logo
entretenimiento
 /
entretenimiento 15/07/2020

Lenny Abrahamson lleva la historia de ‘Normal People’ a la pantalla

*Bestseller. Esta historia “común” ha recibido buenas calificaciones por parte de la crítica y es uno de los libros mejor vendidos en Irlanda. *Trayectoria. El director recibió la nominación al Óscar por mejor dirección con ‘Room’ (2015), y este año reaparece con esta producción para la plataforma de STARZPlay.

En la crisis de 2008, dos jóvenes irlandeses, Connell y Marianne, se enamoran estudiando juntos. Además de ir a la misma escuela, la madre de Connell trabaja para la familia de Marianne, mucho más adinerada. Las cosas cambian cuando entran a estudiar en la misma universidad, donde se dan una segunda oportunidad luego de que las cosas no funcionaran inicialmente. Su romance intermitente fue la inspiración para la escritora Sally Rooney, autora de este libro, que más tarde fue llevado a la pantalla chica por el director Lenny Abrahamson, con quien hablamos sobre esta serie.

Usted ha dicho antes que se “enamoró” de la historia original, ¿cómo fue eso?

Y lo dije en serio, así fue, me enamoré de esa historia tan pronto la leí, de hecho la leí antes de que se publicara. Pienso que la calidad de la intimidad entre Connell y Marianne, la forma en que hablan el uno del otro, la intensidad de esa conexión se siente en cada página, y la manera en que Sally Rooney creó ese sentimiento me atrajo como proyecto pero también por la idea de retratar una idea con un estilo tan directo y sencillo. Me gusta el reto de crear un sentimiento intenso en pantalla usando poco, sin demasiados recursos audiovisuales, ya sabes, algo muy minimalista, esa idea caló en mí. Esa suerte de intensidad silenciosa de cómo la autora presentó el relato. Luego me fascinaron los personajes y me interesé mucho por ellos, me dije, ‘sí, esto será una increíble pieza de televisión’.

¿Cuáles son los elementos básicos del relato original que no podían faltar en la representación visual de la historia?

Eso es interesante. Creo que cuando te enfrentas a las descripciones del libro, el error es tratar de tomar esas cosas y ponerlas en pantalla, porque cuando un escritor describe un objeto, un color o el sentimiento de la luz entrando por una ventana, es muy tentador para uno como director decir ‘oh, ahí hay una imagen que puedo poner en pantalla’, pero no siempre significa lo mismo que está escrito en el papel, puede ser algo metafórico, o algo que crea una atmósfera, una mala interpretación podría arruinar esa idea. Creo además que lo audiovisual debe usar su propio lenguaje. Así que conocí el libro bastante bien a nivel interno, pero también traté de no preocuparme de más, ni ser neurótico respecto a los detalles visuales de la adaptación. Tiene que ser fiel al libro en el fondo, pero puede ser sutilmente distinto de muchas maneras.

La adaptación debe entonces ser más como un ejercicio de interpretación, ¿cierto?

Totalmente, es un medio diferente y el storytelling funciona de diferente manera. En el 12º episodio de la serie cambiamos la línea de tiempo del mismo, que fue algo que pudimos cambiar de esa sección de la novela, porque como estaba planteado no funcionaba tan bien para la televisión, pero no creo que se note demasiado el cambio, aunque hay diferencias, creo que la experiencia que genera es similar.

¿Por qué cree que las personas se sienten tan atraídas a este tipo de historias en particular, sobre todo la de esta pareja?

Sí, la serie ha recibido unas reacciones increíbles. Creo que la gente está atraída porque es una historia muy universal aunque sucede en un pequeño pueblo irlandés, y a pesar de que es sobre unas personas de una edad específica. Creo que todos nosotros recordamos la experiencia de haber pasado por ese punto de nuestras vidas, el paso de la adolescencia a la adultez que es una fase increíblemente intensa y llena de eventualidades donde los aspectos de la personalidad que tendrás por siempre se forman, por eso creo que nadie diría que esa etapa no fue significativa en su vida, y para mí eso es parte de la atención que hay sobre la historia. Pero también creo que es porque la historia resuena con la necesidad que todos tenemos de recibir amor, no todos vivimos una historia como la de Connell y Marianne, pero todos entendemos cómo puede sentirse y por qué puede ser una sensación muy poderosa. Creo que se mete en las fibras más personales de los espectadores y lectores, y no descarto que la recepción de la serie tenga que ver con que la gente está en sus casas en este momento, pensando sobre su vida y extrañando el contacto humano mientras tenemos demasiado tiempo para ver televisión. Es una tormenta perfecta para un show como Normal People.

“La historia resuena con la necesidad que todos tenemos de recibir amor, no todos vivimos una historia como la de Connell y Marianne, pero todos entendemos cómo puede sentirse y por qué puede ser una sensación muy poderosa”

¿Por qué cree que a la gente le incomodan tanto algunas escenas de desnudos?

No lo sé. Afortunadamente de donde vengo mucha gente cree que esto es parte importante de la historia. Pero yo tampoco sé por qué tenemos que justificar el hecho de mostrar el cuerpo humano, todos tenemos uno y si vas a una galería de arte vas a ver desnudez, pero cuando las pones en televisión algunas personas creen que es una locura, un shock. Me impresiona, es como una resaca de tiempos pasados donde se nos enseñaba a sentir culpa de los deseos de nuestro cuerpo, como si algo impuro. Para mí es algo hermoso y ciertamente la forma en que lo mostramos no es para nada pornográfico, sino algo de verdad muy bello. Cuando la gente tiene un problema con la desnudez, creo yo, realmente están diciendo algo sobre sí mismos y no tanto sobre el show.

Hablemos de Daisy Edgar-Jones y su actuación, ¿cómo supieron, durante el cásting, que ella era la indicada?

Sí, ella es maravillosa. Es una actriz brillante y lo super porque es un rol muy difícil de interpretar ya que hay una tentación de crear un personaje muy rudo y difícil. Daisy lo hizo pero con sutileza. Creo que lo que más nos emocionó es que puedes notar que para sus compañeros de colegio ella es alguien raro, pero para quien la ve en pantalla es realmente una mujer joven tratando de identificar quién es realmente, para mí eso era importante. Cuando lees la novela la lees desde el punto de vista de ella, en realidad. Pero pienso que para Daisy el lado humano y vulnerable de Marianne resultó ser algo muy bello, y cuando la juntamos con Paul Mescal (Connell Waldron), quien hizo el cásting antes que ella, hubo una química genial en pantalla. Ahí supimos que teníamos algo especial y la oportunidad de hacer un gran show.

Encuentre más de PUBLIMETRO en Google Noticias, aquí