El impacto de los modelos de negocio de bajo costo en Colombia

Se trata de empresas que ofrecen productos y servicios de muy buena calidad y a precios muy bajos.

Por María Esperanza Arias Herrera

Los negocios de bajo costo o ‘low cost’ se están tomando el país y parece que la tendencia irá en aumento gracias al acogimiento que han tenido entre los colombianos.

Tiendas como D1, Justo y Bueno o Tostao han cautivado un nicho del mercado que no había sido captado antes. Pero ellos no están solos.

Otros tipos de negocio han aparecido, como las aerolíneas de bajo costo, restaurantes y gimnasios, y parece que el espacio es tan amplio que permitirá la creación de otro tipo de negocios pero bajo el mismo modelo.

Estos negocios ‘low cost’ han dinamizado la economía y han cambiado la forma de consumo del colombiano.

Para finales de 2017 la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) anunció que la participación de las tiendas de bajo costo tenían un equivalente del 6% del mercado, cuando en 2014 no superaban el 2%.

Estas tiendas se abrieron paso con D1, actualmente del Grupo Santodomingo, y luego le siguieron Ara, del grupo portugués Jerónimo Martins, y Justo y Bueno, de propiedad de los fundadores de D1.

Impacto positivo

“Estas tiendas de bajo costo le han permitido a muchos sectores de la sociedad acceder a productos y servicios básicos y a menores precios, sin renunciar a una buena calidad. Entonces creo que el beneficio ha sido grande en cuanto a permitirle a las personas adquirir productos y servicios con precios mucho más razonables que los que ofrecen las grandes cadenas”, dijo a PUBLIMETRO el economista Alejandro Useche.

Según él, esto también ha ayudado a dinamizar el comercio a pequeña escala. “Cuando hay solamente grandes superficies entonces hay dos o tres marcas que monopolizan el mercado, pero el hecho de que aparezcan nuevos competidores permite diversificar la oferta. Es decir, permite que haya más competencia entre quienes proveen estos bienes y esa competencia se ve reflejada en menores precios”, dijo.

Esta es la razón por la que en la actualidad ya se encuentran en los grandes almacenes de cadena productos de bajo costo y franquicias de gimnasios que ya ofrecen planes mucho más económicos.

En el caso de las aerolíneas, vemos cómo compañías tradicionales se pasaron al modelo de bajo costo (como el caso de Latam) y ofrecen el mismo servicio cambiando algunos detalles durante el vuelo. “Finalmente, lo que la gente prefiere es pagar menos”, afirmó Useche.

Impacto negativo

Para el experto, el primer impacto negativo que se vivió en el país empezó cuando en Colombia se impuso el modelo de las grandes superficies. “Hace unos 20 años atrás la mayoría de personas en Colombia compraba en la tienda del barrio. Pero eso cambió con la llegada de los almacenes de cadena”, manifestó.

Pese a esto, el modelo de tienda de barrio sigue vigente. “De pronto para algunas personas de estratos altos en su imaginario ya no está ir a la tienda, sin embargo para muchas personas de estratos medio y bajo sigue vigente la tienda de barrio y, de hecho, este tipo de negocios tiene un peso muy grande dentro del total del mercado”.

Luego, Useche agregó que el impacto negativo se puede generar si estas nuevas empresas de bajo costo se ubican en sitios donde compiten de manera muy directa con los pequeños negocios.

Pero “la ventaja de las tiendas es que venden cantidades muy pequeñas que no se consiguen en otros almacenes y, de hecho, las facilidades de pago como ‘fiar’ hacen que este modelo sea muy estable y no desaparezca”.

Formalidad de empleos y pago de impuestos

Finalmente, destaca que hay algo muy bueno que se genera a partir del ‘low cost’ y es la formalidad de los empleos. “Si antes había distribución de productos de manera informal en los barrios, el hecho de que se de paso a estas tiendas de bajo costo implica más formalidad en los negocios: permite a los empleados tener un contrato, con todas las prestaciones incluidas y son negocios que pagan impuestos”, señaló.

Rafael España, director de Fenalco, también coincide con el profesor Usseche al afirmar que con el crecimiento de las tiendas de bajo costo ganan los colombianos, “porque tienen la posibilidad de adquirir productos a menor precio y ganan las pequeñas y medianas empresas, que pueden suplir este mercado con nuevas marcas”, dijo a los medios.

 

PYR

Alejandro Useche

Economista, profesor de la Escuela de Administración y director del MBA de la Universidad del Rosario

En conversación con PUBLIMETRO, el profesor de la Universidad del Rosario nos explicó la clave del éxito de este tipo de negocios que se expanden rápidamente en el país.

¿Cómo funciona el modelo ‘Low cost’?

Desde hace ya un par de años en Colombia se ha venido presentando un incremento de estos negocios denominados de bajo costo. La principal estrategia de estas tiendas consiste en abrir locales donde los clientes consigan productos de marca propia o servicios a menores precios para el consumidor. Otra estrategia se basa en buscar locales pequeños y no muy elegantes o muy decorados, porque están enfocados es en llegarle a un público que está más interesado en los precios y los descuentos que en todo el ambiente del local.

Este es un modelo que se basa mucho más en la optimización de los costos.

¿Cuándo llegó a Colombia?

Desde el 2009 comenzó un crecimiento de este tipo de negocios, empezando seguramente con D1 en Colombia. Comenzaron dentro de los barrios y no en los centros comerciales, tratando de meterse dentro de la cultura del día a día de la gente e intentando llegar en reemplazo de las tiendas de barrio, por ejemplo en el caso de las tiendas, pero desde ese entonces para acá han tenido un crecimiento bastante grande y una expansión estratégica.

¿A qué público le apuntan?

En principio la gente pensaría que estos negocios apuntaban a personas de menores ingresos. Sin embargo, un fenómeno que se está dando es que estos negocios se están expandiendo por todos los sectores de las ciudades, desde el estrato 1 hasta el 6, además con muchísimo éxito.

Inicialmente le apuntaban a los estratos medio y bajo y la sensación de la gente al comienzo era de negocios de baja calidad. Pero luego la mentalidad fue cambiando hasta lograr un buen posicionamiento en los estratos altos.

Estos son los negocios de bajo costo en el país:

*Tiendas

-Ara

-D1

-Justo y Bueno

*Gimnasios

-Smart Fit

-Stark Gym

*Aerolíneas

-Viva Colombia

-Wingo

-Latam

*Restaurantes

-Justo y Bueno

-Deliz

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo