La ética enfrenta a la ciencia en 'Una vida para Steven'

Hablamos con el escritor Marco T. Robayo acerca de su libro más reciente

Por Laura López

Luego del éxito de su libro El gran genocidio (2018), el escritor bogotano Marco T. Robayo presentó hace unas semanas su nueva obra Una vida para Steven. Principalmente conocido por sus novelas de temas históricos, esta vez el escritor explora una inquietud científica que cualquier ciudadano puede tener.

"Fui testigo de algo que sucedió en Barranquilla hace muchos años con los habitantes de calle, los estaban golpeando y los estaban llevando para hacerles experimentos en una universidad. Me llamó la atención el tema del tráfico de órganos", cuenta este escritor. "Hace un par de años un neurocirujano italiano le dio un vuelvo al mundo científico al decir que era posible hacer un transplante de cuerpo completo para una persona con muerte cerebral. Está ahorita a la vanguardia de hacer ese transplante, entonces eso me dio a mí la idea de preguntarme qué pasaría si una persona millonaria con un hijo cuadripléjico tiene esa frustración de no poder darle una vida".

De esta manera nace la idea de Una vida para Steven, un libro que explora la relación de un padre que, como muchos, intenta darle a su hijo algo casi imposible. Solo la ciencia más avanzada le da esperanzas, pero nada de esto impide que los planteamientos morales se crucen en el camino. Además de este, otros dos relatos completarán esta historia donde todos los personajes llegarán a una misma conclusión.

Para la construcción de este libro, el escritor buscaba que este relato lleno de términos médicos fuera tan preciso como fuera posible, y para ello se acompañó de un equipo de profesionales que le pudiesen dar luces sobre el tema. "Me tocó valerme de la ayuda de una neurocirujana y varios médicos para que no fuese una historia que se fuera a caer por credibilidad", dice Robayo.

Además de la curiosidad natural que inspiran los libros que tocan temas de ciencia ficción, el escritor jugaba con el hecho de contar un relato que no está tan lejos de la realidad, especialmente porque superar las discapacidades que abarcan la totalidad del cuerpo es una de las fantasías humanas y médicas más comunes. "Creo que todas las personas conocen de cerca el drama de personas que tienen una discapacidad, y se formulan la pregunta de cómo ayudarle a esa persona para que tenga las mismas oportunidades que otra, mejorar su calidad de vida", comenta Robayo. "Eso genera una serie de inquietudes, y eso es lo que quiero, que el lector no quede indiferente. Que la lectura toque fibras, y que formule sus propias ideas al respecto; que pueda decir si le parece bien, o le parece malo, o si lo ve solo como ciencia ficción".

Pero, para no quedarse en el imaginario, este escritor invita a pensar un futuro posible a partir de su narración, uno donde la conversación ética deba tomar un lugar protagónico. "Si esto llega a ser un éxito en la vida real se abre una caja de pandora. Imaginemos lo que podría pasar si una persona discapacitada pudiera tener un cuerpo joven, o personas con enfermedades terminales a quienes solo les está funcionando la cabeza. ¿Qué puede suceder con gente que de pronto quiere prolongar su vida? Esto podría abrir toda una dialéctica en el tema ético. Eso es lo que planteo en el libro".

La delgada línea entre la realidad y la ficción

El libro ya se encuentra en la mira de algunas productoras que quisieran llevar el relato a la pantalla, y aunque Robayo sabe que esto puede significar que su historia tenga las variaciones propias de cualquier adaptación, no se cierra a la idea de ver Una vida para Steven en nuevos formatos. "Uno como escritor sabe que debe estar sujeto a que las historias cambien por cuenta de la adaptación del libro a la pantalla, ya sea en televisión o en cine", finaliza.

 

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO, AQUÍ

También le puede interesar

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo