logo
entretenimiento
entretenimiento 25/09/2019

‘La obra que sale mal’, una comedia para celebrar el teatro

El Teatro Nacional trae al país esta premiada obra inglesa que se encuentra en temporada en su sede de La Castellana

¿Qué pasa cuando una obra tiene lugar dentro de otra obra, y todo lo que pasa tras bambalinas queda al descubierto? Este es el concepto de La obra que sale mal (The Play That Goes Wrong, 2012) de los dramaturgos ingleses Henry Lewis, Jonathan Sayer y Henry Shields para la Mischief Theatre Company. Esta historia, en la que una compañía trata de hacer una obra sin contar con que todo va a salir mal, se hizo acreedora al premio a mejor comedia en los Lawrence Olivier Awards en 2015.

Tuvo éxito en más de 10 países del mundo, e incluso fue adaptada para una serie de televisión en el canal británico BBC One, pero ahora llega a Colombia pensando en una opción de humor para toda la familia.

La gran novedad de esta historia es que no solo hay una historia sucediendo ante el público. También, detrás de la historia se ve cómo el equipo del teatro trabaja para que la obra salga bien, sin mucho éxito: utilería que no funciona, escenografía que no cumple su objetivo, y actores que comienzan a perder la cordura a medida que se enfrentan al fracaso de la obra, son algunos de los ingredientes de esta comedia, que busca demostrar que los actores son tan humanos como cualquiera que se encuentre sentado en el público.

“La obra se trata de una compañía que presenta, justamente, una obra. Este es un concepto de metateatro, el teatro dentro del teatro”, explica María Cecilia Sánchez, una de las protagonistas de esta historia. El elenco es completado por otras caras conocidas a nivel nacional, como Jimmy Vásquez, Ricardo Behrens, Jair Aguzado, Tatiana Torres, Viviana Bernal, Francisco Rueda, Juanes Quintero y Patrick Delmas.

“Tengo un personaje al que interpreto, pero hay un personaje dentro del personaje”, agrega Sánchez, que describe la obra como un acercamiento a los clásicos de Agatha Christie: “Se trata de El asesinato de la mansión Haversham, entonces hay personajes típicos, como el mayordomo y el inspector. Yo soy la femme fatale con algo de diva. Ella comienza siendo una diva total, con un estatus muy elevado, pero termina arrastrándose por como se comienza a desarrollar la obra y cuando las cosas comienzan a salir mal. De repente a ella la tienen que sacar los técnicos, que también son actores, y meten en la obra a las chicas que son parte del equipo técnico. Ellas tienen que salvar la patria, pero mi personaje reaparece y se forma un problema tenaz”.

La comedia, un reloj suizo

En medio del caos, la historia homenajea a la comedia recontando de manera jocosa todo lo que se necesita para sacarla adelante tanto en el escenario como detrás de este. Solo cuando un detalle sale mal, arruinando toda una escena, es posible entender por qué el trabajo milimétrico de cada una de las personas que trabajan en la oscuridad de las tablas es tan importante.

A nuestro país la obra llega de la mano del director argentino Ricardo Behrens, para el Teatro Nacional La Castellana. En esta versión colombiana se mantiene la historia original de la compañía de teatro, con algunas adaptaciones al español con el que las familias, público al que le apunta el teatro con esta obra, puedan sentirse identificadas. Así, aunque el humor es más inglés que colombiano, los lugares comunes que se ven en escena están pensados para que cualquiera pueda entender los chistes sin importar su ubicación geográfica.

“Él (Behrens) ha querido aprovechar las características actorales de cada uno”, comenta Sánchez. “Eso hace que la obra tenga un tono que en cierto aspecto no es tan homogéneo, pero que en esa exageración en la que todos caemos dentro de la obra, donde todos somos sobreactuados y actuamos ‘mal’ a propósito, hace que nos encontremos. Es muy chistoso ver las líneas narrativas de los personajes, sus tonos. Si bien es una comedia física, esto tiene unos tiempos muy específicos. De verdad, hacer reír no es nada fácil, sobre todo si quieres hacer reír de manera honesta”, finaliza Sánchez, quien le promete al público momentos “donde ocurren muchas tonterías que uno no puede ni creer, pero que son bastante divertidos”, finaliza Sánchez.

 

 

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO, AQUÍ

También le puede interesar