Uruguay se despidió de su gente con un convincente triunfo sobre Uzbekistán

La Celeste tuvo su fiesta en el estadio Centenario, con un fútbol que ilusiona de cara al debut contra Egipto y por qué no, a entusiasmarse a pelear el título en Rusia.

Por Román Gómez

Ojo con Uruguay. Como suele suceder en los certámenes, La Celeste es menospreciada hasta que se lleva el botín. En Rusia podría volver a pasar, como en 1930 y 1950.

Para refrendar esas posibilidades, Uruguay tuvo su fiesta de despedida en el estadio Centenario de Montevideo, templo del fútbol charrúa. El rival, Uzbekistán, uno que suena para ser sparring de la Selección Colombia en los próximos días.

Aunque se trate de un rival menor, los orientales fueron contundentes. Fieles a su estilo de seguridad defensiva y aprovechamiento de las ocasiones de gol, Uruguay se apegó al libreto y en poco más de media hora puso el 1-0, con gol de Giorgian De Arrascaeta. El volante de Cruzeiro la calzó de volea, colocándola en el rincón del portero uzbeco.

Con la mínima diferencia, La Celeste se marchó a los vestuarios pero jamás bajó la intensidad. En la segunda parte, el equipo de Óscar Tabárez continuó presionando a la defensa asiática. Así, llegó el penalti que transformó Luis Suárez en un nuevo gol.

Pero, fiesta que se respete termina con goleada. José María Giménez hizo honor al legado charrúa, convirtiendo con la fórmula predilecta: el cabezazo. Uruguay se despidió con bombos y platillos y ahora piensa en Egipto, rival del debut en el Mundial, el 15 de junio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo