juzgar absolutamente nada’. Somos una especie de psicólogos; nada está bien, nada está mal. Si trabajas desde la empatía con la otra persona empiezas a observar, a analizar qué hacen y qué no hacen, y no solo desde tu realidad. Es algo bien bonito de hacer porque al final todo lo que se hace en esta tierra está justificado a partir de una circunstancia, una emoción o una venganza. No hay nada bueno, o nada malo. Evidentemente, existe una ley. Si no, estaríamos todos perdidos. La ley se basa en la justicia, que es justamente lo que le interesa a Elisa, ella no quiere justificar el suceso, sino que se haga justicia a partir de ahí.

¿Cómo es ese dilema al que se enfrenta por estar interesada en él?

Creo que siente un gusto, una atracción muy fuerte por Alex… le ponen a este personaje tan duro, tan decidido y tan capaz, un personaje que busca venganza. A ella evidentemente le hace un choque emocional y psicológico preguntarse quién es él. Lo ve dolido, sufrido, y de su lado nace la necesidad de quererlo proteger y saber qué fue lo que pasó. Ahí se empieza a fijar un poco más en él.

Al comienzo, la serie nos ofrece una noción básica de la venganza, pero va mutando a medida que avanza…

Creo que la venganza viene desde un suceso y una justificación de querer que se pague por lo que se hizo, por ver que la ley no aportó para hacer una justicia y empezar a tomar la venganza bajo tu propia mano. Pero es complicado, porque es un camino del que puedes salir embarrado y pasarla muy mal. Es justamente lo que dice esta serie, pero creo que lo que el escritor quiso decir al final es que el bueno triunfa y el malo paga; el dilema es descubrir quién es el malo.

“Creo que lo que el escritor quiso decir al final es que el bueno triunfa y el malo paga; el dilema es descubrir quién es el malo”

Por otro lado, esta historia tiene bastante acción, ¿cómo se sintió con estas escenas?

¡Yo soy fanática, fanática de las escenas de acción! En Señora Acero estuve repleta de acción todos los días, y sí se vuelve un gusto culposo en donde ya no puedes dejar de tener acción en tus personajes. Tiene unos valores de producción espectaculares. Hay una iluminación y una fotografía que aportan más al misterio. De verdad, viendo la serie me sentí como una espectadora más, creo que nunca me había pasado. Yo sabía qué era lo que iba a pasar, pero la serie me tenía enganchada. Sé que disfrutarán las escenas de acción porque se hicieron con gran calidad.

¿Se tuvo que usar un doble de acción en algún momento?

No, en ese sentido estuve muy tranquila, nunca he necesitado un doble excepto en escenas ya muy complicadas, como bajar de un helicóptero, pero de resto lo manejamos todo nosotros.