¡El rey de la Copa! Barcelona goleó y llegó a su sexta final consecutiva

Por Román Gómez

El día en que se quemaron las banderas. Real Madrid y Barcelona hicieron de su clásico el más grande del mundo sobre todo por la defensa de sus estilos.

El uno, sinónimo de opulencia. El derroche de dinero, la compra excesiva de estrellas, el señorío y la estirpe oligarca, combinadas con el pragmatismo que desde el nuevo milenio se impuso en la ‘casa Blanca’.

Por el lado catalán, el respeto al buen juego. La historia de Johann Cruyff, de Frank Rijkaard, de Pep Guardiola… la alabanza al trato de la pelota y la preponderancia de la estética por sobre el resultado.

Esos libros guardados en la biblioteca del fútbol se quemaron en el Santiago Bernabéu, por la semifinal de la Copa del Rey. En la ida, el 1-1 en el Camp Nou presagió un enfrentamiento ofensivo. Además, la vuelta óptima de Lionel Messi, quien en el primer choque jugó un puñado de minutos y en precarias condiciones físicas, era garantía de espectáculo.

Pero no fue así. El culpable, Ernesto Valverde. Poco le interesó al entrenador del Barça el estilo depurado que desde el club pregonan. Armó dos líneas de cuatro, con Lionel Messi y Luis Suárez aislados, esperando en un desierto de piernas blancas algún oasis para coronar una ocasión de gol.

Del lado del Madrid, grata sorpresa el planteamiento de Santiago Solari. El conjunto local presionó alto y tuvo a un Vinicius Junior inspirado, que perforó la defensa catalana cada vez que quiso en el primer tiempo. Una mitad en la que el conjunto culé no pateó al arco, porque no quiso y porque no pudo.

Sin embargo, aquel equipo que solía contratar a los mejores goleadores del mundo, este año pecó de austero y lo pagó caro. Cristiano Ronaldo se fue y sus goles no fueron reemplazados. La responsabilidad recaló en ‘Vini’, quien aunque lo hizo bien, le faltan ribetes para ser el crack que está llamado a ser.

Esa falta de contundencia no la perdonó el Barcelona. En la primera oportunidad clara que tuvo, al minuto 50, Luis Suárez anotó y puso la eliminatoria cuesta arriba para los merengues.

El jaque mate llegó al 69’. Ousmane Dembélé aprovechó su velocidad, sirvió a Suárez, pero Raphael Varane metió el balón en propia puerta.

La frutilla del postre llegó al  final, con un penal que ejecutó Suárez y 3-0 final.

Ganó el Barça, pero sin las banderas que supo pregonar  en su rica historia.

Video de los goles del Real Madrid vs Barcelona semifinal Copa del Rey 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo