"Se van a reencontrar con este contador de historias": Pirry

El zoologo y cronista extremo está de regreso con el 'Efecto Pirry' por Red+, canal al que lleva sus historias de amor por la fauna salvaje y el medio ambiente. Esto fue lo que nos contó sobre la nueva temporada del programa, que puede verse todos los domingos a las 7:30 p.m.

Por Laura López

Su programa está de regreso, ¿qué novedades trae?

He estado acumulando y generando una cantidad de contenido, especialmente desde el año pasado en varios viajes por muchos destinos del mundo. Ahorita acabo de llegar del Archipiélago de Socorro, en el Océano Pacífico mexicano. El año pasado visité seis países africanos, Bahamas… Los contenidos que estoy generando son todos sobre medio ambiente y especies en peligro, la crisis de estas especies y las personas que están haciendo hasta lo imposible por salvar estos animales. El programa va a estar muy enfocado hacia lo medioambiental, obviamente con mucha aventura porque cada vez que voy a buscar estos animales, como en el caso de las mantarrayas gigantes, implica buceo, recorrer selvas, desiertos, llegar a lugares recónditos para los cuales no hay medio de transporte. Es un programa con unos contenidos muy bonitos, pero al mismo tiempo muy emocionantes y de mucha aventura y consciencia sobre el planeta.

A estas alturas de mi vida siento que hay mucha gente que puede hablar sobre política y problemas internos, pero pienso que todos los seres humanos, en general, deberíamos tener como responsabilidad y principal punto de discusión hablar sobre el planeta. Yo ya voy a cumplir 50 años y he tenido el privilegio de haber podido conocer ciertas especies de depredadores y he podido disfrutar esa belleza. Me preocupa que las generaciones que vienen no vayan a ver ese mundo, quisiera llevárselos a través de las cámaras de Red+ televisión para que se preocupen por cuidarlo y luego lo puedan vivir y disfrutar. También tocaré otros temas, y de vez en cuando habrá una sátira política porque no me aguanto… pero mi principal enfoque es el planeta.

Dicho eso, ¿quiénes son las personas que inspiran a Pirry?

Generalmente cuando entro a investigar un tema que llega a mí porque estoy consultando en Internet y todo este tipo de cosas, y me encuentro con minería ilegal o extinción por cacería, me da una gran tristeza. La única manera de paliar esa tristeza es ver qué se está haciendo. Cuando investigo me encuentro con esos luchadores anónimos que mucha gente no conoce, que son mal pagados, que hacen un gran sacrificio, muchas veces están dando hasta la vida. Cuando leo sobre estos proyectos, estos conservacionistas y guardaparques, estos luchadores del planeta, trato de hallar la manera de ir y hablar con ellos porque son las personas que me inspiran. Me doy cuenta que uno puede hacer mucho más. Hay gente bien documentada tratando de hacer algo por el planeta, pero también por nosotros. Si no salvamos este planeta no vamos a tener dónde vivir.

Usted lleva mucho tiempo en televisión, ¿cómo han madurado los contenidos que hace a la par suya?

A nivel periodístico creo que tuve un punto máximo cuando tenía el programa de investigación en RCN, porque era el ideal en un momento donde uno podía contar historias de largo aliento, tenía un equipo de 22 periodistas y un presupuesto para hacer un cubrimiento periodístico como el que la gente se merece. Sin el periodismo de investigación este país estaría mucho peor de lo que está. Sin embargo, la salida mía de los grandes canales implicó un punto de giro en el que, primero, me di cuenta que tenía que también dedicarme tiempo a mí. Y también fue la oportunidad de reencontrarme con las bases de mi carrera, porque yo después de 16 años en otro formato pasé de hacer cámara, participar de todo, incluso en la edición, a ser director que cada tanto hacía dirección de fotografía y escribía la mayoría de los libretos. Ahora, digamos, volver a este formato más básico… no sé si la palabra sería maduración. Para mí es más bien volver a una esencia que me encanta, que es la de ser parte de todo el proceso. Otra vez soy el personaje que anda con cámara en mano, que hace las entrevistas, que tiene que llegar al eje de la historia y participa de todo el proceso.

De todas las historias que recogió para esta nueva temporada, ¿cuál lo tocó particularmente que nos pueda compartir?

Yo soy un amante del mar, del océano. Soy un defensor de todas las especies, obviamente también de los tiburones. Siento que nos han vendido la imagen del tiburón como ese monstruo comehombres. La mayoría de la gente, el 90%, si uno le dice que hay uno en el agua cree que es un monstruo y que hay que salirse. Tal vez por esa imagen es tan difícil defenderlos en un momento en que tenemos crímenes tan horribles como el aleteo, donde los mutilan y los devuelven vivos al mar para este comercio de aletas para China. Entonces cada vez que puedo trato de conocer nuevas especies de tiburones, desde los totalmente inofensivos hasta los que supuestamente son peligrosos.

El año pasado antes del huracán fui a Bahamas, a un lugar en medio de la nada llamado Tiger Beach, que no es una playa y hay que llegar con un GPS. Fui con un colega documentalista ecuatoriano y un experto en tiburones de Bahamas, y nos sumergimos los tres ahí porque es un sitio a donde llegan los tiburones tigre, que después del tiburón blanco es el más temido, fue una experiencia espectacular al lado de un tiburón de 3, 4 metros que si quisiera arrancarte un brazo lo hace. Pero los tiburones en ese punto están como tan acostumbrados a los buzos, que ellos se acercan a uno con curiosidad y no con el ánimo de atacar. Sin embargo, en uno de esos momentos yo tenía un soporte especial para mi cámara y era amarillo claro. Yo creo que al tiburón le llamó la atención por el color, y vino a ver qué era… como ellos no tienen manos para tocar pues prueban qué es con la boca. Fue un instante en que el tiburón agarró mi cámara y se la quería llevar… claro, si me la quiere arrancar lo hace, pero me tocó forcejear con él, y por un momento dije, 'mierda, tengo la cámara metida en la boca de un tiburón tigre'. Yo los amo mucho, pero tuve que tener mucha cabeza fría y apartarlo con la cámara como me había indicado el experto que tenía que hacer si llegaba a pasar. No entré en pánico… ya cuando el tiburón se alejó me dio mucha emoción de haber tenido ese encuentro tan cercano.

Después, cada vez que reviso los videos pienso 'esto está como para La semana del tiburón'. Tengo la fortuna de haber tenido la cámara en la mano y una GoPro en la otra, entonces toda la secuencia quedó grabada. Es el tipo de historias que yo no le creería a alguien más, diría que es carreta, pero tengo las pruebas. Es una historia que voy a contar, es algo que no he publicado en mis redes porque lo estoy guardando para el programa. Es el encuentro más cercano que he tenido con tiburones, y llevo 22 años buceando con este tipo de especies alrededor del mundo.

¿Alguna vez ha sentido frustración al hablar de este tipo de temas ambientales y de conservación al ver la indiferencia generalizada?

Te lo resumo con una anécdota que me pasó cuando fui al volcán de Marum en Vanuatu, donde compartía campamento con cuatro documentalistas muy importantes de NatGeo, Discovery, etc. En un sitio tan alejado ellos cocinan para uno y uno para ellos; se crea una relación muy cercana. Un día mientras desayunábamos uno de ellos preguntó, pidiendo una respuesta sincera: '¿ustedes piensan que ya llegamos al punto de no retorno?' Nadie respondió. Todos los que tratamos estos temas pensamos que ya pasamos ese punto… pero el día que me iba a regresar los entrevisté y les hice la misma pregunta. Ya en cámara me dijeron 'no sabemos si hemos alcanzado el punto de no retorno, pero en ningún momento podemos perder la esperanza'. Porque el día que uno pierda la esperanza, todo se fue pa'l carajo.

Es muy frustrante eso que me preguntas, y lo veo todos los días en los hábitos de la gente y la despreocupación, en la sinvergüencería y la caradura de las grandes corporaciones y los grandes medios, los negacionistas del calentamiento global, y todos los que están pagados por el lobby de la industria petrolera, etc. Cuando me siento totalmente desesperanzado, trato de pensar en la gente que está generando cambios y pensar que sí se puede. Porque si pienso que no se puede, pues apague y vámonos. Si se pierde la esperanza, se pierde totalmente la vida.

Cuando me siento totalmente desesperanzado, trato de pensar en la gente que está generando cambios y pensar que sí se puede. Porque si pienso que no se puede, pues apague y vámonos.

¿Qué invitación le hace a los lectores para que se conecten con su programa?

Bueno, quisiera que piensen que no es por promocionar mi programa. Pero si hicimos un buen trabajo los dos años anteriores, en esta temporada es como si fuera una graduación de una preparación que vengo haciendo estos dos años. Los programas que van a ver tienen imágenes que no ha hecho ningún medio en Colombia, en países que muchas personas ni conocen, que van a ver el esplendor y las maravillas de la naturaleza en una calidad de imagen óptima, que se van a emocionar, que van a reír, y que se van a reencontrar con este contador de historias que está enamorado de eso… de enamorar a la gente de los temas a través de una buena narración, y sobre todo, de muy buenas imágenes.

…Se van a reencontrar con este contador de historias que está enamorado de eso… de enamorar a la gente de los temas a través de una buena narración.

 

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO, AQUÍ

Encuentre más de PUBLIMETRO en Google Noticias, aquí

 

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo