"Yo no quería ser actriz": Carolina Acevedo

Entrevista. La actriz ibaguereña que debutó a los 12 años como Violeta en el seriado ‘De pies a cabeza’, está emocionada por volver a compartir escenario con Manuel José Chaves en ‘Te quiero de aquí hasta la luna’.

Por SILVIA GÓMEZ - PUBLIMETRO

Carolina Acevedo inició su carrera en la televisión en 1993, con uno de los papeles que más ha marcado a la generación de jóvenes nacidos en los años 80: Violeta de De pies a cabeza.

Y aunque de niña soñaba con ser una importante odontóloga, la colombiana se dio cuenta que su destino ya estaba trazado por la actuación. Su participación en algunas novelas como La madre, Pobre Pablo, Francisco el matemático, Hilos de Amor y Esmeraldas, demuestran que las artes escénicas son su gran pasión.

Ahora, Carolina se encuentra en las tablas con Te quiero de aquí hasta la luna, comedia romántica que se presentará hasta el próximo 28 de mayo en Casa E. En esta producción, ella estará nuevamente compartiendo créditos con Manuel José Chaves, para poner a volar la mente de los espectadores con todas las historias que Violeta y Pablito dejaron inconclusas.

En diálogo con PUBLIMETRO, la admiradora del mítico mimo francés Marcel Marceau y del dramaturgo Jacques Lecoq, confesó –entre otras cosas- cómo fue su ingreso magistral a la pantalla chica, y lo que obtuvo de sus estudios en la importante Cambridge University de Reino Unido.

¿Es cierto que está en la actuación por casulidad?

Yo estaba montando carritos chocones en un centro comercial que acababan de abrir, porque siempre he sido como un niño desde chiquita. Yo sí veía que un montón de gente me miraba, y cuando acabé en los carritos se me acercó el director Andrés Marroquín, y me dijo que si quería trabajar en televisión… ¡Yo le dije que no! Pero mis papás terminaron llevándome a un casting en el barrio Pablo Sexto, para el personaje de Violeta de De pies a cabeza.

Pero entonces, ¿cuál era su sueño cuando estaba pequeña?

Yo quería ser odontóloga, no me veía ni como actriz, ni modelo, ni nada de eso. Recuerdo que presenté la prueba y conocí a Manuel José Chávez, y no podía creerlo porque él era muy pequeñito, y era mi novio en la serie… ¡A mi me daba pena!

La actuación le terminó gustando, y ha estudiado artes escénicas alrededor del mundo…

Gracias a Dios tuve la oportunidad de estudiar fuera del país. Uno como actor tiene que estar enriqueciéndose constantemente. Estudié a Shakespiere en 

Cambridge University en Inglaterra , clown y mimo en París, estuve en Cuba… ¡Afortunadamente tuve la oportunidad de aprender distintas escuelas!

¿Se olvidó de su meta de ser odontóloga?

Cuando regresé a Colombia, sí empecé a estudiar odontología pero me salí de la carrera cuando obtuve mi primer protagónico, que fue Pobre Pablo. Terminé como la peliteñida de Betty la Fea, solo con algunos semestres (risas).

¿Qué le dejó De pies a cabeza que aplique en la actualidad?

De pies a cabeza fue mi infancia y mi adolescencia. Mis recuerdos, aparte del colegio, son los del trabajo. Yo creo que por eso me volví responsable, porque trabajé desde muy pequeña. Considero que soy constante y trabajadora con respecto a mi pasión por la actuación.

¿La siguen llamando Violeta?

¡Me siguen llamando Violeta en la calle! Hay que superarlo (risas). Sobretodo en las redes sociales, me dicen cosas como “Violeta, sigues siendo mi amor platónico”.

¿Se le ha quedado algo de algún personaje?

Eso es muy chistoso, por ejemplo, en el papel que hice en Nuevo rico, nuevo pobre, yo terminé hablando como Rosmery. A veces, mi novio de esa época me decía “Caro, estás hablando como el personaje”… ¡Siempre algo termina pegándosele a uno! Cuando hice Comando Élite y se terminó la producción, yo era muy seria, y brava, así como la Capitán Carolina Arciniegas. 

Ningún director quería volver a apostarle a la pareja de Violeta y Pablito…

Me sorprendí cuando Manuel José me escribió que querían hacer una obra de teatro con nosotros como protagonistas. Ha sido chévere reencontrarme con él después de tanto tiempo, ya como actores grandes que crean personajes. Te quiero de aquí hasta la luna es un De pies a cabeza 20 años después, pero es completamente distinto.

Las 5 de Carolina…

Una escena difícil: Una de sexo que tuve en la segunda temporada de Narcos.

Un ritual: Ponerme crema todos los días.

El piropo más gracioso que ha recibido: “Se está abriendo el cielo con semejante angelito”.

Un personaje que se haya negado a hacer: Hasta el momento no le he dicho que ‘no’ a ninguno.

¿Y uno que repetiría?: Rosmery Peláez de Nuevo rico, nuevo pobre.

‘Te quiero de aquí hasta la luna’

La obra de teatro, que está bajo la dirección de Daniel Calderón, cuenta la historia de Julia y Pablo, dos extraños amantes que se conocieron a los siete años y se convirtieron en novios, pero estuvieron separados por 25 años. En escena, una nave espacial los espera para el anhelado reencuentro, con un pasaje comprado a la luna. Algunos inconvenientes técnicos harán del viaje toda una aventura, que pondrá a prueba el vínculo que los une.

¡Más noticias de Cultura y Entretenimiento AQUÍ!

PUB/SG

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo