El Calamaro más íntimo visita Colombia

El argentino ya se estuvo presentando en Medellín y estará en Bogotá el próximo 23 de noviembre en el Palacio de los Deportes. Foto: EFE.

Por Lizeth Cadena

Aunque Andrés Calamaro ha visitado el país en varias ocasiones, esta se convertirá en la primera… Sí, la primera en un formato íntimo y acústico. El artista se encuentra recorriendo el mundo con su gira Licencia para cantar y también estará en la capital para mostrarle a sus seguidores, nuevas versiones de esos clásicos que son considerados himnos para diversas generaciones. En entrevista para Publimetro, Calamaro nos habla de su paso por Colombia y de las razones que lo hicieron llevar su música a un nivel más personal.

Visita Colombia con un formato acústico, que bien podría asemejarse a aquellas presentaciones de espacios pequeños, como bares. Sin embargo, aquí lo hará en espacios grandes como el Palacio de los Deportes. ¿Cómo amplificar el sonido sin perder la esencia del montaje?

Estaré con contrabajo, piano y percusión, instrumentos que son muy agradecidos y que suenan bien sin importar el tamaño del lugar. A eso se suma que contaré con un gran equipo de sonido, lo cual me da tranquilidad en ese aspecto. No teman, verán algo elegante e íntimo.

 Además, sus presentaciones en nuestro país han tenido y tendrán un toque distinto…

Sí. Con instrumentos exóticos para tener un color colombiano. Además, cabe recordar que estos recitales no son para la gente que quiere estar de pie y saltar. Es algo más para sentarse y escuchar a fondo.


Durante su recital en Medellín pidió intimidad, recomendando a todos los asistentes que apagaran sus celulares. Se espera que en Bogotá sea igual.


Las canciones que presenta en estas presentaciones acústicas mantienen la esencia pero no son iguales a las originales. Eso me recuerda a artistas como Draco Rosa, quienes piensan que debe ser así porque los fanáticos merecen algo diferente a lo que se escucha en los discos. ¿Piensa usted lo mismo?

Considero que aquello implica un riesgo, porque al asistir a una presentación, el público está esperando una versión en particular de un tema, y cuando se encuentra con otra, puede enamorarse o desistir de escuchar al artista. Sin embargo, considero que se trata de una presentación y no de un karaoke, así que lo ideal es que el fanático pueda conocer en vivo y en directo la diversidad del solista o de la banda.

Licencia para cantar es solo una parte de lo que se escucha en el  Romaphonic Sessions: grabaciones encontradas Vol. III, realizado en vivo y sin maquillajes. ¿Cuál era su finalidad?

 En realidad, al comienzo no tenía un propósito o un concepto. Simplemente era una continuación de las grabaciones encontradas. En cierto momento, después de darlo a conocer, pensé que no había sido un acierto hacer algo que no estuviera corregido. No obstante, la necesidad de encontrar la perfección en lo acústico fue lo que me hizo girar por el mundo, y fue entonces, cuando tuvo un objetivo.

¿Vendrán más grabaciones de Calamaro en ese estilo?

No niego que explorar la parte acústica es algo que me emociona y que ha cambiado mi mentalidad como artista. A eso se suma que consume menos tiempo, pues se hace de inmediato y sin estar en un estudio de grabación. No dudo que verán más de este formato, pero también estoy preparando algo del rock electrónico de siempre.

 

“Luego años y años de vivir al límite, ahora transito por un momento de tranquilidad, en donde la gloria se encuentra en la calma”.

¿Cree que el músico, solo por ser músico, ya tiene una responsabilidad social que debe plasmar en sus canciones?

 La música es importante sin necesidad de caer en diferentes discursos políticos, económicos, sociales y culturales. Sin embargo, desde mi punto de vista, el músico debe irritar un poco a la sociedad, es decir, que entiendan el mensaje de tus canciones y que no necesariamente las amen. Si las deben odiar para reflexionar sobre su realidad, está bien.

¿Qué le queda de sus años con Los Rodríguez?

 Éramos un grupo que no dejaba de ensayar, pero que tampoco llegó a tener un éxito tan grande como el de otras bandas en Latinoamérica. Igual, eso no importaba, nuestro mayor objetivo era sonar bien, gustar y gustarnos.

¿Cómo es ahora la vida de Calamaro, luego de tantos años de éxitos y giras?

Es común y corriente. Disfruto de diversos placeres como comprar discos por correo, tomar infusiones en la mañana, leer y no contestar el teléfono.


En esta presentación, se esperan nuevas versiones de canciones como Mi enfermedad, Los aviones y Paloma, entre otras.


 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo