Las reformas al FPC que debe traer el canal Premium

Por Román Gómez

Es un hecho: en 2019 desembarcará el fútbol Pay-Per-View a la Liga Águila y los torneos Dimayor. Será un recurso nunca usado en la historia de Colombia, pero con mucho asidero en otros países.

La fecha anunciada es a partir de julio, durante el segundo semestre del próximo año. Los equipos creen que este modelo significará la salvación económica de varias instituciones, que en muchos casos es precaria.

El modelo premium ha sido exitoso en otras latitudes. Por supuesto, la primera cualidad para serlo viene intrínseca en el hincha del fútbol: la pasión. Sin importar lo costos, está demostrado que el fanático de verdad paga para ver a su equipo, siempre que los resultados deportivos acompañen.

Sin embargo, para que el canal premium tenga acogida en las otras ligas, llevaron a cabo algunas reformas y reglamentos que hicieron que el producto fuese vendible y a la vez mejorará el producto.

Tribunas llenas o ‘hay tabla’

Uno de los precursores del fútbol codificado en el mundio es el fútbol español. Allá existe el premium desde la temporada 1996-97. No obstante, fue desde la asunción de Javier Tebas (2013) en  que las transmisiones televisivas de LaLiga dieron un salto de calidad.

Entre varias reformas que se han implementado, las que más destacan es mostrar al televidente un buen marco de público en las graderias. Los equipos tienen la obligación de ubicar las cámaras apuntando a la tribuna, oriental u occidental, que mayor afluencia de público tenga.

La regla dice que los clubes deben presentar mínimo un 70% de concurrencia, o son multados con una abultada cantidad de miles de euros. Fue lo que tuvo que sufrir el Celta de Vigo en la temporada 2017, cuando no pudo completar el porcentaje en los partidos frente a la Real Sociedad y el Deportivo Alavés.

Como consecuencia, el equipo gallego tuvo que bajar el precio de las entradas para que su afición retornada al estadio de Balaídos. La estrategia funcionó y no volvió a ser castigado.

En Colombia, uno de los máximos problemas en las últimas temporadas y más en 2018 fue el rechazo de la gente a asistir a los escenarios, entre otras cosas por el alto valor de los tickets.

Horarios separados, para ver los partidos hasta en China

La modalidad premium subsiste no solo por el abono de los suscriptores, sino por la no superposición de horarios y además la venta internacional.

La mayoría de países de Europa cuentan con horarios aptos para el mercado asiático, lo que hace que no se crucen los horarios de los juegos, más allá de jugar en el mediodía. En Latinoamérica también se está aplicando dicha modalidad, por ejemplo en ligas como la brasileña y la argentina.

En el caso de la Superliga gaucha, todos los equipos están obligados a jugar al menos un partido a las 11 de la mañana, incluso River Plate y Boca Juniors. Así, los horarios no se cruzan y también se vende el producto en mejor medida al exterior.

La Dimayor, además del canal premium contempla una mejor venta de los derechos televisivos a nivel internacional y ese no es un punto menor a tener en cuenta.

Contrataciones élite elevan el espectáculo

La Meca del producto premium es la Premier League. El fútbol inglés recibe más de 7.000 millones de euros por conceptos televisivos, lo que la convierte en la liga más ostentosa del mundo.

Para tener esos valores, que superan por ejemplo en 5.000 millones a lo que reparte la Liga Española, las autoridades exigen a los clubes solo contratar jugadores con pasado en selecciones nacionales.

En Colombia es imposible poner una ley similar, pero restricciones y exigencias en las contrataciones subirá el nivel de un campeonato muy criticado por sus refuerzos extranjero en los últimos años.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo