¡Merecido! Perisic empató el juego en el Luzhniki

Por Román Gómez

Inglaterra comenzó mejor contra Croacia, pero basados en amor propio y testosterona, los balcánicos igualaron el trámite.

Faltaba el gol y de tanta insistencia, llegó. Centro desde la derecha de Ante Rebic y anticipo de Iván Perisic sobre Kyle Walker, para convertir un gol de antología en las semifinales.

Gol de Iván Perisic con Croacia a Inglaterra

(Haga clic acá para ver el gol de Perisic)


¿Casualidad o realidad? Cuando muchos esperaban ver en esta instancia a España, Alemania, Argentina, Brasil o Portugal, se colaron dos nombres que pocos tenían en mente. Sin embargo, eso no es casual, todo es producto del trabajo.

Los factores principales por los cuales llegaron hasta esta fase son sus individualidades de élite y maravilloso juego colectivo. Además, cada uno de los entrenadores encontró el punto clave y logró engranar las piezas. Eso sí, el trabajo no fue nada fácil. Hasta ahora se están viendo los primeros frutos de un proyecto que inició hace varios años.

Por un lado, Gareth Southgate decidió tomar las riendas de una nueva camada de jugadores talentosos. A pesar de la corta edad de la mayoría de convocados, dentro de la cancha no se evidencia esa inocencia.

Poco les pesó el hecho de ser el tercer combinado más joven del torneo con un promedio de 26 años. De hecho, dicha particularidad fue contrarrestada con su experiencia en clubes. No en vano, en el terreno de juego reluce un equipo maduro, compacto y sin presiones.

Los tres leones, como se les conoce, tuvieron un camino sin complicaciones. En fase de grupos clasificaron segundos, producto de dos victorias (Túnez y Panamá) y una derrota ante Bélgica. De igual manera, fueron los verdugos de la Tricolor en octavos de final y vencieron a Suecia en cuartos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo