Japón intensifica de manera inesperada su agresivo plan de estímulo monetario

Por Publimetro Colombia

Tokio, 31 oct (EFE).- El Banco de Japón (BoJ) anunció hoy de manera inesperada que intensificará su ya de por sí agresivo programa de estímulos para impulsar el crecimiento de la tercera economía del mundo y alcanzar su objetivo inflacionario.

“Con esta decisión mostramos nuevamente nuestra firme determinación a salir de la deflación”, dijo hoy el gobernador del banco emisor nipón, Haruhiko Kuroda, tras realizar un anuncio que tuvo en efecto inmediato en los mercados y situó al yen en caída libre frente al dólar.

El BoJ desveló que acelerará entre 10 y 20 billones de yenes (71.866 millones de euros/90.491 millones de dólares) el ritmo anual al que pretende incrementar la base monetaria.

De este modo el programa de compra masiva de activos conllevará operaciones para incrementar la liquidez del sistema financiero nipón “en unos 80 billones de yenes” al año, según explicó la entidad en un comunicado.

Este estímulo adicional llega en un momento en que la recuperación de la economía nipona parece haberse estancado debido al parón en el consumo (principal componente del PIB de Japón) tras una histórica subida del IVA aplicada el pasado abril.

En este sentido, Kuroda explicó que “se ha alargado más de lo esperado el periodo de reacción al incremento del impuesto sobre el consumo”- el primero en 17 años- y aseguró que es un “momento crítico” para conseguir una subida mantenida de los precios.

La junta de política monetaria del BoJ volvió a subrayar que la economía nipona “continúa recuperándose moderadamente” y que “se espera que siga creciendo a un ritmo por encima de su potencial”.

Sin embargo, apuntó que la debilidad que ha mostrado la demanda tras la subida del IVA en Japón y la “sustanciosa caída de los precios del crudo” han ejercido una presión negativa sobre el índice de precios al consumo (IPC).

Esta misma mañana, el Gobierno nipón publicaba unos decepcionantes datos sobre la demanda interna, que revelaban que el gasto de los hogares correspondientes a septiembre cayó por sexto mes consecutivo.

El propio banco emisor en su informe semestral rebajó hoy en medio punto su previsión de crecimiento para el país asiático hasta situarla en el 0,5 por ciento.

Para el actual ejercicio fiscal, que Japón concluye en marzo de 2015, el BoJ recortó también en dos décimas sus espectativas sobre la subida de precios hasta el 1,7 por ciento, lo que aleja la meta de Tokio de lograr una inflación del 2 por ciento en 2015.

La decisión de ampliar el programa de flexibilización no contó sin embargo con consenso, ya que de los nueve miembros de la junta de política monetaria de la institución cinco votaron a favor y cuatro lo hicieron en contra.

El anuncio ha tenido efectos inmediatos en los mercados poniendo de manifiesto que los inversores aguardaban con ansiedad la medida desde hace meses ante el aparente parón económico.

A los pocos minutos de conocerse la noticia, la Bolsa de Tokio se disparó hasta su máximo en siete años, al ganar un 5 por ciento y sumar casi 800 puntos.

Por su parte, la moneda local se desplomó hasta niveles de enero de 2008 frente al dólar, que se cambiaba en 111 yenes.

Como parte de su plan, la entidad monetaria también decidió hoy ampliar el plazo de madurez medio de los bonos de deuda nipona que adquirirá a partir de ahora hasta en torno a 7-10 años (hasta 3 años más comparado con el anterior tope).

Con su programa de compra de deuda pública y de activos financieros de mayor riesgo, el BoJ busca lograr una subida de precios media de en torno al 2 por ciento interanual en 2015 y acabar con el ciclo deflacionario de casi dos décadas en el que ha estado sumergido Japón.

Este agresivo plan de estímulo monetario puesto en marcha en abril de 2013 está considerado una de las tres piezas fundamentales dentro de la conocida “Abenomics”, la estrategia de crecimiento ideada por el primer ministro conservador Shinzo Abe.

El Gobierno nipón aplaudió hoy de manera unánime la sorprendente decisión del banco emisor al considerar que ayudará a impulsar la economía del país.

Ramón Abarca

Tokio, 31 oct (EFE).- El Banco de Japón (BoJ) recortó hoy en medio punto su previsión de crecimiento para la tercera economía del mundo hasta situarla en el 0,5 por ciento para el actual ejercicio fiscal, que en el país asiático concluye en marzo de 2015.

Del mismo modo, recortó en dos décimas su estimación para la subida de precios a lo largo del próximo ejercicio hasta dejarla en el 1,7 por ciento interanual, lo que aleja la meta de lograr una inflación del 2 por ciento en 2015, tal y como explicó hoy en su informe semestral de perspectiva económica.

La entidad informó de la rebaja de sus previsiones el mismo día en el que anunció una ampliación de su programa de estímulo activado en abril de 2013.

Tanto las modificaciones de sus estimaciones como la ampliación de estímulos viene motivadas por el parón en la demanda, principal motor de la economía nipona, provocado por la subida del impuesto sobre el consumo (la primera en 17 años) del pasado 1 de abril.

Esto, unido la caída de precios del crudo, ejerce en los últimos tiempos una presión deflacionaria sobre el país asiático, que trata de dejar atrás un ciclo de 15 años de crecimiento negativo en los precios.

En cualquier caso el BoJ estima que Japón seguirá “creciendo a un ritmo por encima de su potencial” pese a estos factores y que su objetivo inflacionista se alcanzará “durante el ejercicio o en torno al ejercicio fiscal 2015”, tal y como estaba previsto, con la activación de este paquete de flexibilización monetaria adicional.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo