PetitFellas regresa con un nuevo disco para perderse y encontrarse al mismo tiempo

La agrupación bogotana trae 'Formas para Perderse o I.D.E.A.S' uno de sus álbumes más conceptuales hasta el momento, donde invitan a una "resistencia" contra el conformismo.

Por Laura López

La banda, conformada en 2012, lleva cinco años en los cuáles se ha posicionado como uno de los grandes nombres del sonido nacional tocando en festivales y sonando en radio. Es conformada por Nicolas Barragán 'Nicolai Fella' en la voz, Sebastián Panesso en la guitarra, Andrés Gómez 'Nane' como teclista, Daniel Pedroza en el bajo, Juan David Villacrez en el saxofón Y Cesar Henao en la batería.

Este nuevo disco se estaba produciendo desde hace dos años, queriendo superar lo logrado con su álbum Historias Mínimas (2014). PUBLIMETRO habló con Sebastián Panesso y Daniel Pedroza sobre el nuevo trabajo discográfico de la banda.

¿Cuál fue la inspiración para este nuevo disco, Formas para Perderse / I.D.E.A.S.?

Sebastián Panesso: Bueno, me gustaría empezar hablando de la reflexión de la cual nace el nombre del disco. Formas para perderse… es extraño porque nadie quiere perderse, por lo general la gente quiere encontrarse, ¿no? Es un poco como una referencia a que básicamente las ideas las dejamos fluir hasta donde tuvieran que ir, si la idea es rara, está bien. El disco tiene dos nombres porque tiene una bipolaridad, tiene dos lados. Dentro de la idea del disco nos gusta pensar en la idea del disco como unn círculo que siempre está dando vueltas. Sumándole a esa idea decidimos integrar más artes además de la música, por eso la carátula es como un ensayo fotográfico relacionado con cada canción como nos la imaginamos. De ahí viene la idea de este disco.

Daniel Pedroza: De hecho si tú te das cuenta, la dualidad se representa en el disco. Por un lado es I.D.E.A.S y por el otro es Formas para Perderse. Es un juego. Si abres el disco, trae un libro donde está el concepto de cada canción.

S.P.: I.D.E.A.S también es una sigla: Ideas Donde Encontrarse A Si. Un poco como contrastando el Formas para Perderse; Ideas Donde Encontrarse.

Una de las canciones más llamativas del álbum es Solo hay una Forma de Saberlo, que comienza con una reflexión y después es una canción con mucha fuerza, ¿de qué se trata?

S.P. La frase dice, “para contarlo hay que verlo” y es muy lindo cuando uno ve videos de alguien haciendo snowboarding en Suecia, pero para saber lo que se siente hay que vivirlo. La canción nace de una idea, salir a la calle a ver si nos perdemos qué nos encontramos.

D.P. Es hacer las cosas. No tienes más opción, tienes que hacerlo. Es una reflexión personal, hay gente que no hace las cosas… las imagina o las piensa pero hay que hacerlas. La única manera de saber si algo es posible es intentándolo sin miedo. Lanzarse, no hay más. Depende de ti.

¿Cómo ha cambiado y madurado el sonido de Petit Fellas?

S.P. Todo el tiempo estamos en constante cambio, como personas. Nosotros comenzamos con una idea de fusión entre el jazz, el hip hop… el funk, el blues, el soul y en realidad estos géneros nos dan un lenguaje. Es muy difícil cuando tú tienes seis músicos, ponerlos a pensar sobre un género igual porque cada quien lo va a tomar desde su perspectiva personal. Ahora se han sumado más géneros y tratamos de dejar de pensar en géneros y convertirlos en lenguajes y herramientas. Suficiente con la división y la clasificación de las razas, las religiones y los países. No necesitamos hacer eso con la música tan fuertemente. De repente podemos tener una canción con aires de funk pero de repente también hay sonidos súper digitales y pues, ¿por qué no? O de repente hay un coro que es una murga salsera ¿por qué no? Claro, obviamente cada género tiene su lenguaje y sus herramientas, pero para saber usarlos hay que conocerlos. Para contarlo hay que vivirlo, tienes que entenderlos.

D.P. Cada uno escucha música muy diferente. Yo siento que cuando se apropian diferentes lenguajes cada uno le da su interpretación propia. Entonces, digamos 'Pane' (Sebastián Panesso) es muy salsero y yo no. O él a veces es muy funk pero yo soy de la escuela clásica de música. Cada uno apropia la música de manera diferente pensando solamente en un objetivo que era hacer lo que nos gustara, pero sin amarrarnos a un género. Hay un gran problema en este país y es que la gente no evoluciona su música. Solamente están tratando de copiar y de imitar entonces se repiten, y no está mal hacerlo, pero para evolucionar hay que hacer algo más que mezclar géneros. Ahora hay cosas electrónicas, más máquinas, así que evolucionar se vuelve una necesidad musical y de cada uno como parte del grupo.

Ustedes han dicho que a la hora de componer visualizan las canciones como colores. ¿Todavía es así?

S.P. ¡Ahora es peor! La idea es integrar varias artes, desde los videos, las fotografías, los colores, la música. Desde lo literario… hay una canción que se llama Marco. Es hecha con Mario Mendoza, escritor colombiano. Él es el que la narra. La idea fue traer entes de todas las artes. Algo que nosotros nos imaginamos es el alma de la canción. Puede ser de un momento bajo la lluvia o de repente es un color o simplemente es fuerza o rabia. No sé hasta dónde puede llegar a verse una canción, pero es el color, la imagen, la textura, el sonido, el lugar. Cada canción tiene su magia por lo mismo. Las personas que oyen el disco no tienen una canción favorita porque cada una está en un momento diferente de su vida y cada canción lo toca de un momento diferente.

¿Todavía tienen la idea de resistir a través de la música?

S.P. Todo el tiempo. Es un tema muy lindo pero a veces asqueroso. El arte es una manera de mostrar el alma, y es una manera de resistir porque cuando tú te levantas con el alma más sana te dan ganas de hacer algo mejor por tu prójimo. Es un poco como la resistencia a lo que está mal. Todos sabemos qué es lo que está mal, pero no hacemos nada porque tampoco nos da el tiempo por estar en un sistema armado para que no salgamos de allí. Hacer música es resistir, todo el tiempo. A toda hora. Es casi una oración para todos los días. ¡Ya me puse trascendental! Ser conforme es un poco triste, más que tener todo el tiempo hambre. Hay una canción que se llama Conticinio y dice “Jamás por encima de nadie”. Que tu hambre o tus ganas de ser nunca estén por encima de nadie.

Hacer música es resistir, todo el tiempo. A toda hora. Es casi una oración para todos los días.

¿A qué se están resistiendo en este álbum?

S.P. El arte es una herramienta o arma de construcción masiva. Nos resistimos a dejar de pensar que no es así. En estos días en que todo es tan difícil.

D.P. Todo el disco es así, en contra de la conformidad para que la gente se salga un poco de su zona de confort. Desde la misma música ya se perdieron muchas cosas, hoy en día una canción es totalmente plana, no tiene dinámica. La música viene de la palabra musa, que es una mujer. Tienes que tratar la música como si fuera una chica. Volvemos a que la gente se rescate en su mundo donde la gente ya no sueña ni piensa más allá de su mundo. Cuando salió Solo Hay una Forma de Saberlo en radio la gente se molestaba porque no la podían encontrar en plataformas… ya son tan conformes que necesitan tener una plataforma o si no ya no puedes ir a la radio y esperar que suene ahí.

S.P. Todo va a mil…

D.P. Y tampoco hay tiempo para que la gente haga una introspección y diga “estoy mal”.

S.P. La gente quiere ocupar todo su tiempo porque tener tiempo libre es estar “desperdiciando” el día. Yo amo tener tiempo libre porque me permite pensar, imaginar.

D.P. Mario Mendoza decía que estamos en la sociedad del cansancio: uno está muy cansado de por sí. También criticamos la dualidad, ¿por qué tenemos que estar bien o mal solamente?

S.P. Ya no sales, ni exploras porque llegas al sábado cansado de la semana laboral. El disco está construido bajo la idea del ciclo: te levantas el lunes a trabajar para esperar el viernes y ver Netflix toda la mañana del sábado porque hay un trancón que no te permite salir. El domingo se acaba todo y vuelve a comenzar.

¿Todavía creen que las claves de su trabajo son el amor y la disciplina o hay otro aspecto que han aprendido en el camino?

S.P. Sí, llevamos viéndonos todos los días hace tres años. Eso ni siquiera sucede en un noviazgo. La disciplina es clave, si no no pasa lo que ya hemos logrado. El amor… si tú no haces lo que amas mejor no hagas nada. ¿Para qué hacer las cosas de mala gana? Yo le sumaría a esto el trascender. Encontrar cómo trascender las ideas del común. Cada cosa que hacemos debe tener un impacto positivo en nuestro prójimo. Estamos todos, pensemos en todos.

D.P. La gente no es consciente de lo que hace ni de cómo vive. Sabemos que hay cosas que están mal y a la gente no le importa. Todo lo que hacemos trae una consecuencia para otros.

S.P. Hay una canción en este disco que se llama Polyrics, que es la canción con más amor de todo el disco. Es decirle a alguien “por favor, mire lo que hace”. Somos muchos mundos dentro de cada uno, por eso los planetas giran con tanta perfección.


“Murga y celebración”

Los PetitFellas van a estar este sábado 23 de septiembre en el Royal Center invitando a todos sus fans a un concierto único en el que presentarán su más reciente trabajo, Formas para Perderse / I.D.E.A.S. Las boletas están disponibles a través del servicio de Tu Boleta.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo