La Feria de abril 2012 abre la puerta con una novillada de picadores

Por Publimetro Colombia

Sevilla, 13 abr (EFE).- La Feria de Abril echa a andar hoy con una novillada con picadores que prologará un ciclo continuado cuya confección no ha estado exenta de polémica.

La Feria es la que es: un ciclo en el que se añoran nombres como los del “Juli”, José Tomás y Miguel Ángel Perera, y que, más allá del aura brillante de Manzanares o “Morante de la Puebla”, se ha convertido en la mejor pasarela de lanzamiento para toreros que podrían alcanzar la primera fila si saben aprovechar la gran oportunidad que se les presenta.

Desde esa clase media del escalafón podrían llegar las sorpresas de un ciclo que se gestó a la vez que se recrudecía la famosa guerra televisiva que terminó apartando al “Juli” de los carteles de Sevilla -además de Castellón, Valencia y Madrid-, después de haber abierto la Puerta del Príncipe en las ferias anteriores.

Sobre el ciclo que hoy comienza gravitará la tremenda cumbre escalada por José María Manzanares -que cortó la primera oreja de la temporada el Domingo de Resurrección- como oficiante del indulto del famoso toro “Arrojado” de Núñez del Cuvillo.

Ese fue el hito de los últimos lustros y se convirtió en uno de los capítulos fundamentales de una temporada, la del 2011, en la que se cacareó una quimérica unión de los estamentos del toreo que se ha hecho añicos después de la traumática reconversión del escenario televisivo.

Tal y como ha ido trascendiendo en los últimos meses, el grupo de toreros aglutinado bajo las siglas del G-10 ha introducido nuevos actores -la empresa All Sports Media- en la negociación de los derechos de televisión, que hasta ahora se negociaba directamente entre las empresas taurinas y las plataformas televisivas.

El resultado ha sido una guerra fría soterrada entre empresarios y toreros en la que se quiere dirimir el verdadero mando sobre la fiesta.

Pero hay que volver al inmenso ruedo de Sevilla para ponerle cara a este ciclo que comienza mañana: más allá del número de contratos, son “Morante de la Puebla” y Manzanares las verdaderas bases sobre la que gira todo el abono sevillano.

Hay otros toreros estabilizados en la clase alta como Talavante -el que más interés concita-, “el Cid” -que necesita ser el que fue- o Castella -con demasiados contratos para sus méritos en Sevilla- y un joven paladín, Daniel Luque, que marcó una cumbre toreando con el capote en la corrida del pasado Domingo de Resurrección, aunque aún está obligado a dar el definitivo do de pecho.

Pero la feria podría contar con otros argumentos, en otros carteles. David Mora, Iván Fandiño y Antonio Nazaré encarnan la apuesta más segura y tienen todo a favor para romper definitivamente.

Le siguen, en otra distancia y con avales por compulsar, toreros como el joven camero Esaú Fernández, el malagueño Jiménez Fortes, el mexicano Diego Silveti o el ya veterano riojano Urdiales, sin dejar de incluir en esta lista a melones sin calar como Joselito Adame, Javier Castaño o Alberto Aguilar.

El resto forma un pelotón que ya mostró hace tiempo sus virtudes y limitaciones.

También hay que hablar de un elenco ganadero equilibrado en el que tienen cabida hierros de matiz torista -Fuente Ymbro, Cuadri, Conde de la Maza, Victorino o Miura- junto a corridas del frondoso árbol de Domecq en buen momento a las que pone la guinda el imprescindible y cotizado hierro de Núñez del Cuvillo.

Un hierro que será estoqueado por “Morante” y Manzanares para dar la alternativa, no exenta de polémica, al novillero López Simón, que se ha encontrado con un regalo envenenado con el que relanzar su carrera.

La Feria de Abril no podía permanecer ajena al panorama de crisis que impera en todo el país, aunque la empresa ha mantenido idénticos planteamientos de longitud en el ciclo ferial -dieciocho festejos, del 13 al 29 de abril- sí ha recortado en el número de novilladas y otros platos secundarios, como la tradicional corrida del Corpus, reconvertida en novillada y la corrida de la Virgen de los Reyes, que desaparece del calendario.

A pesar de todo, no ha logrado evitar la sangría de abonos, que ha descendido vertiginosamente desde el 2007, año en el que se tocó techo taurino y económico.

Álvaro Rodríguez del Moral

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo