¡La reina más linda! Rigoberto Urán ganó la etapa reina del Tour de Francia

El ciclista de Urrao venció a las montañas, a las caídas, al ojo humano e incluso a un desperfecto mecánico para alzarse con una victoria histórica en foto-finish.

Por Román Gómez

Rigoberto Urán está acostumbrado a grandes gestas. El mismo que se alzó con una medalla de plata olímpica en Londres 2012, o que consiguió vestirse de rosa en el Giro de Italia 2014, superado en la general solamente por Nairo Quintana, tenía una cuenta pendiente con el Tour de Francia, misma que saldó este 9 de junio histórico.

Desde un principio supo que iba a sufrir. Una etapa con tres puertos de montaña fuera de categoría y con descensos más que peligrosos, no podía anticipar otra cosa diferente. Los acontecimientos se fueron presentando, la caídas multiplicándose, las tensiones en aumento y Rigo ahí, aguantando.

El primero en caer fue Geraint Thomas. El primer líder que tuvo la actual edición del Tour y que comenzó la etapa en segunda posición de la clasificación general, se fue al abismo en uno de los primeros descensos.

El pedalista del Sky encontró el suelo en la bajada del Col de la Biche, sufriendo fractura de clavícula, lo que lo obligó a retirarse del Tour. Junto a él cayeron Jesús Herrada y Rafal Majka.

Mientras tanto, el pelotón general seguía con la presencia de Urán, junto a Froome, Nairo y los otros candidatos. Más adelante, dos colombianos eran protagonistas: Jarlinson Pantano y Carlos Betancur.

Los escarabajos se lucieron en la fuga, aunque después tuvieron que retrasarse para apoyar a sus líderes de equipo. Hasta ahí llegó su función.

En el pelotón, Froome no daba su brazo a torcer, aunque iba a tener un susto grande. Su bicicleta sufrió fallas mecánicas, lo que lo obligó a retrasarse mientras la cambiaban. Allí, el italiano Fabio Aru dio la orden de atacarlo, pero no tuvo respuesta entre sus colegas, salvo por un tímido acompañamiento de Nairo Quintana.

Cuando el líder recuperó el paso, ayudado por Sergio Luis Henao, se puso rueda a rueda con Fabio Aru y le dio un sutil empujón, que para los entendidos fue una clara recriminación al italiano por intentar sacar provecho de su desperfecto mecánico.

Con humores exacerbados, el último puerto de montaña de alta categoría rompió el grupo en mil pedazos. Solo un puñado de ciclistas mantuvo el ritmo impuesto por Froome, entre ellos Rigoberto Urán.

Nairo, por su parte, quedó rezagado sintiendo el cansancio de la brutal montaña. Aunque el boyacense escaló hasta la octava posición de la clasificación general, perdió más de minuto y medio con Chris Froome, lo que resigna sus opciones de título.

En el descenso final, únicamente cinco ciclistas quedaron con posibilidad de ganar, uno de ellos Rigo, luego de otra caída estrepitosa, esta vez protagonizada por Richie Porte (traumatismo craneoencefálico) y Daniel Martin (fractura de clavícula); Urán estuvo a centímetros de quedar enredado en esa caída.

Sin embargo, lejos de la posibilidad de triunfo, Urán sufrió más de la cuenta cuando los cambios de su bicicleta se dañaron. Sin poder cambiar de plato la cadena, el colombiano resistió pegado a la rueda de Froome, Bardet y otros más.

Al llegar a terreno llano sucedió un milagro. Difícil de explicar, la bicicleta de Urán comenzó a responder nuevamente, aunque con dificultad.

En el esprín decisivo, Rigo dio todo lo que tenía para cruzar la meta primero, pero el ojo humano engañó y dio vencedor al francés Warren Barguil. Pero, la tecnología (el VAR del ciclismo) rectificó y en un dramático final de fotografía le dio el triunfo a Urán, que se enteró después de tiempo.

La deuda personal está saldada. Rigoberto Urán no será un derroche de virtudes técnicas, pero es uno de los escarabajos colombianos que le pone el alma en cada pedalazo y que cosechó triunfos donde quiera fue. Ahora, Francia lo sabe.

Urán es cuarto  en el Tour a 54 segundos de Froome.

Clasificación general del Tour de Francia tras la etapa 9:

Radiografía de la carrera

Desde la misma salida se ascienden 300 metros hasta un puerto de segunda categoría, y el recorrido marca tres puertos fuera de categoría, además de dos de tercera y uno de cuarta.

El terreno ideal para el ataque llega a la mitad de la etapa, recorridos solo 57 de los 181 kilómetros planeados por la organización del Tour. El recorrido asciende hasta el Col de la Biche, un ascenso de más de 11 kilómetros al 9%. Luego del descenso técnico y un falso llano, encadena directamente con el Col de la Grand Colombier, otro puerto fuera de categoría con pendiente promedio de 9,9% un kilómetro al 14%.

La última oportunidad para el ataque es el Mont du Chat, de 8,7 kilómetros al 10,3%, y fuera de categoría.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo