Antonio Bolívar, de la Amazonía a la alfombra roja de los Óscar

El protagonista de la película cuenta cómo fue trabajar con Ciro Guerra, y asegura que no irá con "taparrabos" a la gala.

Por SILVIA GÓMEZ - PUBLIMETRO

Destacado

El abrazo de la serpiente compite en la categoría Mejor película de habla no inglesa junto a la cinta danesa A War, de Tobias Lindholm; Son of Saul de László Nemes (Hungría); Theeb, de Naji Abu Nowar (Jordania) y la francesa Mustang, de Deniz Gamze.

Aquí hay un reconocimiento a nuestra gente, a los que hacen cine. Para mí es extraño cuando en diferentes medios internacionales dicen que esta película no es colombiana, y eso me duele”, Cristina Gallego, productora de ‘El Abrazo de la Serpiente’.

Apareció esto y era como si ya lo hubiéramos vivido (…) Estamos muy orgullosos de hacer parte de esta película“, Gonzalo Córdoba, presidente de Caracol Internacional.

¿De dónde nace la idea de hacer ‘El Abrazo de la Serpiente’?

“Parte de un sueño de hace tiempo de hacer una película en la Amazonía, por el desconocimiento que tenía de esa región, pues los referentes que tenemos de ese lugar no son suficientes. Fue una intención de abrir a través del ojo mágico del cine, esa región, y mostrarla al público colombiano”, Ciro Guerra, director.

Antonio Bolívar, uno de los protagonistas de El Abrazo de la Serpiente quien interpretó a Karamakate, el último sobreviviente de su etnia; ya se encuentra en Los Ángeles para asistir a la ceremonia donde la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas reconoce la excelencia de los profesionales de esta industria.

El colombiano de 71 años, que pertenece a un pueblo originario casi extinto, está seguro que la película dirigida por Ciro Guerra va a conseguir el Oscar en la categoria Mejor película de habla no inglesa , y aunque no utilizará en la gala el tradicional “taparrabos” por consejo de “los diseñadores”, él defenderá a su raza y a comunidad, la ocaina.

Antes de recoger su traje, confeccionado por el diseñador Álvaro Reyes, Bolívar habló con PUBLIMETRO y recordó cómo se enteró de la nominación, a la cual comparó con Cannes: “Yo vivo a 8 kilómetros de Leticia, y tenía los dos televisiores dañados, pero cuando llegué a la ciudad me empezarón a decir que yo estaba en los Oscar, que iba a ganar… Pero yo no creía, porque a veces la gente lo hace burlándose. Pero luego mi hijo me contó y yo quedñe con la boca abierta, yo no sabía no que venía en camino… ¡Quedé asustado!”, expresó.

Vea también: A qué hora y en qué canal podrá ver la ceremonia de los Óscar.

Sin embargo, esta no es la primera vez que Don Antonio participa en una producción audiovisual. Hace algunos años estuvo en un documental que se realizó en la capital del Amazonas, pero esa experiencia no le dejó buenos recuerdos pues no le pagaron lo prometido. Y aunque dijo que “nunca más iba a hacer algo así”, Guerra lo convenció para que personificara a Karamakate.

“Yo hablé con don Ciro y le comenté lo que había pasado, y me dijo que él era serio en su asunto y que por eso me había buscado… Me quedé en silencio pensando en que yo había prometido que no iba a volver a hacer eso, por la mala experiencia que ya había tenido, pero don Ciro me dijo que nos iba a ir muy bien, y me pagó la mitad de los honorarios de una vez”, señaló.

La única condición que puso el actor natural para hacer parte del filme fue estar acompañado por su hijo, pues “no se sentía bien entre tanto blanco”, agregando queél sabe los nombres de los animales y de los árboles, en dialéctos indigenas y en el español… Entonces el único que podía estar conmigo era él, porque siempre quise hacer las cosas bien”.

Bolívar, por sus enseñanzas e historia de sus antepasados, es considerado como un “padre” por el equipo de producción. Incluso, la productora del filme y esposa de Guerra, Cristina Gallego, es la que más sepreocupa por él. “Ella me dice que siente que yo soy como su papá, porque soy sencillo, noble y alegre… ¡Yo le digo que entonces somos como una familia! Es más, doña Cristina ha dicho que si yo no pongo la cara y hablo, el trabajo que hicimos no llegará tan lejos”, recuerda Karamakate con una sonrisa nostálgica.

Además de actuar, el hombre también hizo de profesor y ayudó con los dialectos indígenas a Jan Bijvoet y Brionne Davis, los extranjeros que participaron en la película. “Para que aprendieran, nos dejaban solos y ellos tenían su grabadora y celular, y yo mi cuaderno y lápiz… Ellos me preguntaban alguna palabra, yo la pronunciaba y ellos la repetían”, aseguró.

Y como él confía en que traerá la estatuilla al país, ya tiene listo el discurso que dará cuando reciba el galardón: En primer lugar, agradecer a Dios, y luego a don Ciro y a los demás compañeros… De ahí en adelante, decir al mundo entero que la película está hecha en blanco y negro, porque si se hace en colores ya pierde el valor original”, serán algunas de sus palabras de agradecimiento por la labor que realizó para poder mostrarle al mundo los parajes amazónicos más bellos.

¡Más noticias de Cultura y Entretenimiento AQUÍ!

PUB/SG

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo