Adriana Arango ahora es sexóloga

Se trata de su nuevo personaje, que por estos días los espectadores pueden disfrutar en el teatro.

Por Lizeth Cadena

‘Carlos Santamaría’ quiere aprender a amar a una sola mujer. ¿Lo conseguirá? Bajo esta premisa comienza la historia de El Diván Rojo, una obra de teatro que se encuentra por estos días en temporada en Casa e, y que es protagonizada por Cristian Villamil y Adriana Arango. Justamente es esta actriz, quien entrevista para Publimetro, nos cuenta más detalles de este montaje gracioso y picante.

¿Qué le puede adelantar al público acerca de la trama de esta obra?

Es una comedia escrita por Fernando Gaitán, que tiene como punto central el consultorio de una sexóloga, ‘María Luisa’, quien debe atender a un hombre adicto al sexo. Su objetivo será convencerlo de que estar con una sola mujer no es malo, pero en el camino se encontrará con varios obstáculos.

En esta historia tanto ella como él se sacarán los “trapitos al sol”

Exacto. Muchos espectadores en un comienzo pensarán que allí revelaremos los más íntimos secretos de este hombre, pero también, se encontrarán con que este personaje irá invadiendo mentalmente a ‘María Luisa’, hasta descubrir cuáles son los momentos más dolorosos que la envuelven.

¿Cómo se engancha al espectador con una obra de este tipo?

Abordando un punto de vista interesante y diferente. ¿Por qué? Aquí vemos la historia desde los ojos de un experto seductor. Muchas veces las mujeres quieren saber cómo actúan los sujetos en una conquista, y viendo El Diván Rojo se enterarán.


Un paciente y una sexóloga se encuentran en un consultorio. Y aunque es él quien quiere curar sus males, lo cierto es que esa cita terminará alterándole la vida a los dos. Con esto se encontrarán los espectadores al ver El Diván Rojo, con funciones los jueves, viernes y sábados a las 8 de la noche.


¿Cuáles han sido las tácticas de conquista que ha empleado Adriana Arango?       

No niego, fui mujer de tener varios novios, pero la verdad no sé cómo conquistar a un hombre. Nunca me detuve a reflexionar qué hacía para estar con alguien.

A los hombres en cambio sí les toca hacer de ese aspecto una parte de su vida, porque como las mujeres no damos el primer paso en la mayoría de los casos, ellos deben aprender a acercarse, pedir un teléfono, invitar a salir y más.

¿Y cuáles serían las estrategias de su personaje?

Yo creo que ella sí tiene muchas más herramientas porque es una doctora y está todo el tiempo analizando y conociendo a otras personas y sus planes. A mí concepto, ella sí utilizaría más la razón para conquistar a un hombre. Sin embargo, en la obra se darán cuenta que a pesar de eso, en su vida personal y sentimental, ha dejado pasar aspectos que eran evidentes.

Esta es una obra, literalmente, accidentada…

Todos los días pasan cosas. Se han caído las puertas, se nos han roto las mesas, nos hemos resbalado del diván, y en una ocasión, tuvimos que trabajar enfermos.

¿Se hubiera dedicado a ser sexóloga?     

Me parece un trabajo muy aburrido. Eso de escuchar a profundidad los problemas de las personas, todos los días, no es algo que hubiera disfrutado. Yo tengo personalidad de actriz.

 

“Hay gente que se ríe de lo que ya vivió, hay que gente que lo hace porque lo está viviendo y hay otros que se ríen porque no quisieran vivirlo. Para todos hay un espacio en esta obra”, Adriana Arango.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo