Cientos de obras de Lorenzo Jaramillo serán expuestas en el Museo Nacional

Cultura. La muestra, compuesta por pinturas y dibujos, estará abierta al público del 29 de junio al 15 de septiembre en el Museo Nacional y la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá.

Por SILVIA GÓMEZ - PUBLIMETRO COLOMBIA

La exposición Lorenzo, no como los otros, resultado de la alianza entre la Universidad Jorge Tadeo Lozano y el Museo Nacional de Colombia, se abre hoy al público en estos dos espacios culturales vecinos del centro de Bogotá.   El objetivo de la muestra, es que los ciudadanos entren en contacto con la obra del artista Lorenzo Jaramillo, olvidado temporalmente de la escena local después de su muerte, en 1992.

“Las nuevas generaciones hacen parte de una estética muy retro, característica de los 80’s, entonces creo que eso es lo que va a enganchar porque escenifica toda una década. Diría que es parte de lo que estamos recuperando y planteando en términos museográficos y museológicos”, aseguró a PUBLIMETRO Diego Salcedo, curador de la exposición.

Los visitantes de esta muestra podrán acercarse a distintas facetas de la obra de Lorenzo, e identificar aspectos que hicieron su vida y su obra tan singulares: no como las otras.

En la exposición se presentan más de doscientas piezas, entre grabados, pinturas, dibujos y objetos personales del artista, organizadas en cinco secciones: “Cuerpo femenino”, “Ciclo vida-muerte”, “Celebración de la tragedia”, “Los pájaros del alma” y “Contemplación”. Las cuatro primeros grupos se exhiben en el Museo Nacional y el quinto, en el Museo de Artes Visuales (MAV).

“La parte subjetiva siempre engancha. Lorenzo representa a muchos, es decir, uno no está excluido de verse reflejado en las numerosas experiencias que él tuvo. Fue una persona muy vivaz, que tenía una personalidad arrolladora y una capacidad intelectual muy grande. Eso le dio las posibilidades de experimentar, porque tenía ansia de conocer y probar”, agregó el experto.

Con la propuesta museográfica que se hace en el Museo Nacional se busca internar al espectador en el mundo intrincado –algunas veces oscuro, y otras veces luminoso y colorido– de las décadas de los setenta y ochenta, para lanzarlo tras las bambalinas de un escenario o encerrarlo entre andamios y rejas, en un recorrido laberíntico y no lineal.

En el Museo de Artes Visuales el espectador estará rodeado de silencio, lo que le permitirá observar meditativamente la manera en que la serie de los yacentes lo llevan por una ruta rítmica, sostenida y sosegada.

“Lo que plantea el recorrido es que las personas se conecten, pero cada una de las obras tiene algo por decir (…) Él ya no está, pero de alguna manera pienso que vive en su obra, después que un artista muere, sus obras permanecen para siempre, y eso es lo que está sucediendo acá”, puntualizó Salcedo.

Lorenzo, no como los otros, cuenta con el patrocinio del Banco Itaú BBA, y el apoyo de la Asociación de Amigos del Museo Nacional. La entrada es gratuita.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo