Disturbios y heridos en marcha de apoyo a la huelga agropecuaria en Colombia

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 29 ago (EFE).- Miles de colombianos agrupados en distintas organizaciones sociales marcharon hoy en varias ciudades del país en apoyo a la huelga agropecuaria, manifestación que terminó en disturbios con más de un centenar de lesionados en el centro de Bogotá y otros lugares.

Vestidos de ruana como símbolo de solidaridad con los campesinos y al son de cánticos como “queremos chicha, queremos maíz, multinacionales fuera del país” o “paro sí hay”, los manifestantes procedentes de distintos puntos de la ciudad confluyeron en la carrera séptima hasta la Plaza Simón Bolívar, sede de los tres poderes.

La concentración en la céntrica plaza bogotana fue dispersada por la Policía con chorros de agua y gases lacrimógenos para controlar a grupos que arrojaban piedras contra los agentes y contra los comercios y bancos del sector.

Según la Alcaldía de Bogotá, al menos 147 personas sufrieron lesiones en los desórdenes, que también dejaron un número no precisado de detenidos.

La capital congregó la protesta más multitudinaria de todo el país con alrededor de 300.000 personas, según los organizadores, cifras que no fueron contrastadas por las autoridades.

Incidentes violentos, con heridos y detenidos se presentaron también en las localidades de Suba, Bosa y Ciudad Bolívar en la periferia de Bogotá, donde las autoridades decretaron el toque de queda para controlar la situación. En las dos últimas se decretó la Ley Seca.

La Policía indicó que en todo el país hubo 48 marchas y la situación más “crítica” se registró en Barbosa, municipio del departamento de Antioquia, donde mineros en huelga destruyeron semáforos, atacaron comercios y las instalaciones de la papelera Kimberly.

La marcha se realizó tras once días de protestas en el sector agropecuario que han llevado al corte de numerosas vías en todo el país y han afectado el abastecimiento de alimentos en pueblos y ciudades.

La huelga fue convocada por el movimiento Dignidad Cafetera y secundada por otros sectores del campo, camioneros y trabajadores de la salud, con un pliego nacional de demandas, entre las que denuncian la competencia desleal de las importaciones y el contrabando, el alto precio de los insumos o las dificultades para acceder a créditos.

La jornada de apoyo a la huelga coincidió asimismo con el tercer día de negociaciones sin éxito entre representantes del Gobierno y de los campesinos en Tunja, capital del departamento de Boyacá, uno de los más afectados por las protestas.

“Ingresamos al undécimo día de paro y aun no se ha llegado a acuerdos a pesar de los anuncios del señor presidente de la República”, señaló un comunicado de los líderes del campesinado.

Horas antes del inicio de la marcha, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, afirmó que el país atraviesa “una tormenta” al referirse a la ola de protestas y disturbios.

“Las protestas que estamos viendo son válidas y hay soluciones de corto, mediano y largo plazo y eso es lo que nos toca poner en marcha, nos toca afrontar”, aseguró el mandatario, que confirmó medidas para los campesinos como la reducción a cero de los aranceles a los fertilizantes, refinanciación de créditos y la imposición de salvaguardas a algunos productos del campo importados.

Según Yule Anzueta, portavoz de la Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdo (MIA), “el Gobierno no quiere resolver el problema, reconoce que hay una crisis, pero no plantea soluciones”.

En su opinión, “con la baja de los aranceles a los insumos no se va a resolver nada porque el problema agropecuario es mucho más profundo y no sólo contempla el sector productivo, sino que demanda atención en educación, salud, y vivienda”, dijo a Efe.

“Todo el agro se está quebrando y eso afecta a todos los colombianos en tanto se acaba la soberanía alimentaria del país”, declaró a Efe el portavoz de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (Mane), Sergio Fernández, quien resaltó la importancia de unir esfuerzos y anunció una nueva oleada de protestas estudiantiles para los próximo meses.

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Luis Alejandro Pedraza, explicó por su parte que lo de hoy fue “una convergencia de organizaciones sociales contra el modelo económico y los Tratados de Libre Comercio”.

Bogotá, 29 ago (EFE).- Un joven de 16 años murió hoy violentamente en una localidad de Bogotá en hechos al parecer relacionados con desórdenes que se presentaron luego de las marchas en apoyo a un paro agrario que cumple once días, informaron fuentes oficiales.

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro,señaló a través de su cuenta en Twitter que el muchacho falleció en el barrio La Gaitana, de la localidad de Suba, en hechos que son materia de investigación.

Esta es la sexta víctima mortal que se registra en Colombia en hechos relacionados con el paro convocado por sectores cafeteros y a la que se sumaron cultivadores de diferentes productos,productores de leche, mineros y algunas camioneros.

La alcaldesa de Suba, Marisol Perilla, señaló a la página electrónica del diario El Espectador, de Bogotá, que el menor murió tras recibir un impacto de bala, sin embargo, advirtió que “la muerte del menor es objeto de investigación”.

Explicó que la muerte se produjo luego de una asonada en el barrio La Gaitana, de la localidad de Suba, en donde un grupo de manifestantes “rodeó el CAI y se enfrentó a los policías”. En los enfrentamientos, según la funcionaria, “al menos seis policías resultaron heridos”.

Según la Alcaldía de Bogotá, al menos 147 personas sufrieron lesiones en los desórdenes, que también dejaron un número no precisado de detenidos.

La capital congregó hoy la protesta más multitudinaria de todo el país con alrededor de 300.000 personas, según los organizadores, cifras que no fueron contrastadas por las autoridades.

La Policía indicó que en todo el país hubo 48 marchas y la situación más “crítica” se registró en Barbosa, municipio del departamento de Antioquia, donde mineros en huelga destruyeron semáforos, atacaron comercios y las instalaciones de la papelera Kimberly.

La marcha se realizó tras once días de protestas en el sector agropecuario que han llevado al corte de numerosas vías en todo el país y han afectado el abastecimiento de alimentos en pueblos y ciudades.

Bogotá, 29 ago (EFE).- El ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, denunció que en las marchas de hoy en apoyo a los campesinos en huelga desde hace once días hay personas infiltradas al servicio de intereses oscuros y de la guerrilla de las FARC.

Pinzón hizo las declaraciones al concluir una reunión en la Casa de Nariño con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en la que también estuvieron altos mandos de la Policía y del Ejército evaluando la situación del país tras una jornada de manifestaciones que terminó en disturbios con heridos y detenidos en Bogotá y otros lugares.

“No hay ningunas palomitas. Hay vándalos, criminales al servicio de intereses oscuros por supuesto al servicio de las FARC”, subrayó.

El ministro indicó en una alocución transmitida por radio y televisión que esos infiltrados han generado hechos de “violencia inaceptables” y que presionan al campesinado para que no haya acuerdos de ninguna especie en las mesas de negociación con el Gobierno.

Según el ministro, las amenazas han llegado hasta los alcaldes y otras autoridades “para que no se avance en las negociaciones”.

Señaló que producto de esa violencia “inaceptable para el país” en las manifestaciones de hoy tres policías resultaron heridos a bala.

Pinzón, que invitó “a los colombianos y a todos los manifestantes a que se vayan a sus casas”, dijo que habrá un refuerzo militar en algunas ciudades para garantizar la seguridad.

“Vamos a elevar los dispositivos de presencia militar en ciertas ciudades para darle esa confianza y esa tranquilidad que merecen todos los colombianos y que no vamos a permitir que un puñado de criminales quiera desestabilizar”, aseguró.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo