logo
Destacado TV

La alcaldesa Claudia López anunció la firma del primer Acuerdo de Conservación con un privado para consolidar la reserva Thomas van der Hammen. (Video) La conservación de la Reserva Thomas Van der Hammen comienza a hacerse realidad.

El pacto fue realizado con la sociedad Camelia S.A.S., propietaria del predio Hacienda La Conejera, y tiene como objetivo la conservación de 19,24 hectáreas mediante la implementación de actividades de restauración ecológica.

“Este es un primer ejemplo de que sí podemos llegar a acuerdos con privados para conservar y proteger la reserva, los predios son en su mayoría privados y queremos compartir este propósito generacional, para que esas 1395 hectáreas lleguen a ser el mayor bosque urbano de Bogota, Colombia y America. Es un ejemplo de que podemos, de que no es un propósito de un gobierno sino de ciudad, de sociedad y de generación”, dijo la alcaldesa.

Agregó que la meta es dejar por lo menos 100 hectáreas de reserva protegidas y conservadas.

(Video) La conservación de la reserva Thomas Van der Hammen comienza a hacerse realidad

El sector de la Hacienda La Conejera, donde se alcanza este primer acuerdo, tiene características ecológicas, ambientales y culturales que se deben proteger y conservar para garantizar la conectividad de la reserva con otros elementos de la Estructura Ecológica Principal para, de esta manera, aumentar el hábitat de diferentes especies, prioridad para sus propietarios quienes se mostraron comprometidos con esta iniciativa.

La Reserva Forestal Regional Productora del Norte de Bogotá D.C. Thomas van der Hammen fue declarada en 2011 para garantizar la conectividad de los Cerros Orientales con el río Bogotá, actuar como barrera ante los procesos de conurbación y ser un pulmón en el borde norte de la ciudad.

Esta área es el hábitat y hogar de paso de 11 especies de mamíferos, 23 de mariposas, diferentes aves -entre las que se destacan 24 acuáticas-, y otros animales.
Además, en su suelo se albergan cerca de 200 especies vegetales entre las que se encuentran la vegetación de los cuerpos de agua, herbazales y zonas de bosque.

Una reserva consolidada asegurará la conexión de pequeños y debilitados parches de coberturas propias del paisaje sabanero y permitirá continuar con la conectividad de la parte oriental del río con los cerros de Cota y Chía, en particular con los ecosistemas del Cerro del Manjui.