¡Empate sin altura en Bogotá! Pálido clásico entre Millonarios y Santa Fe

Embajadores y cardenales decepcionaron de principio a fin con lo poco que expusieron en cancha

Por Sebastián Gómez

Gran marco en El Campín. La antesala que se vivió en torno a este compromiso fue maravillosa. Toda la ciudad se inundó de camisetas azules y rojas. Por eso, con el paso de las horas, el estadio tomó color en las tribunas. Cerca de 35 mil espectadores dijeron presente en el coloso de la 57, que se vestía de gala para lo que se creía, iba a ser un verdadero partidazo.

El reloj marcó las 7:45 de la noche y el árbitro, Fernando Rapallini, marcó el pitazo inicial. De entrada, los leones se mostraron propositivos. Con rebeldía y buen fútbol, los dirigidos por Guillermo Sanguinetti saltaron con el objetivo de romper rápidamente el celofán. Sin embargo, se encontraron con un cuadro albiazul bien sembrado en defensa.

La intensidad que se evidenció en los primeros minutos llevó a pensar que seríamos testigos de un espectacular encuentro. Pero no fue así. Poco a poco se le terminó la gasolina al expreso rojo y con ello el partido entró en un estado de letargo del cual no salió.

Los hombres de Miguel Ángel Russo reaccionaron. Fue así como, a través de Cristian Marrugo, Ayron del Valle y ciertos destellos de Óscar Barreto, generaron algunas opciones de peligro. No obstante, la mala definición y buenos reflejos de Robinson Zapata, impidieron que se abriera el marcador.

El tiempo pasó y todo se convirtió de simple trámite. La pierna fuerte cortó el poco juego que intentaban exponer ambos conjuntos. Por eso, la parte inicial generó un ambiente de decepción entre las hinchadas. Con justa razón. En ningún momento estuvieron a la altura de lo que se esperaba ver.

Para el periodo complementario, Sanguinetti no dudó en mover el banquillo. Edwin Herrera ingresó por Nicolás Gil con el fin de atacar más por la banda izquierda, encontrar espacios y tener una nueva alternativa en ataque. Aunque dicha variante aportó poco.

La dinámica del compromiso no cambió. De hecho, las constantes faltas jamás permitieron una mejoría. Fue allí donde aparecieron las tarjetas. Yeison Gordillo y Carlos Henao por Santa Fe y Andrés Cadavid y Gabriel Hauche por Millonarios vieron la cartulina amarilla. Mientras que César Carillo recibió la roja a los 75 minutos por una fuerte infracción sobre Luis Manuel Seijas.

Dicha expulsión se convirtió en la última esperanza para que el partido tomara otro ritmo. Sin embargo, no sucedió. Las dos escuadras dejaron de lado el orden táctico y las intensiones de buscar el arco contrario y se dedicaron a mantener su arco en cero. Razón por la cual, el tiempo restante se disputó en el mediocampo. Millonarios se adueñó de la pelota, pero sin profundidad.

Lo cierto es que ninguno se hizo daño y ahora solo resta aguardar por la vuelta. Allí, con un marco azul, embajadores y cardenales buscarán avanzar a cuartos de final de la Copa Sudamericana. Recordemos que, sea quien sea el clasificado, se verá las caras contra el ganador de la llave entre Deportivo Cali y Liga Universitaria de Quito.

Eso sí, de aquí hasta el 2 de octubre, fecha en la que se volverán a ver las caras en una nueva edición del clásico capitalino, los dos clubes tendrán varias pruebas que superar, principalmente en la Liga Águila, donde hasta el momento están bastante lejos de asegurar un cupo en los playoffs.

MÁS NOTICIAS DE DEPORTE, AQUÍ.

También le puede interesar:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo