Lo más visto por los colombianos en la televisión en los últimos cinco años

Televisión. Fernando Gaitán y Ómar Rincón, dos de los personajes más importantes de la pantalla chica, hablan sobre la evolución que ha tenido la "caja mágica".

Por Silvia Gómez

En sus palabras…

Colombia es un país donde los ídolos populares se han ido por el mundo de la música y de lo narco. Ellos son los héroes porque han sido personas que han salido de abajo y lo lograron ser alguien en la vida. Ese tipo de producciones son épicas porque logran reflejar a alguien que da un ejemplo de lo que se puede llegar a ser en la vida”, Ómar Rincón, crítico de televisión.

“Las bionovelas, por su caracter de realistas no se dejan enmarcar dentro del esqueña de una telenovela, estas tienen muchas libertades. Permiten que el techo dramatúrgico sea mas alto y libre, en la medida que la realidad exige que no haya limitaciones. Eso es muy poderoso, y por eso la mayoría de estas son musicales”, Fernando Gaitán, libretista.

¿Cómo será la televisión colombiana con un tercer canal?

“Al comienzo simplemente será más de lo mismo, será como un nuevo restaurante de hamburguesas pero con mayor posibilidad de sabores y eso será bueno. Por otro lado, habrá trabajo… Uno de los problemas de la industria nacional en este momento es que ofrece pocas vacantes, pero para eso necesitamos que el colombiano sea mucho más abierto en la producción”, Ómar Rincón, crítico de televisión.

Los 5 programas de televisión más vistos por los colombianos en los últimos 5 años:

1.      Escobar, el patrón del mal

2.      La Voz Colombia

3.      El Joe, ‘la leyenda’

4.      Yo me llamo

5.      Diomedes, el ‘Cacique de la Junta’

En los últimos cinco años la televisión colombiana ha evolucionado para continuar su lucha por el rating, y para adaptarse a las nuevas formas de consumo como Netflix o YouTube, entre otro tipo de plataformas digitales.

“Hay una tendencia de decir que “todo tiempo pasado fue mejor” y siempre hay nostalgia por lo que ya pasó. Yo creería que eso es mentira. Pienso que la televisión ha ido evolucionando de acuerdo al contexto simbólico, y la de nuestro país se ha ido concentrando en el nicho popular. Lo que pasó en los últimos cinco años fue que cambiaron las formas de ver televisión, y ese cambio ha afectado la producción. Es decir, antes solo había canales nacionales, y en los últimos cinco años aparecen diferentes plataformas. Por ejemplo, YouTube se volvió otro canal. El cambio ha sido la forma de ver, más que la televisión misma hecha”, asegura a PUBLIMETRO el crítico de televisión Ómar Rincón.

Una de las apuestas de la pantalla chica para seguir atrayendo televidentes ha sido las narconovelas. Atrás quedaron las clásicas historias como Café con aroma de mujer, Yo soy Betty, la fea, Hasta que la plata nos separe o El man es Germán, para darle paso a estas producciones que tienen como protagonistas a mafiosos y asesinos a sueldo, y aunque se caracterizan por los hombres abusadores y la compra de privilegios y placeres, son un éxito aquí, en Estados Unidos, y en la mayoría de países de Hispanoamérica.

“Toda la televisión, para ser exitosa, tiene que generar reconocimiento de identificación cultural. Este tipo de telenovelas representa nuestra historia reciente como colombianos. Yo creo que para saber por qué somos de cierta manera en la acutalidad, tenemos que ver los relatos de cómo hemos sido en el pasado. Las narconovelas nos permiten mirar el retrato de lo que hemos construido como país, y si salen en televisión quiere decir que ya somos capaces de reírnos de lo que pasó”, añade Rincón.

Además: Telenovelas colombianas que están basadas en libros

Escobar, el patrón del mal, El capo 2 y 3, Alias ‘El Mexicano’ o Sin tetas sí hay paraíso dan fe de ese fenómeno: aunque son historias polémicas y criticadas marcan rating, a pesar de la oferta internacional con la televisión por cable.

“Las narconovelas se veían venir. La televisión colombiana siempre se ha caracterizado por sus niveles de realismo, y siempre ha estado comprometida con la actualidad y con los procesos históricos. Lo de los narcos era obviamente un paso obligado que la pantalla chica tenía que registrar. Por su nivel de tensión, de expectativa y violencia, las novelas de capos darán buenos resultados a nivel de rating. Que sea positivo o negativo será un tema que se seguirá discutiendo, pues estas producciones tienen grandes clientes como México y Estados Unidos”, agrega Fernando Gaitán, creador de Café y Yo soy Betty, la fea, entre otras producciones.

Pero las narconovelas no han sido las únicas que se han robado la atención desde 2011. Las bionovelas musicales también llegaron para quedarse, pese a que los personajes en los cuales están basadas tuvieron una vida marcada –en algunos casos- por las drogas, la prostitución y el alcohol. Diomedes, el ‘Cacique de la Junta’, El Joy ‘La leyenda’ o Las hermanitas calle fueron algunas de las más vistas de éste género.

“Las bionovelas son mucho más amables porque los protagonistas vienen de la vida real, en el sentido que son personas muy humildes que han crecido y logrado el éxito. Ese es un patrón de comportamiento muy interesante para los públicos de televisión abierta, pues son más vivos y populares. Independientemente, si Diomedes dio un buen ejemplo o no, pues la gente ve igual la novela. Los artistas tienen unas dificultades enormes en sus inicios, pero al final del cuento vale la pena relatar la vida de ellos porque son personas comunes que sí lograron un sueño importante en la vida”, señala Gaitán.

Por su parte, Rincón fue contundente en aseverar que Colombia es un país musical, aquí todos nos sentimos cantantes o bailarines. Además, todas las historias son de género popular, no hay producciones que cuenten la vida de un rockero o de un hombre de ópera, siempre estamos con las rancheras, salsa, vallenato y ese tipo de cosas”.

Por supuesto, los televidentes no han podido escapar de los realities, especialmente los que buscan a los mejores cantantes. La Voz Colombia, Yo me llamo o A otro nivel han sido los favoritos, convirtiéndose en un fenómeno cultural. Los realities musicales, sin duda alguna, son los que más han triunfado hasta este momento”, dice Rincón.

La televisión tradicional vs. Las nuevas plataformas digitales. ¿Qué esperar de los próximos cinco años?

RCN y Caracol, así como la televisión pública y regional, están enfrentando las nuevas formas de ver televisión por distintos dispositivos y la oferta internacional que trae la TV paga. Para seguir luchando por el rating, estos canales han incluido en su programación diferentes formas de actuar en tiempo real con los televidentes, entre otro tipo de estrategias.

“Esperaría que en Colombia se abrieran más canales en los próximos cinco años para que ofrecieran más oferta porque por ahora estamos secuestrados por dos canales que hacen lo que quieren. Yo esperaría eso, más pantallas para ver más relatos nacionales, mayor diversificación de formatos, y esperaría que hubiese en Colombia producciones en internet. Aquí estamos muy quedados en cuanto a lo digital”, expresa Ómar, mientras que el libretista cree que la televisión, sí o sí, tendrá que acoplarse a nuevas condiciones. “Tendrá que asociarse con nuevos formatos y plataformas en internet,y todo lo que vaya sucediendo. Hay una velocidad tecnológica impresionante, y saber cómo será la televisión en cinco años es un misterio. Obviamente, seguirá existiendo pero en unas condiciones muy distintas”, puntualiza.

Lea también: ‘La Esclava Blanca’ y otras novelas de época colombianas

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo