Ciclismo en cuarentena

"Los ciclistas volvieron a sus hogares, montaron sus bicicletas en los rodillos y simuladores, y comenzaron una carrera por no perder forma ante la incertidumbre de cuándo volverían las competencias": Caballito de Acero

Por Caballito de acero

En toda la historia, solo los tanques de guerra, las balas y las bombas que caían sobre Europa pararon las carreras ciclísticas. Desde entonces, solo un par de días con mal clima cancelaron algunas competencias. Hoy una pandemia mundial ha puesto al ciclismo en reposo.

Adam Yates era el líder del UAE Tour el día que Tadej Pogacar hizo otro de esos ataques que a los aficionados nos hacen afirmar que se viene una gran década para el ciclismo. Quedaban dos etapas para los velocistas en lo que se presentaba como un gran año. La organización del UAE Tour canceló la competición. Todos los equipos y corredores quedaban en cuarentena mientras se corrían las pruebas para COVID-19.

Unas semanas después se declaraba la pandemia. París-Niza terminó una etapa antes de lo presupuestado, y los organizadores de diferentes carreras comenzaron a sostener reuniones con autoridades regionales y nacionales. El ciclismo se ponía en cuarentena. Los ciclistas volvieron a sus hogares, montaron sus bicicletas en los rodillos y simuladores, y comenzaron una carrera por no perder forma ante la incertidumbre de cuándo volverían las competencias.

En medio de una crisis sanitaria mundial, los aficionados al ciclismo ya tuvimos el primer golpe. Como es habitual, el tercer sábado de marzo estábamos esperando el primer monumento: la Milán – San Remo. Este año el coronavirus, que ha afectado especialmente la región de Lombardia en el norte de Italia; hizo que se cancelara la carrera. El 21 de marzo de 2020 la Cipressa y el Poggio de San Remo no vieron ni a un ciclista. A la Milán-San Remo ya se sumó la cancelación del Tour de Flandes, de Lieja – Bastoña – Lieja de la París-Roubaix y quizás un golpe comparable, el aplazamiento de los Juegos Olímpicos

Pero no es la primera vez que los monumentos se cancelan. Tanto ciclistas como aficionados han atravesado años sin que estas rutas sean surcadas. Cuando Europa fue un campo de batalla durante dos guerras mundiales muchas de estas carreras pararon. La única que se mantuvo a pesar de la Segunda Guerra Mundial fue el Tour de Flandes, pero es que los belgas viven el ciclismo de otra manera.

A las ediciones canceladas de los monumentos por las dos guerras mundiales, el 2020 se sumará como el año en que una pandemia puso al ciclismo en cuarentena.

Por: Pedro J. Velandia / @acerocaballito

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo