El duro camino de Luka Modric para transformarse en el mejor del mundo

Por Román Gómez

¡Vivan los números 10! Durante una década, el premio al mejor jugador del mundo se lo repartieron Leo Messi, un extremo derecho y mediapunta, junto con Cristiano Ronaldo, puntero izquierdo devenido a centrodelantero. Ahora el puesto que más estética entrega al fútbol recuperó el estatus, con Luka Modrić.

El último enganche en coronarse fue el brasileño Kaká, en 2007. Sin embargo, más allá de la lejanía, son los volantes creativos los que más veces se han llevado el premio codiciado de la Fifa.

Ronaldinho, Zinedine Zidane, Luis Figo, Rivaldo y Lothar Matthäus fueron los antecesores de Modrić, que ahora toma la posta como ‘el heredero de los 10’.

Trayectoria de Luka Modric como futbolista

En esa posición comenzó su carrera deportiva, en la que se destacó en las inferiores del Dinamo de Zagreb. Sin embargo, Luka debió jugar cedido en dos equipos antes de vestir la camiseta del club del que es fanático. Su primera experiencia profesional se dio en el fútbol bosnio, pero no fue suficiente para que el Dinamo le diera la oportunidad. Un paso más a préstamo terminó de convencerlos.

En el Zagreb jugó por cuatro temporadas, demostrando su calidad como número 10. Tottenham fijó sus ojos en él y el ‘Pony’ dio el salto al fútbol inglés.

Con los Spurs no demoró en hacerse patrón del mediocampo, cambiando la historia del equipo londinense, que por años estuvo escondido en el ostracismo. Modrić se cotizó tanto, que Real Madrid pagó 30 millones de euros por él, en un fichaje galáctico.

Allí vivió sus mejores años. Cuatro Champions en cinco años, mismas que cambiaría por haber sido campeón del mundo con Croacia, a la que llevó a la final. La Copa del Mundo no se le dio, cayendo ante Francia. Sin embargo, allí el mundo supo que en el fútbol hay un nuevo The Best.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo