Trump se pelea con la NFL por arrodillarse durante el himno

Los jugadores y dueños del fútbol americano se unieron contra el presidente de Estados Unidos en medio de una polémica.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Nunca en la historia del deporte de Estados Unidos, tantos atletas se habían visto unidos alrededor de una polémica como la que provocó Donald Trump en el fin de semana. El presidente de los Estados Unidos pidió que los jugadores de la NFL que se arrodillaban durante el himno en las ceremonias previas de los partidos fueran despedidos, lo que causó una reacción masiva de beisbolistas, jugadores de la NBA y otros atletas.

El motivo de esta pelea fue una declaración que Trump dio en el viernes. Llamó "hijos de perras" a los deportistas que "no respetan" el himno de Estados Unidos como Colin Kaepernick, que inició estas protestas arrodillándose para los actos previos en los partidos de los 49ers de San Francisco luego de los enfrentamientos raciales de Ferguson y Baltimore.

Varios jugadores dijeron, luego de estas investigaciones que no aceptarían una invitación de Trump a Washington, aún cuando estas invitaciones son comunes para los equipos campeones del SuperBowl, las finales de la NBA y la Serie Mundial de Béisbol. Entre estos se encontraban las figuras Stephen Curry y Klay Thompson.

Trump respondió con una lluvia de insultos. En su cuenta de Twitter, aseguró que iba a "rescindir" la invitación a los Warriors y exigió a la NFL que expulsara a los jugadores que se sumaran a la protesta de Kaepernick, que no juega actualmente en el fútbol profesional.

Los equipos respondieron arrodillándose masivamente durante los himnos en varios partidos. Algunos equipos como los Steelers de Pittsburgh y los propios 49ers odnde jugaba Kaepernick no aparecieron en el himno, pero la mayoría se unió de los brazos y tuvo al menos un jugador que se arrodilló.

Otros deportistas como el beisbolista Reggie Jackson, los basquetbolistas LeBron James y Kobe Bryrant, el presentador televisivo y excampeón del SuperBowl Lance Moore y la propia esposa de Steph Curry se unieron a la protesta de los jugadores de la NFL.

 Un presidente de Estados Unidos cuyo nombre crea división y furia, y cuyas palabras crean tanto odio y disentimiento no puede hacer grande a América.

Kobe Bryant, en Twitter.

 

Además de los jugadores que se arrodillaron en los partidos, los propios dueños de las franquicias de la NFL han decidido apoyar a los miembors de sus equipos en contra de las declaraciones de Trump. Tal vez el equipo más unido fue los Dallas Cowboys: todo el equipo, incluyendo su dueño Jerry Jones y sus entrenadores, se arrodilló antes del inicio del partido ante los Cardenales de Arizona.

Otros dueños de equipo también se unieron alrededor de sus jugadores: Dan Snyder, de los Washington Redskins, y Shad Khan, de los Jacksonville Jaguars, unieron sus brazos con sus jugadores. Casi todos  pidieron que el mandatario de Estados Unidos respete a los deportistas y su capacidad de protestar.

Uno de los más interesantes argumentos fue expresado por Gregg Popovich, el director de los San Antonio Spurs de la NBA, que llamó la situación "asquerosa, pero cómica". "Creo que fue cómico que Trump dijera que no iba a invitar a los Warriors, porque igual no iban a ir. Es como un niño de primaria que va a hacer una fiesta en su jardín y encuentra que alguien no va a ir, entonces ya no lo invita. Es un comportamiento asqueroso, pero cómico".

A pesar de esto, no todos los deportes demostraron la misma unión alrededor de las palabras. Richard Petty, dueño de un equipo de Nascar, aseguró que cualquier miembro de su equipo que protestara durante el himno o irrespetara la bandera de Estados Unidos "tendría que tomar el bus a su casa", y sería "inmediatamente despedido".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo