Spirit: el lado minimalista y político de Depeche Mode

Así suena el nuevo disco de la banda británica.

Por Lizeth Cadena

En febrero, Depeche Mode volvió a los radares con el lanzamiento de Where’s the Revolution, una canción alejada de su Delta Machine, y que le dio la bienvenida a Spirit, su nuevo álbum que verá la luz el próximo 17 de marzo. En Publimetro tuvimos la oportunidad de escuchar este disco antes de su lanzamiento, y esto nos hicieron sentir sus doce canciones.

Producido por James Ford, Spirit mantiene el sonido característico de Depeche, de esencia rock y pasión por el sintetizador y los ritmos creados en computador.

No es un disco que se sienta comercial, pues es complejo en su melodía a la hora de escucharse. Más bien refleja el momento que están viviendo los Depeche, ya que después de estar más de 30 años en la industria musical, le apuestan a sonidos íntimos que no responden al simple deseo de vender copias.

En este tránsito llamado Spirit, los escuchas harán una primera parada en Going Backwards, un tema simple en sus toques electrónicos, de guitarras distorsionadas, sonidos fuertes, y una voz de Dave contundente pero suave, y que en esta ocasión no prima más que los matices de los instrumentos y los beats.

Es un tema que, al igual que Where’s The Revolution apela a las frases sociales y políticas como “we have no respect (…) we’re going backwards, to a caveman mentality”.

Justamente, Where’s The Revolution es la canción número dos de este álbum. Es ruda, cruda, oscura, en ocasiones, de corte industrial, características que, sin duda, se mantienen a lo largo de este larga duración, y que muestran la razón por la que se convirtió en la abanderada del Spirit.

Este álbum comienza siendo minimalista en su sonoridad, pero va cambiando sus tonalidades a medida que transcurren los segundos. Muestra de ello son Scum y You Move. “I like the way you move”, dice parte de la letra de esta última, que podría decirse, es la rebelde del Spirit, ya que rompe un poco con el esquema del disco, dándole importancia de nuevo a la voz de Gahan y a la sensualidad que esta siempre le ha aportado a la banda. Es más compleja en el uso de toques electrónicos y sintetizadores, razón que la lleva a ser más movida, sin dejar de ser ruda.

En este andar también hay otras canciones para destacar como Cover Me, melancólica y más instrumental, So Much Love, de guitarras ochenteras, que bien podría recordar los temas new wave de la época, y Eternal, una canción góspel al estilo Depeche Mode, matizada con coros y el sonido de un órgano en su entrada.

Fail no es exactamente lo que muchos esperarían como cierre de un disco, pero sin duda, vuelve a hacer referencia a Depeche en un momento de hacer música por gusto y experimentación, más allá de lo comercial.

De cinco minutos, Fail nos permite escuchar a Martin Gore en un tema armónico y más bien suave, que rompe con la rudeza propuesta en el álbum en sus anteriores canciones. Bien podría decirse que es una especie de balada oscura, que termina dejando a los fanáticos en una atmosfera nostálgica. Y es que no se puede negar, de cierto modo Spirit también se siente así: melancólico, con sabor a un pasado que pudo o no, ser mejor.

 

Destacado

James Ford es reconocido por producir discos de bandas exitosas en los últimos tiempos como Foals, Florence & The Machine, Mumford & Sons y los Arctic Monkeys con su AM.

Sobre Spirit

A pesar de escucharse oscuro, muchas de las letras de Depeche en Spirit apelan al optimismo y a un deseo de reponerse a pesar de lo difícil que puedan ser algunos instantes.

¡Más noticias de Cultura y Entretenimiento AQUÍ!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo