La poesía latinoamericana está de luto con la muerte de Nicanor Parra

Por EFE

El poeta Nicanor Parra murió a los 103 años en la madrugada de este martes. Su fallecimiento ha conmovido a la sociedad chilena, que ha reaccionado con múltiples manifestaciones de dolor por su partida y de admiración por su obra.

El creador de la antipoesía, como se le llamó numerosas veces, falleció en su casa del sector santiaguino de La Reina, según confirmaron sus allegados.

En el momento de su deceso estaba acompañado por su familia, precisaron las fuentes, aunque aún no es confirmada la causa exacta del fallecimiento.

El Gobierno, tras confirmar la noticia a través del ministro de Cultura, Ernesto Ottone, decretó dos días de duelo oficial y la presidenta Michelle Bachelet se declaró "conmovida" por el deceso del poeta, nacido en San Fabián de Alico el 5 de septiembre de 1914.

"Chile pierde a uno de los más grandes autores de la historia de nuestra literatura y una voz singular en la cultura occidental. ¡Estoy conmovida por el fallecimiento de Nicanor Parra! Mi más profundo pésame a su familia" publicó Bachelet en su cuenta de Twitter.

En septiembre de 2014 Michelle Bachelet llegó hasta la casa del poeta, en el balneario de Las Cruces, en el litoral central de Chile, para acompañarlo en la celebración de su cumpleaños número 100. Fue una de las últimas actividades públicas del autor.

En el ámbito literario, el escritor Pablo Simonetti lo definió como "un gran poeta, con su mirada en cierto modo de juego, iconoclasta y al mismo tiempo tan profundamente arraigada en la tradición poética"

"Creo que nos va a hacer mucha falta, porque siempre estuvo estimulándonos a todos, fue un estímulo para el país, para las personas y sobre todo para los poetas y escritores", añadió.

El mayor y último superviviente de nueve hermanos artistas, entre ellos la folclorista Violeta Parra, Nicanor Parra fue además profesor de Física, pero revolucionó a la poesía de Chile y el mundo cuando proclamó, en 1954, que la poesía había sido "el paraíso del tonto solemne" en los últimos 50 años ("Poemas y Antipoemas").

Entre los reconocimientos y premios que se adjudicó destacan el Premio Nacional de Literatura (1969), el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo (1997) y el Premio Miguel de Cervantes (2011).

El también escritor Matías Rivas, indicó que pese a la avanzada edad de Parra, su muerte produce una profunda pena por lo que significaba en la literatura nacional e internacional.

"Se le considera un personaje literario fundamental, un pensador. Sus ideas sobre las poesías, sobre la vida, su humor, todas esas cosas trascendieron bastante más allá que el mundo literario", destacó.

"Es un hombre irrepetible", dijo en tanto Vicente Undurraga, editor literario de Penguin Random House, editor de algunos libros de Parra."Sus obras son centrales y mayores en la poesía chilena, latinoamericana e hispanoamericana", subrayó.

También la selección chilena de fútbol publicó un mensaje dedicado a Parra en su cuenta de Twitter: "Creador talentoso en extremo y que siempre dejó el nombre de Chile bien puesto en todos lados. Sin duda, Nicanor Parra fue, es y seguirá siendo un tremendo crack. ¡Buen viaje, don Nica!".

En Las Cruces, muchos vecinos llegaron hasta la casa del poeta para dejar flores u otros objetos a modo de homenaje y recuerdo, mientras la alcaldía de El Tabo, donde está el pueblo, declaró tres días de duelo comunal y abrió un libro de condolencias.

"Para nosotros es una gran tristeza. Él le dio otro significado a nuestra comuna, dijo el alcalde, Emilio Jorquera.

El mayor y último superviviente de nueve hermanos artistas, entre ellos la folclorista Violeta Parra, Nicanor Parra fue además profesor de Física, pero revolucionó a la poesía de Chile y el mundo cuando proclamó, en 1954, que la Poesía había sido "el paraíso del tonto solemne" en los últimos 50 años (Poemas y antipoemas).

En el mundo parriano, entre tanto, se recuerdan sus Últimas Instrucciones, incluidas en su compilado Obra Gruesa (1969), en las que advierte: "malditos si me velan en el Salón de Honor de la Universidad o en la Casa del Escritor".

Además pide en este antipoema cuatro objetos que deben incorporarse a las exequias: un par de zapatos de fútbol, una bacinica floreada, sus gafas negras (para manejar) y un ejemplar de la Biblia.

"Terminado el velorio quedan en libertad de acción. Ríanse -lloren- hagan lo que quieran, eso sí que cuando choquen con una pizarra guarden un mínimo de compostura: en ese hueco negro vivo yo".

Hasta ahora, la familia ha guardado reserva de los detalles del velatorio y sólo ha trascendido que el funeral se celebrará el jueves próximo.

 

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO, AQUÍ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo