El hito de Grupo Niche en el Estéreo Picnic

Así fue la presentación de la banda de salsa ante 'millenials' y 'centennials'

Por Natalia Martinez

Cuando anunciaron las bandas que estarían en la décima edición del Festival Estéreo Picnic y el cartel decía Grupo Niche, muchos rieron, creyeron que era broma e incluso buscaron en internet si un grupo europeo, estadounidense o australiano tenía el mismo nombre de la banda insignia de la salsa en Colombia.

No. La confirmación fue clara. La mítica banda del fallecido Jairo Varela estaría en el cumpleaños del festival con grupos compartiendo cartel con grupos como Artic Monkeys, Twenty One Pilots o Kendrick Lamar.

Los comentarios en redes nos se hicieron esperar. Muchas críticas para los organizadores y comentarios sobre un acierto. Evidentemente el Festival quería darle un golpe a la nostalgia y llamar y mezclar generaciones.

Niche Juan Pablo Pino

No fue raro que a las 8:45 p.m. se llenara el escenario Tigo, como no sucedió en el día uno. Jóvenes de 18-20 años, con sus outfits llenos de moda y estilo, con las caras pintadas y penachos al mejor estilo de festivales como Coachella y señores y señoras con más edad, que bailaron en los mejores años de su juventud la salsa del llamado 'maestro, gritaron al unísono cuando el conteo regresivo llegó a uno y se prendieron las luces para el grupo que tocó 'Una aventura' y enamoró.

Fue una apuesta arriesgada. En un Festival que ha sido acaparado por djs, grupos de rock que están en la cima de las listas Billboard y artistas emergentes de la escena alternativa, llevar al grupo de salsa más emblemático era una apuesta, que ganaron los organizadores, que logró Niche, que salió ovacionado, pero que sobretodo disfrutaron los asistentes, que no pararon de bailar.

Niche Juan Pablo Pino

El guiño a la nostalgia llegó con 'Gotas de lluvia' y una mirada de la gente hacia el cielo que apreció que el clima no les haría la jugarreta de servir como escenografía, pues estuvo el tiempo seco y la grama lista para bailar. Extranjeros, rockeros, amantes del techno, jóvenes con pintas para la rumba pesada, bailaron y cantaron lo que sus papás escuchaban y todo se llenó con un grito al final de la noche.

La pólvora acompañó a la banda que se sintió en su casa y que estaba nerviosa por enfrentarse a un público que no es asiduo en sus presentaciones, pero que se fue feliz escuchando y tarareando, mientras el pianista de la banda pedía matrimonio a su prometida en plena tarima.

El legado de Jairo Varela se escuchó en todo el campo de golf, cuando de inmediatamente sonó 'Una aventura', 'Gotas de Lluvia', 'Hagamos lo que diga el corazón', 'Ana Milé' y el cierre rumbero llegó con 'Buenaventura' y 'Cali Pachanguero'.

Acierto total y aplausos para los organizadores del Estéreo Picnic por conectarnos con nuestras raíces, hacerle guiños a la nostalgia y juntar a dos generaciones en un solo escenario.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo