Los bogotanos podrán disfrutar del teatro de terror con 'La Dama de Negro'

Robinson Díaz, protagonista de este montaje, le contó a Publimetro la experiencia de estar sobre el escenario generando pánico, pero al mismo tiempo, risas.

Por Lizeth Cadena

¿Es amante del terror? Ahora podrá disfrutarlo en formato de teatro con La Dama de Negro, una historia protagonizada por Robinson Díaz y Rafael Perrín, y producida por Adriana Arango, que se encuentra en temporada por estos día en Casa e.

Se trata de una historia espeluznante que ha recorrido el mundo en temporadas largas que se han realizado en México, España e Inglaterra. Justamente en el país ‘Manito’, lleva 25 años ininterrumpidos que han estado dirigidos por Rafael Perrín.

La Dama de Negro es una experiencia de miedo, de suspenso, aunque también de humor. La van a pasar bueno. Por eso yo me tomé el trabajo de convencer a Rafael para que trajera esta obra a Colombia”, le dijo Robinson Díaz a Publimetro.

En escena los espectadores se encontrarán con Robinson Díaz interpretando a ‘Jhon Morris’, y a ‘Arthur Kipps’, encarnado por Perrín. ‘Kipps’ busca a ‘Jhon’ con el objetivo de convertir en una obra de teatro, un relato macabro relacionado con su vida que tuvo lugar años atrás en Londres.

“Yo digo que hay que venir acompañado para tener de quién agarrarse porque la historia y los efectos de luces y de sonido, los tendrán pegados a la silla. Lo digo por experiencia propia, porque lo sentí. No en vano estuve detrás de esta obra tres años y medio hasta traerla al país”.

"Muchas veces a la mona a mí nos ha tocado dormir con la luz prendida porque no podemos conciliar el sueño por el miedo”, Robinson Díaz.

Sin embargo, en medio del montaje que están creando ‘Kipps’ y ‘Jhon’, lo que parecía una historia más de terror, se convierte en una realidad: la maldición de ‘La Dama de Negro’ ataca de nuevo.

“Yo soy de aquellos que tiene miedo hasta de la oscuridad. Y La Dama de Negro no me ha ayudado a exorcizar esos demonios, por el contrario, ha sido peor. Cada día me da más miedo. Yo salgo de aquí derecho para la casa”, dice Díaz.

A eso agrega que: “Yo simplemente trabajo en función del público, pero no he hecho catarsis con esto, todavía me falta. A mí las historias de fantasmas me gustan, lo que no me agrada es que llegue la noche y tratar de dormir, porque me quedan esos relatos en la cabeza. Gracias a Dios que tengo a mi esposa al lado”.

La obra ataca subconscientemente nuestros miedos, nuestro niño interior. Es muy sencilla en su escenografía, y lo complejo radica en su historia. Sin embargo el pánico va más allá del montaje.

Por ejemplo, en México, actores y espectadores han contado que las puertas se abren y se cierran solas o que aparecen sombras en fotografías. “Yo vi a alguien que no hacía parte del equipo de trabajo, pero igual, seguí con la escena en la que estaba”.

La obra se puede ver en el teatro Arlequín de Casa e, un espacio que para Robinson le aporta magia a La Dama de Negro. “Es un sitio que yo conocí hace unos diez años, incluso me ofrecieron que lo comprara, pero no tenía la plata. Arlequín es uno de los teatros más bonitos en los que yo me he presentado, es viejo, tiene ruidos, es pequeño y acogedor. En pocas palabras, perfecto para este montaje”, concluyó Robinson.


La Dama de Negro se presenta todos los viernes, sábado y domingo, en funciones que, dependiendo del día, pueden ser de 5:00 p.m. y 8:00 p.m.


 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo