¿Se desapareció dinero para el fútbol aficionado que giró la Federación Colombiana?

Por Román Gómez

En momentos de crisis económica cualquier ayuda es bien recibida. El deporte en Colombia es una de las industrias más afectadas por la pandemia, entre ellas el fútbol, del cual no rueda el balón desde inicios de marzo en todo el país. Al igual que los clubes profesionales, el fútbol aficionado está viviendo las duras y las maduras, esperando solución de los entes superiores para subsistir mientras transcurre la crisis.

Por tal razón se recibió con esperanza la entrega de 5.144 millones de pesos por parte de la Federación Colombiana de Fútbol a la Difútbol, con el ánimo de aliviar las economías malogradas de las ligas departamentales. El monto hizo parte de un total de 16.000 millones de pesos entregados por la FCF tanto para la liga profesional (Dimayor) y la práctica amateur.

Como era de esperarse, el grueso de ese dinero fue entregado a los clubes profesionales, un total de 10.856 millones de pesos. La plata fresca, producto de lo recaudado en los últimos años sobre todo por la Selección Colombia como producto, consiguió que la crisis que viven los equipos más reconocidos del país se apaciguara, a la espera de llegar a un acuerdo con el Gobierno nacional  para continuar el campeonato lo más pronto posible, a puerta cerrada.

Sin embargo, las ligas departamentales no tuvieron tal fortuna y sufren los estragos de la crisis. De los más de 5.100 millones de pesos destinados al fútbol aficionado solo 2.044 millones llegaron a buen puerto, insuficientes para calmar la crisis económica entre empleados y jugadores que representan a los departamentos en la categoría de desarrollo del fútbol nacional.

¿Dónde está el resto de la plata? A ciencia cierta no se sabe, pero hay un señalado por la desaparición de ese los poco más de 3.000 millones de pesos que hacen falta. Nada más y nada menos que el mandamás de la Difútbol, Álvaro González Álzate, representante del fútbol aficionado en el comité ejecutivo de la Federación.

Uno de los cuestionamientos directos a González Álzate llegó por parte del periodista deportivo y director editorial de Publimetro, Alejandro Pino Calad, quien en las redes sociales del programa La Titular de Canal Uno consultó de manera abierta al pope de la Difútbol sobre el paradero de esos dineros.

Por otro lado, el también periodista deportivo Iván Mejía Álvarez acusó de manera abierta vía Twitter a González Álzate, con quien sostiene discrepancias desde tiempo atrás. Según él, Difútbol se quedó para sus arcas, sin especificar, con los 3.000 millones de pesos desaparecidos. “Con ese nefasto personaje, de todos conocido, piensa mal y acertarás”, añadió el retirado comentarista.

Lo cierto es que más allá de las denuncias periodísticas, varios representantes a la Cámara de Representantes de cada departamento firmaron una carta enviada al ministro de deporte, Ernesto Lucena. En ella, le piden al ministerio que se haga cargo de la situación e investigue de manera formal el manejo de esos recursos, que tienen con exhaustivos problemas económicos a las ligas regionales.

Juan Diego Echavarría, Henry Correal, Jairo Humberto Cristo, Carlos Acosta, John Murillo, Faber Muñoz, María Cristina Soto, Norma Hurtado, Jennifer Kristin Arias y Fabián Díaz Plata son los representantes que firmaron el pedido al Ministerio, que hasta el momento no se pronunció al respecto para los pasos a seguir en la investigación.

Asimismo, aprovecharon para pedirle a Lucena que interceda ante la Dimayor para que el fútbol aficionado pueda obtener recursos del dinero girado por la Conmebol en el plan Evolución, como auxilio a los clubes profesionales. Como formadores de gran parte de los jugadores que llegan a los rentados nacionales, los representantes creen que a la Difútbol le corresponde una parte de esos dineros para luego repartirse entre las diferentes ligas locales.

En defensa, Álvaro González habló con CM& y dio su punto de vista, contrario a la versión periodística y los representantes a la cámara que preguntan por ese dinero. "Aparece circulando una carta que demuestra que desconocen totalmente a la Federación, la Difútbol y la Dimayor que son entidades privadas, con presupuesto privado y que no reciben aporte del Estado desde hace más de 50 años y por consiguiente son sus asambleas quienes tienen que establecer la forma que se van a asignar y en el presupuesto cuáles gastos se van a ejecutar. No haremos en lo inmediato ningún aporte económico para clubes deportivos aficionados del país porque le corresponde es a los diferentes departamentos destinar esos aportes", aseguró.

En un momento donde cada peso cuenta el doble, las ligas aficionadas sacan pecho y le dan valor a la etapa formativa de los cracks que nutren al fútbol profesional colombiano. Por eso, reclaman que no les hagan conejo. Adentro parece que hay un virus y no es el COVID-19, sino la corrupción.

Siga a Publimetro Colombia en Google News

También le puede interesar:

Loading...
Revisa el siguiente artículo