Lan y Tam concluyen fusión y nace Latam, la mayor aerolínea de Latinoamérica

Por Publimetro Colombia

Santiago de Chile/Sao Paulo, 22 jun (EFE).- La chilena Lan y la brasileña Tam concluyeron hoy la fusión que anunciaron en agosto de 2010 y que dio como resultado la creación de Latam, la mayor aerolínea de América Latina y uno de los diez principales grupos mundiales de transporte aéreo.

Ambas compañías completaron con éxito el intercambio de acciones en la bolsa de Sao Paulo, el último paso del proceso de fusión, según informó la nueva aerolínea en un comunicado.

Los accionistas de Tam canearon el 99,9 por ciento de sus títulos en la oferta por acciones de Lan, a razón de 0,9 acciones de Lan por cada una de Tam.

Según un comunicado de la bolsa de Sao Paulo, la oferta pública por el canje de acciones registró un volumen financiero de 3.120 millones de reales (unos 1.520 millones de dólares).

Se negociaron 7.761.078 acciones ordinarias de Tam al precio de 52,50 reales (unos 25,5 dólares) por acción y un volumen financiero de 407,45 millones de reales (unos 198 millones de dólares).

Además, fueron negociadas 21.962.811 acciones preferenciales por valor de 52,50 reales por acción y un volumen de 1.153 millones de reales (unos 561 millones de dólares).

El vicepresidente ejecutivo de Lan, Enrique Cueto, aseguró que la creación de Latam Airlines Group es “una oportunidad para llevar Sudamérica al mundo” y le permitirá al grupo posicionarse para operar “en un escenario cada vez más competitivo”.

En tanto, el vicepresidente de Tam, Mauricio Rolim Amaro, subrayó que la fusión generará un “mayor valor para los accionistas” y constituirá una aportación “el desarrollo económico, social y cultural” de la región.

Con un valor bursátil superior a los 12.500 millones de dólares, la aerolínea Latam cuenta con una flota de 310 aviones y ofrecerá a sus pasajeros cerca de 150 destinos en 22 países.

En el negocio de carga, la compañía llegará a 169 ciudades en 27 países y tendrá acceso a “la red más amplia de rutas de América Latina y conectada con los principales destinos en el mundo”, indicó Latam.

La nueva compañía tiene más de 51.000 empleados y se estima que sus ingresos anuales superarán los 16.000 millones de dólares en 2014.

Este monto incluye el aumento de cerca de 700 millones de dólares anuales que generarán las sinergias que se derivarán del proceso de fusión a partir del cuarto año de asociación.

Durante los doce primeros meses, Lan y Tam estiman que las sinergias ascenderán a entre 170 y 200 millones de dólares, aunque en este periodo Latam tendrá gastos por una cifra similar por los costos asociados al cierre de la transacción.

En cuanto a la estructura corporativa de la nueva firma, Mauricio Rolim Amaro será el presidente del Consejo de Administración de Latam, mientras que el chileno Enrique Cueto estará a cargo de la Presidencia Ejecutiva.

Enrique Cueto subrayó que cada empresa del grupo mantiene sus centros de operaciones actuales en Santiago y Sao Paulo, y seguirá operando con sus marcas.

“Este es el comienzo de un largo viaje y los beneficios para nuestros clientes se irán incorporando gradualmente, a medida que avance la integración de ambas compañías”, señaló Cueto.

El proceso de fusión entre Lan y Tam se ha prolongado por casi dos años desde su anuncio, periodo durante el cual ambas firmas han obtenido los permisos requeridos por los organismos reguladores de cada país.

En septiembre del año pasado, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) chileno aprobó la operación, aunque le exigió cumplir once medidas de mitigación, entre ellas renunciar a algunas frecuencias de vuelo y renunciar al menos a una de las alianzas globales en que participan Lan y Tam.

Las dos aerolíneas recurrieron ante la Corte Suprema tres de las medidas de mitigación por considerarlas “ilegales y en algunos casos inconstitucionales”, aunque el tribunal rechazó la petición.

Tras recibir la aprobación del organismo antimonopolios de Brasil (Cade) y de la Comisión de Valores de Estados Unidos, Lan y Tam iniciaron el 10 de mayo pasado el canje de acciones, que el martes de la semana pasada fue extendido hasta la jornada de hoy.

Santiago de Chile, 22 jun (EFE).- La fusión entre la brasileña Tam y la chilena Lan asociará a dos gigantes de la aviación que juntas copan ya el 15 % del tráfico aéreo en Latinoamérica y consolida la tendencia a la integración de grandes aerolíneas ya vista en Estados Unidos y en Europa.

La operación culminó hoy en la bolsa de Sao Paulo con el cierre de la oferta pública para que los accionistas de Tam canjearan sus participaciones por papeles de Lan.

Esta integración dará lugar a Latam Airlines Group, con 51.600 empleados y que se convertirá en la aerolínea de mayor capitalización bursátil del mundo, con un valor de 12.556 millones de dólares e ingresos anuales consolidados por valor de 13.200 millones de dólares.

Las compañías han previsto que la fusión generará sinergias de entre 600 y 700 millones de dólares, si bien en el primer año de la fusión repercutirán la mayor parte de los costos, que se estiman entre 170 y 200 millones de dólares.

“Si uno pudiera decir qué gana cada uno, creo que Tam se apropia de la eficiencia de Lan, de su administración y de su visión estratégica, y Lan gana escala y acceso a nuevas rutas”, señala a Efe Francisco Castañeda, economista de la Universidad de Santiago de Chile.

Según este experto, “los altos precios de los combustibles, la búsqueda de compartición de activos, de marca y de conocimiento y la integración de los mercados” hacen de las fusiones una “tendencia inevitable”.

“La fusión aérea es una tendencia global”, recalca a Efe Patricio Sepúlveda, vicepresidente regional para América Latina y el Caribe de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, en sus siglas en inglés).

Sepúlveda recuerda que, en Europa, British Airways y Iberia se unieron bajo la marca International Airlines Group (IAG) y Air France y KLM confluyeron en Air France-KLM.

En Estados Unidos, en tanto, Delta Air Lines se asoció en 2008 con Northwest Airlines; United Airlines se fusionó en 2010 con Continental Airlines, y Southwest Airlines adquirió en marzo pasado AirTran.

A ellas se sumó US Airways, que en abril anunció el inicio de su proceso de fusión con American Airlines, en bancarrota.

Aunque señala que IATA no hace comentarios sobre fusiones específicas, Sepúlveda destaca que en general “estas operaciones crean compañías más grandes que son capaces de ofrecer a sus clientes acceso a una red más amplia de destinos”.

“Además, la fusión puede dar como resultado compañías con finanzas más sólidas que están mejor preparadas para hacer frente a los altibajos de los ciclos económicos”, añade.

Aun así, Sepúlveda apunta que el mercado aéreo continúa altamente fragmentado: en 2011 existían aproximadamente 800 líneas aéreas en todo el mundo.

Según cifras de la IATA, en marzo Tam representó el 9,6 % del tráfico total desde, hacia y dentro de América Latina y el Caribe, mientras que el grupo Lan, incluidas sus filiales en Argentina, Colombia, Ecuador y Perú, absorbió el 5,8 %.

Así, entre las dos aerolíneas copaban ya un 15,4 % del tráfico total en la región.

Estas cifras corresponden al número total de kilómetros-asientos disponibles, que se obtiene multiplicando la cantidad de asientos disponibles en cada trayecto por la distancia en kilómetros volada por él.

Detrás de ellas se sitúan American Airlines (7,5 %), Air France-KLM (6,1 %), la brasileña GOL (5,9 %), United Airlines (4,5 %), Delta (4,2 %), Avianca-Taca (4,2 %), Iberia (4,1 %), Aeroméxico (2,8 %), la panameña COPA (2,7 %) y la estadounidense Jetblue (2,1 %).

Fuera de esa lista, al estar por debajo del 2 %, quedan otras compañías históricas, como Aerolíneas Argentinas, adquiridas primero por Iberia y después por el Grupo Marsans, y más tarde expropiadas por el Gobierno argentino.

Otras aerolíneas de la región han pasado también por fuertes turbulencias en años recientes.

El grupo Med Atlántica, conformado en un 80 % por inversores mexicanos, adquirió en mayo el 95 % de Mexicana de Aviación, que suspendió sus actividades en agosto de 2010 debido a una crisis financiera.

Por esta misma causa, la privada Aerosur, que en su momento fue la más importante de Bolivia, paralizó entre abril y mayo todas sus operaciones.

La uruguaya Pluna pasa también por problemas financieros y el Estado, dueño de un 25 %, espera ahora conseguir un socio “con respaldo” que asuma el 75 % restante después de la salida, esta semana, del grupo argentino Leadgate y a la espera de que el otro accionista, la canadiense Jazz, acepte la oferta de hacerse cargo de todo el negocio.

Por su parte, la colombiana Avianca y la centroamericana Taca ya emprendieron en 2009 el camino de la integración, el mismo que ahora culminaron Lan y Tam, lo que acentúa la concentración en el mercado aéreo regional.

El economista Francisco Castañeda cree, sin embargo, que esta fusión “no necesariamente se va a traducir en mayores precios”. “No es blanco o negro: hay rutas más competitivas y otras donde efectivamente habrá un poder monopólico”, advierte.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo