"Nos gusta ser complacientes con nuestros conciertos": Interpol

Sam Fogarino, batertista del trío neoyorquino habló con PUBLIMETRO en el marco del Festival Estéreo Picnic sobre su nuevo EP, sus giras y cómo hacer música sin prestarle atención a la crítica

Por Laura López

Los ‘caballeros sombríos’, como se les ha llamado antes, regresaron a nuestro país por tercera vez luego de presentarse en Bogotá en 2011 y 2015. Esta vez vienen con un nuevo trabajo donde se dan licencia de ser más crudos y rápidos, y demuestran que hay Interpol para rato.

¿Cómo describiría el show de Interpol?

Tratamos de ser complacientes con nuestros setlist, especialmente porque es un festival y no queremos adentrarnos demasiado en los álbumes, sino tocar un espectro más amplio de canciones. Creo que funciona en ese tipo de ambientes. Cuando tienes un concierto para ti solo puedes llevar al público por un viaje, o sorprenderlos con alguna canción que no se ha tocado en vivo hace mucho tiempo. En un ambiente de festival tratas de seguir con esa onda de la fiesta, pero además teniendo en cuenta que el set es mucho más corto. Aun así toca seguir la corriente, y tocar las canciones que sabemos que les gustaría escuchar.

¿Cuáles son las tres canciones que siempre le piden a la banda?

Por lo general, Slow Hands, y algo de Turn On The Bright Lights, como PDA, o Obstacle 1. Del nuevo álbum también nos piden The Rover, esa ha tenido buena recepción.

A Fine Mess, el nuevo EP, nos recuerda un poco a esa atmósfera de fiesta de la que hablábamos antes. ¿Cuál es la personalidad de este nuevo trabajo?

Las canciones se escribieron todas al mismo tiempo, y sabíamos que en cierto punto tendríamos que escoger porque no podíamos hacer un álbum de 20 canciones, sería muy largo. Este EP era una buena solución, no queríamos que ciertas canciones se convirtieran en un ‘Lado B’ de Marauder (2018). Nos dimos cuenta que estas canciones que no serían parte del álbum podrían conformar otra cosa diferente, y nos pareció mucho más satisfactorio. No eran sobras, no nos sentíamos así sobre estas canciones. En un punto incluso pensamos que estas podrían conformar un disco aparte. Creo que este EP es muy animado, empezó con A Fine Mess, tiene esa vibra rock y dance, que a mí como baterista me gustó mucho.

Este EP trae unas fotos bastante curiosas de lo que parece un lugar abandonado, ¿de dónde las sacaron?

Nuestro equipo de arte nos las mostró, y son geniales porque se alejan de lo que hemos hecho antes, no tienen ni un rastro de esos trabajos anteriores. Creo que el punto era tener algo así de crudo, que no es lo que Interpol suele hacer, sabes que no es nuestra estética cuando ves estos cuartos desordenados, que parecen escenas del crimen. Nos atrajo porque es muy directo, es lo que es. Funciona con la energía de la música, que no está sobreproducida.

¿Podemos decir que tiene una vibra punk?

Sí, no me molesta la descripción. Daniel y yo tenemos mucha influencia del punk rock, era lo que nos gustaba cuando éramos jóvenes. Diría que en el espectro del rock el EP se acerca mucho al punk, tiene esa energía.

Creo que muchas personas tienen teorías sobre el sonido de Interpol, y sus influencias, ¿pero cuáles son realmente?

Para mí, las influencias no tienen nada que ver con lo que hacemos. Puede ser, de repente, una canción de R&B que tengo ‘pegada’ hace días. El espíritu de una canción me puede llegar a mí, puede influenciarme y emocionarme en determinado momento. Puede ser incluso una canción de Diana Ross. Suelo remitirme a lo clásico muchas veces por el sentimiento que me produce. Nunca hemos sido de copiar cosas, así que una influencia puede ser incluso leer un libro y cómo resuena lo que leí en mí. Esa es la energía que le imprimimos a las cosas.

Eso caracteriza a Interpol, no se preocupan demasiado por la crítica…

No hay nada más honesto que la intención, y cómo te sientas sobre las cosas que haces. No sacaríamos discos si estuviéramos pensando siempre en lo que la gente espera, solo decimos ‘esto es lo que hicimos, y nos gustó mucho’. Eso se nota en la forma en que están grabadas las canciones, nos guiamos por el sentimiento que nos produce. Tratamos de transmitir honestidad en lo que hacemos.


La cifra: 5 canciones tiene el nuevo EP de Interpol


Ustedes hicieron una gira conmemorativa de Turn On The Bright Lights (2002), ¿es cierto que están pensando, o al menos no descartan la idea de hacer uno igual para Antics?

Yo mismo me he preguntado eso. Creo que Paul (Banks, guitarrista y vocalista) mencionó algo, y a mí me alegraría hacer algo así porque la experiencia con Turn On The Bright Lights fue muy buena. A la gente le gustan esos discos, y esta es una forma de reconocerlo. Es algo bueno que nos enorgullece, nos gusta que todavía escuchen estos álbumes. Es especial. ¡Yo lo haría! (risas).

¿Todavía componen juntos y participan todos en la escritura de las canciones?

Sí, Daniel (Kessler, guitarrista) llega con muchas de las ideas iniciales que se convertirán en canciones. Después de eso nos reunimos todos en la sala y damos ideas y elementos para moldear las canciones. No siempre es tan fácil, pero así lo hemos hecho siempre. Creemos que esto es lo que hace que las canciones suenen como de una banda. Creo que el proceso dejaría de ser interesante si solo uno de nosotros escribiera, sé que muchas bandas hacen eso, pero es una gran parte del proceso y necesitamos estar todos presentes.

En rueda de prensa mencionaron que nunca se imaginaron que la banda llegara tan lejos…

Había mucha inocencia, podríamos haber durado solo un año. Pero lo cierto es que llevar tantos años juntos tocando y haber hecho una carrera de esto es un privilegio, definitivamente.

Hubo un descanso productivo que se tomaron en 2011, después del cual volvieron con trabajos como El Pintor (2014), ¿ya piensan en su siguiente break?

Sí, es necesario. Lo que pasa es que muchas veces comenzamos a escribir hasta un año antes de ir al estudio. Luego toma un tiempo terminar el disco, y después sigue la gira. Ahorita mismo llevamos nueve meses de gira, y sin importar qué tanto ames lo que haces necesitas alejarte y recargar baterías. Es definitivamente algo que nos ayuda a conservar la integridad de la banda. Parece que uno se hubiese ido para no hacer nada, y luego vuelves como si nada. ¡Pero lo cierto es que hay mucho trabajo musical en los intermedios! Ya veremos qué pasa.

 

 

 

 

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO, AQUÍ

También le puede interesar

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo