Los Amigos Invisibles: la banda que puso al rock venezolano a bailar

Con su segundo disco la agrupación logró conectar los sonidos de afuera con la jerga propia de su país.

Por Lizeth Cadena

The New Sound of the Venezuelan Gozadera implicó no solo un cambio radical en la carrera de Los Amigos Invisibles, también dividió en dos la historia de la música en Venezuela y latina. Max Manzano, gestor cultural y director del Festival Nuevas Bandas, y Claudio Venegas, publicista y quien en la actualidad se dedica a la docencia, vivieron en carne propia el fenómeno de Los Amigos, desde ser los panas tildados y juzgados por su sonido y letras, hasta convertirse en la banda con mayor perspectiva internacional.

Max es venezolano y sabía algo de la banda desde comienzos de los años noventa, aunque asegura que solo fue a partir de 1998 con el The New Sound of the Venezuelan Gozadera que todo el país conoció realmente quiénes eran Los Amigos, y de paso, entraron al espectro musical de Max, ganándose un lugar en su corazón y por supuesto, en sus oídos.

“De hecho, fue el primer disco oficial que tuve en mis manos de Los Amigos, y todavía lo conservo. Lo compré justamente en ese momento porque me llamaron mucho la atención. Venían haciendo cosas distintas al resto de las bandas, y fue gracias a eso que lograron ser respetados por el público rock, y hasta por el público del metal. Para mí es la banda que puso al rock venezolano a bailar con elementos como el disco, el funk, el acid jazz y también con algunos aderezos electrónicos, pero sobre todo, que supo conectar ese sonido con sus letras muy autóctonas, que expresaban mucho la jerga venezolana y lo que son nuestros modismos. Sus líricas definen a la perfección lo que es Venezuela y cómo es el venezolano, es decir: muy echador de vainas”.

Y agrega que: “Escuchas Sexy y encuentras la forma en que un venezolano aborda a una chica, y escuchas Ultra-funk y ves que somos amantes de la música, del ritmo y la sabrosura. Incluso, muchas personas nos identifican en el exterior gracias a las líricas de Los Amigos Invisibles”.

“Amigos Invisibles es una banda con la que yo he sabido envejecer. Es una banda que, entre más adulto me hago, más la aprecio”, Max Manzano, gestor cultural y crítico musical.

Su letras le hacen un homenaje a Venezuela

El chileno Claudio Venegas sin duda está de acuerdo con el también músico y locutor, y es que, su trabajo lo llevó a dejar por una larga temporada su país natal y construir una nueva vida en Venezuela.

“Estando allá, sin saber absolutamente nada, conocí a una chica y me preguntó que si me gustaba la música, y lo juro, no llevaba ni tres días, y me mostró este disco de Los Amigos Invisibles. Y desde el primer instante que se conectó con mis oídos, fue un sonido que me llegó directo a la cabeza y al corazón. Y es que gracias a sus letras yo fui entendiendo las palabras con las cuales se expresaban en Venezuela, aprendí a comunicarme con ellos y finalmente, a ser parte de su cultura. Yo creo que si hubo amor a primera escucha, fue por sus letras”.

El chileno tiene recuerdos intactos de su historia con algunas canciones de este disco. Una de ellas Ponerte en cuatro. “La primera vez que escuché esa canción creí que era una broma, pero también pensé que me quería quedar a vivir allá, porque realmente definía al venezolano de aquel entonces, ese que sabía lo que era vivir bien. Yo no me imagino qué hubiera pasado si la canción hubiera sonado en Chile en ese tiempo. Sé que habría generado espanto, pero en Venezuela era algo natural, y eso me gustaba mucho”.

Sobre El disco anal cuenta que: “De regreso en Chile cuando ponía esa canción, ya fuera en reuniones o en la oficina, siempre me decían: '¿En serio estás escuchando lo que dice la letra?', y les respondía: 'Pero claro, está muy chévere', y se que me quedaban mirando con cara de asombro. Sin embargo, cuando seguían escuchando el tema y entendían el ritmo y el concepto, terminaban gozándola y se daban cuenta que su letra no era para nada grave”.

Pero, para el docente chileno, además de unirse al mundo venezolano a través de las letras de esta banda, asegura que su conexión también se dio porque estas líricas iban desde lo más superficial, hasta lo más profundo. “Ellos transitan por distintos conceptos. De repente te hablan de la fiesta, de las mujeres, de los amigos y de la diversión, pero también tienen letras que te hacen reflexionar sobre tu vida y el futuro”.

Justamente, por esa razón Las lycras del Ávila es su canción favorita de este disco, y si bien no es una de las más populares del The New Sound, le gusta bastante por su trasfondo. “Uno de los aspectos que más me impresionó cuando llegué a Caracas fue El Ávila porque es imponente y majestuoso. Y la canción me parece una buena analogía de lo llamativo que es este parque nacional. Siempre que la escucho me devuelvo a Caracas y vuelvo a comprender lo mucho que significa El Ávila para cualquier caraqueño”.

“Años después cuando volví a Chile y mis amigos iban a visitarme, yo sacaba el CD y lo ponía en el equipo. Siempre me decían que eran un buen grupo y me preguntaban quiénes eran”, Claudio Venegas, publicista y docente.

Un sonido de afuera con letras de adentro

Sin embargo, si bien la banda tenía en su lírica elementos que describían lo que era ser un venezolano a finales de los noventa, su sonido, bailable y bastante pegajoso, tenía varios aspectos que lograron la conexión con el público internacional.

De acuerdo con Manzano, “Los Amigos Invisibles prácticamente tiraron el dominó al suelo, proponiendo un juego completamente distinto. Se metieron por un lado mucho más original de lo que estaba pasando, colándose por los ritmos bailables, lo que era algo completamente innovador. Si bien se estaba experimentado con la música electrónica y pop en Venezuela desde hacía años, ellos tomaron todos estos elementos y los fusionaron con otros géneros, logrando un muy buen sonido. Llegaron para innovar y hacer algo que nadie estaba haciendo en Venezuela”.

¿Pero qué estaba sonando entonces por aquella época? “Mucha gente solo se enfocaba en esa influencia relacionada a Soda Stereo y Argentina, y ellos dejaron de lado eso y se convirtieron en el soundtrack de una Venezuela más inclusiva y no solamente parcializada por el rock. Ampliaron las fronteras, y eso fue muy importante en la fórmula del éxito de Los Amigos Invisibles”, suma el gestor cultural.

Su llegada a Luaka Bop lo cambió todo

Al igual que lo afirman Los Amigos Invisibles, para Max, gran parte del éxito de este disco se debió a que contaron con un poco de suerte al ser fichados por Luaka Bop.

“Yo creo que aquí, más allá de la calidad que Amigos habían venido demostrando, tuvieron la gran fortuna de poder entregarle su disco a David Byrne y a su disquera. Desde el momento en que Byrne descubre que Los Amigos Invisibles existen, y que este disco se comercializa desde el exterior, su éxito se catapulta. A partir de ese momento la banda deja incluso de acentuarse en Venezuela, para mudarse a Nueva York con el objetivo de probar la internacionalización y aprender un poco más de ellos. Así comienzan a tocar en importantes festivales como Glastonbury y Coachella”.

Ya fuera por sus letras o su sonido, por definir a la perfección al venezolano de finales de los años noventa o por romper algunos paradigmas musicales, lo cierto es que con el The New Sound of the Venezuelan Gozadera Los Amigos Invisibles lograron finalmente el éxito, pero sobre todo, enamorar a diferentes tipos de público, con distantes edades, personalidades, razas y procedencias. Para Max son la banda con la que quiere envejecer, mientras que a Claudio ellos le enseñaron a vivir la vida festejando hasta el mínimo momento: “Las primeras palabras que se vienen a mi mente cuando me preguntan por el disco son rumba y gozadera. Nosotros sabemos aquí en Chile lo que es gozar, pero una cosa muy diferente es la gozadera. Y de repente cuando voy en el carro o estoy en la casa y aparecen Los Amigos Invisibles en mi playlist, me acuerdo de esas dos palabras y vuelvo a comprender lo que realmente es vivir”.

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO AQUÍ

También le puede interesar

‘The New Sound of the Venezuelan Gozadera’: más que un disco, una predicción

Cada uno en distinto género. Cada uno en diferente época. Sin embargo, todos tienen algo en común: partieron la historia de la música colombiana y latina en dos. En PUBLIMETRO les hacemos un homenaje a algunos discos que cambiaron el panorama musical. Esta segunda entrega se la dedicamos al ‘The New Sound of the Venezuelan Gozadera’.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo