Cine mundial: la diversidad global se enfrenta a Hollywood

A propósito de los premios Óscar repasamos el estado del séptimo arte a nivel mundial: el crecimiento de una industria ante un público que pide mayor inclusividad

Por Laura López

Dentro de los múltiples temas que rodean el cine mundial, en este especial nos propusimos revisar el estado de la industria en los últimos años; lo que manda la parada en cartelera, los festivales, y los cambios que demanda el crecimiento demográfico de un mundo globalizado.

Para empezar, hay que hablar del cine como una industria que no ha parado de crecer en un siglo de historia, y en la era digital por supuesto que su crecimiento ha sido todavía mayor. El centro de estadística de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) asegura que, a nivel mundial, entre 2005 y 2015 la producción cinematográfica tuvo un crecimiento aproximado del 20%. Es decir, que si en 2005 se produjeron casi 6000 películas en todo el planeta, en 2015 la oferta mundial era de al menos 9000 cintas, cifra que para 2020 puede ser mucho mayor.

En Colombia, por ejemplo, la UNESCO calculó que se produjeron más de 60 películas en el año. Por supuesto, el estimado en general es modesto, pues no tiene en cuenta las producciones de corte independiente y aquellas que se distribuyen de manera casi autónoma, sin apoyo de las grandes compañías. Algo notable de esta estadística es que la producción de películas no ha venido únicamente de los países desarrollados, sino que las naciones en vías de desarrollo no se han quedado atrás, y componen casi el 50% del total anual. Aun así, las cifras más recientes indican que los mayores productores de cine en el mundo son Estados Unidos, México, Brasil, Argentina, España, Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Turquía, Nigeria, Rusia, China, India, Japón e Indonesia. Colombia se encuentra clasificada en la tercera categoría de productores de cine, pues para 2017 la cifra oficial no superaba las 61 películas, conteo que para este 2020 tendrá un crecimiento marcado.

Para hacernos una idea de todo el dinero que significa esta industria, solo en taquillas a nivel mundial, habría que tener en cuenta que en 2019 se recogieron más de 42.000 millones de dólares (según datos de Comscore), siendo Norteamérica la región donde se recogen la mayor parte de las ganancias (más de 11.000 millones de dólares). Estas cifras no tienen en cuenta lo que se recoge de lo que se conoce como Home entertainment o entretenimiento en casa (DVD, Blu-Ray, distribución cinematográfica para canales, y plataformas de streaming como Netflix, Hulu, etc.).

Las favoritas del público

El mercadeo y la distribución de las llamadas blockbusters o cintas más llamativas para el público marca la parada. Por eso no es una sorpresa que por ejemplo, en 2018, las películas más exitosas en taquilla fueran de las grandes productoras como Warner, Disney, Universal, Paramount y Fox. Los géneros preferidos por el público, según cifras de taquilla de Statistica para Estados Unidos entre 1995 y 2019, son los de aventura, acción, drama y comedia, en ese orden. En la mitad se encuentran el thriller, el terror, la comedia romántica, y los musicales. Finalmente, los que menos dinero recaudan en taquilla son el documental, la comedia negra, el western y las películas de conciertos.

No obstante, cabe anotar que con los años el interés por el cine independiente también ha crecido, tal como se ha podido evidenciar en los diferentes festivales. Berlín, Hong Kong y Toronto son solo algunas de las ciudades que cada año atraen a un público internacional alrededor de los festivales donde se celebran y resaltan las opciones cinematográficas alternativas que se producen mundialmente.

Los Óscar, un premio en debate

A pesar de que existen múltiples reconocimientos para el cine a nivel mundial, el más reconocido es el Óscar. La estatuilla dorada es sinónimo de prestigio para directores, productores y actores, a pesar de que sus parámetros han sido ampliamente rebatidos. ¿Es lo suficientemente equitativo? ¿Tiene en cuenta las ganancias en taquilla o la calidad cinematográfica de la cinta?

Para responder a estos interrogantes hay que recordar que en su esencia el Óscar se creo como un premio para incentivar la industria del cine a través del reconocimiento. Sin embargo, una vez el galardón se internacionalizó y ganó interés extranjero también comenzaron a llegar algunas críticas inevitables. Además, cabe recordar que Estados Unidos es por definición un país diverso, formado por migrantes, que eventualmente comenzaron a notar que la industria Hollywoodense, de donde surgen los Óscar, daba prioridad a los actores blancos y heterosexuales.

Representación en pantalla

Pronto, y con ayuda de las redes sociales, una discusión que anteriormente se pasaba solo de oreja en oreja se convirtió en un tema que las nuevas generaciones alimentaron en la agenda mediática: la representación. Las cifras no mienten, y es claro que hay un desbalance si en 92 años de historia los Óscar solo han tenido cinco directoras nominadas.

Pero el problema no es solo con las mujeres. Si se revisan las cifras de representación para actores negros, asiáticos, latinos o LGBTI+, por ejemplo, el número no apoya el discurso inclusivo que la Academia ha tratado de compartir en años recientes.

Un reporte de la Universidad de California – Los Ángeles (UCLA) dejó en evidencia que, por ejemplo, entre 2011 y 2016, los hombres fueron protagonistas de 7 de cada 10 películas, mientras que las mujeres solo protagonizaron el restante 3 de 10, en promedio. Y la cifra empeora cuando se habla de las POC (people of color, en español personas de color, todos aquellos que no se identifiquen racialmente como caucásicos). Para el mismo periodo de tiempo, en promedio solo 1.4 protagonistas de películas de Hollywood fueron personas de color: asiáticos, afros, latinos, etc.

¿Qué sigue?

A futuro, podemos esperar más consciencia hacia un cine más incluyente, tanto en temas de géneros cinematográficos como de representación en pantalla, a la vez que los países en vías de desarrollo se acercan más a la posibilidad de figurar en las grandes premiaciones con sus producciones locales, como es el caso de Colombia, tema que exploraremos más a fondo en este especial.

 

 

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO, AQUÍ

También le puede interesar

Cine colombiano: una industria más allá de los Oscar

Para muchos las nominaciones a los Oscar valen oro, sin embargo, hablando del cine nacional, hay otros aspectos que realmente son importantes para su crecimiento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo