“La Agencia”: Los secretos del reality que quiere cambiar la moda en Colombia

El reality más visto de la televisión colombiana rompe paradigmas sobre los ideales de belleza e imagen.

Por Luz Lancheros

Aunque la diversidad en la industria de la moda mundial y de la imagen sigue siendo una lucha que se da desde todos los frentes, los cambios en ella empezaron desde hace más de 10 años: desde Jean Paul Gaultier poniendo en pasarela a modelos plus como Velvet D’ Amour en los tempranos dosmiles , hasta el surgimiento de modelos con vitiligo o talla grande como Ashley Graham e incluso modelos como Andreja Pejic, todo es muestra de que la moda y sus imágenes aspiracionales han luchado para cambiar con una sociedad que se los demanda. Irónicamente, en Latinoamérica este proceso ha tardado al, por años, exhibir en revistas y publicidad el ideal caucásico europeizado que predomina desde la época Colonial.

Es por esta razón que “La Agencia”, reality de modelaje del canal Caracol, quiere llevar a la televisión abierta todo lo que está pasando en el mundo de la moda y la imagen en la actualidad, al mostrar a través de tres agencias comandadas por las ex modelos Carolina Castro, Catalina Maya y Belky Arizala todo tipo de bellezas que hasta ahora comienzan a abrirse paso en la industria de moda colombiana. “ Creo que el mundo de la moda está cambiando, está migrando, esta volviéndose más incluyente, diversa, se estan rompiendo estereotipos de las modelos de siempre, que siempre habían sido  modelos delgadas, altas y jóvenes. Hoy en día los diseñadores buscan gente con los que la gente se pueda identificar. Ya hay agencias con modelos mayores, pasarelas curvy, vitiligo, pelo corto, etc. Y en este contexto mundial creemos que teníamos que hacer un formato en donde estemos a la altura de las circunstancias de lo que está pasando”, explica a PUBLIMETRO el productor del programa, Sebastián Martino. Y fue un reto hablar de inclusión al incluir temas LGBTI con modelos como Mara o al incluir otras estéticas como la del modelo andrógino Dave Castiblanco. Pero a su vez,  en el programa desean precisamente contar estas historias con respeto y mostrar que más allá de un criterio de apariencia único, que es el que perpetúa nuestros propios criterios de qué es lo bello. “Tuvimos mucha sorpresa cuando tuvimos esta convocatoria. No sabíamos qué íbamos a recibir. Nos encantó que ellos eligieran a ‘La Agencia’ como una ventana para contar sus experiencias, lo que les ha pasado, porque culturalmente Colombia va avanzando, pero no estamos tan abiertos como quisiéramos o creyéramos y es un paso más hacia la aceptación de la diversidad. Queremos mostrar que lo importante es tu carisma y talento, no tu sexualidad o qué tan alto eres. Y encontramos en el programa una oportunidad grande para hablar de estos temas”, explica Martino.

De igual manera, los jurados (Juan Carlos Giraldo, Franklin Ramos y Pilar Castaño) tenían que entender esta perspectiva, pero sobre todo, mostrar a través de su background en la industria de moda colombiana que el modelaje va más allá del glamour y es un trabajo duro.

Más allá de lo reluciente

El modelaje es como el fútbol: de 100 personas que lo hacen, solo cinco pueden ser superestrellas, o menos. De resto, es comprometerse a tener actitud y sobre todo ser un lienzo para las diversas necesidades editoriales o publicitarias de los clientes. No es un trabajo fácil y hasta ahora ha sido regulado. De ahí que, por ejemplo, organizaciones como The Model Alliance en Nueva York luchen por sus derechos y por mejorar sus condiciones de trabajo. “Nuestra responsabilidad, como narradores de esta historia es no traer a alguien distinto para generar burlas, sino para mostrar que las personas que merecen representación e inclusión en la sociedad y en la moda son gente centrada, con un discurso serio y son capaces de expresar lo que sienten”, afirma para PUBLIMETRO el estilista Franklin Ramos. “Están aquí para contar su vivencia, pero sobre todo, esta es una profesión digna y sacrificada y como espectadores e industria se debe respetar a la materia prima, porque el modelo es fundamental para la sociedad. ”, afirma. Y en una industria tan dura, no duda en dar su dosis de realismo. “Yo crecí en este medio con personas que me exigían. Debo transmitirlo en un programa tan incluyente como este, mostrarles que sí se puede y sobre todo, contarle al mundo que la moda va más allá de ser superficial: es una industria importante”, enfatiza.

Para Pilar Castaño, por otro lado, era importante hablarle de inclusión a Colombia: “La que aprendió en este programa fui yo. Ellos me aportaron a mí”, explica para PUBLIMETRO. “Fue una relación inesperada y concluyo que solo me interesa esto: que la moda sea incluyente, que es de aceptarse y gozarse. Me interesa que en el modelaje no haya ni tonos de piel, ni credos ni rezos ni géneros. Eso es ‘La Agencia’. Por eso creo que ser modelo en Colombia es ser transmisor, urbano, natural, ser real, en una palabra”. Y en eso también pensaron las ex modelos dueñas de las agencias, quienes en últimas, eligieron a los participantes.

Una industria cambiante

“Quería tener un grupo versátil y diverso de modelos porque sé que hay público para todo. Escogí a modelos de diferentes tonos de piel, tallas, estaturas. Para mí es importante sobre todo esa energía adicional, fuera de solo la cara bonita”, explica a PUBLIMETRO Carolina Castro, quien fue relacionista pública del diseñador francés Jean Paul Gaultier y estuvo presente cuando este puso a una modelo plus en su pasarela. Precisamente, la única que existe está en la suya. “Hoy en día hay cabida para todo y me encanta que exista este movimiento de modelos plus porque son cercanas a la gente real. Pero sobre todo, no todos los modelos deben tener un prototipo para productos de consumo masivo. Todos comemos, bebemos, nos lavamos el pelo. Y en ‘La Agencia’ rompemos esquemas”, explica.

Por otro lado, Belky Arizala, que lleva años abordando y defendiendo el tema de la inclusión con su fundación ‘El Alma no tiene color’, fue la que eligió a Dave Castiblanco, modelo andrógino con recorrido en editoriales y pasarelas. Y piensa que por eso cala perfecto en su visión del modelaje. “Era mi oportunidad para mostrarle al mundo que hay que cambiar, transformar la mente. Compartí con Dave y es un ser humano especial, genuino. Quién no va a querer a un personaje tan respetuoso con los otros y tan auténtico. ¿Con qué derecho puedo decirle a otro, por su color o lo que sea, que no puede modelar? Por eso dije: ‘ si nadie más lo hace, lo haré yo’”, afirma y cree que con el programa, en últimas, se cambiarán esos estereotipos predominantes de imagen en Colombia, que en pleno siglo XXI ya no representan a casi nadie.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo