Analizan quitar el cabezazo como parte del fútbol, para preservar salud de futbolistas

La Federación Inglesa admitió que investigará las repercusiones dañinas que tiene con el tiempo cabecear pelotas de fútbol y si es el caso, abolirlo por el bien de los futbolistas.

Por Román Gómez
Riesgos cerebrales que ocasionan los cabezazos en el fútbol - Getty Images
Analizan quitar el cabezazo como parte del fútbol, para preservar salud de futbolistas

Tema polémico. El fútbol, como lo conocemos desde el siglo XIX., siempre tuvo al cabezazo como parte de su naturaleza.

Sin embargo, más de 150 años después del nacimiento del deporte más popular del mundo, esta jugada está siendo revisada por la Federación Inglesa y la International Board, para comprobar el impacto que tiene en la salud de los futbolistas con el paso del tiempo.

La alarma se disparó con algunos casos de exfutbolistas que sufrieron de demencia, pérdida de memoria, o incluso muerte prematura. Este último fue el caso de Jeff Astle, delantero que brilló en el West Bromwich Allbion y quien murió en 2002.

Su fuerte era el cabezazo y con el tiempo se comprobó que luego de su retiro sufrió de pérdida de memoria y otros daños cerebrales, como problemas cognitivos y traumas menores repetidos, típico mal posterior de los boxeadores.

Este caso quedó en el congelador por varios años tras su muerte, hasta la actualidad en la que una leyenda contemporánea está presentando síntomas de demencia. Se trata de Alan Shearer, máximo goleador del Newcastle y compañero de Faustino Asprilla en el equipo de las urracas.

El atacante fue considerado el mejor rematador de cabeza del siglo XX. en el fútbol inglés. Ahora, el jugador admitió que padece daños cerebrales.

“Mi memoria es horrible, no sé si es porque no escucho, pero realmente tengo una memoria muy débil. jamás pensé que el fútbol estaría ligado a enfermedades cerebrales”, aseguró Shearer al Daily Mirror.

A raíz de esto, el exfutbolista comenzó una campaña para que la FA (Federación Inglesa) y la International Board adelanten estudios profundos para comprobar el grado de riesgo que producen los cabezazos en el fútbol.

Por semanas, el reclamo de Shearer fue desestimado. “No se ha hecho una investigación lo suficientemente profunda. Las autoridades han sido muy reacias a encontrar respuestas. Lo han barrido todo debajo de la alfombra”, afirmó.

Ahora, la FA admitió que emprenderá una investigación que determine el impacto de este movimiento en el fútbol, y si es el caso, suprimirlo en años venideros.

De ser así, el fútbol como lo conocimos cambiaría de manera drástica y no sería permitido cabecear bajo ninguna condición. Esta problemática condice con el debate que se mantuvo en la década del 2000 en el fútbol americano, donde se comprobó que las colisiones de cabezas entre rivales tenía problemas cerebrales a la larga. Esta jugada es prohibida en la NFL actual.

Un estudio de la universidad escocesa de Stirling aseguró que el impacto reiterado de cabeza hacia el balón podría repercutir con el tiempo en las funciones neuronales de los futbolistas, causándole daños cerebrales o incluso la muerte en algunos casos.

Otros análisis afirman que el límite por año oscila entre 900 y 1000 cabezazos, contando prácticas.

En cualquier caso, la FA tomó cartas en el asunto y el fútbol como lo conocemos podría cambiar para siempre, con el afán de salvar vidas y evitar muertes innecesarias.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo