¡La furia rosa! Pálida presentación de España contra Irán

Por Román Gómez

La Roja intentaba dejar atrás las malas lenguas. Luego del partido con Portugal, había que ratificar si la herida de la salida de Julen Lopetegui cicatrizó, o si continua abierta en medio de la competencia.

El que puso a prueba dicho estado de ánimo fue Irán. Con la sorpresiva victoria conseguida frente a Marruecos, los persas no comieron vidrio y cambiaron su usual 4-3-3, por algo más especulativo, muy especulativo. Todos atrás y salimos si podemos, fue la estrategia que utilizó el entrenador Carlos Queiroz, uno de los viejos zorros de esta Copa del Mundo.

Tremendo problema para España, que con la posesión absoluta del balón, no supo hacer daño. Cada vez que atacó, se encontró con un frontón en frente, inexpugnable. En ocasiones, los iraníes formaban línea de diez hombres, haciendo inútil los ataques ibéricos, que además no usaban el remate de media y larga distancia como recurso.

La resistencia oriental era férrea. Por más de 50 minutos, España se sintió impotente. Al 54, una jugada desafortunada terminó en la red de Irán y a victoria española se encauzó. Diego Costa sigue de parabienes, anotando goles en lo que parece su revancha personal de lo que fue Brasil 2014. El balón rebotó en la rodilla del Lagarto y el arquero persa, quien venía siendo figura, poco y nada pudo hacer.

https://twitter.com/ColombianGolazo/status/1009515069724614656

Pareció venir la lluvia de goles de España, pero poco más alejado de la realidad. Con la obligación de salir a jugar, Irán demostró por qué es considerada la mejor selección asiática del momento, llevando mucho riesgo sobre el arco de David De Gea. Incluso, un gol fue gritado con alma y vida, pero el VAR ahogó ese grito cuando salía a flote.

Irán no se amilanó, pero fue aceptando su cruda realidad. España lo superó con poco y nada, dejando más dudas que certezas. Ambas selecciones siguen con vida en la competencia, pero ahora los iraníes tienen la obligación de ganarle a Portugal en la última jornada, mientras que a España le bastará con el empate frente a Marruecos.

Sin embargo, el objetivo de La Roja es mucho más ambicioso que superar la fase de grupos: ser campeón. Para lograrlo, deberá mejorar mucho. En Kazán, quedó a deber.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo