El desorden de la Conmebol que perjudica a los equipos colombianos

En el afán de armar un calendario anual, la Conmebol cayó en errores que hoy tienen disconformes a Santa Fe, Medellín, Patriotas y demás equipos en Copa.

Por Román Gómez

Regresa la Copa Sudamericana y dentro de una semana lo hará la Copa Libertadores. Sí, en julio y muy lejos de terminar. Aunque en temporadas anteriores durante este mes se reanudó el torneo de clubes más prestigioso de América, en esta ocasión es inusual.

Desde que el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, anunció que ahora las copas serían anuales y simultaneas, la mayoría de los países asumieron que habría un traumatismo mientras se acostumbran a la nuevo forma de disputar los certámenes.

Sin embargo, en Colombia y otros países no previeron tener que disputar partidos de ‘vida o muerte’ en plena pretemporada, con los planteles a medio armar. Fue el caso de Santa Fe este martes, y esta misma semana sufrirán Patriotas y Medellín lo mismo. Junior y Cali, con fecha de debut dentro de dos semanas, tienen un respiro más.

El primero en poner el grito en el cielo fue Gregorio Pérez. El nuevo DT de Independiente Santa Fe criticó la fecha programada para su duelo de ida contra Fuerza Amarilla de Ecuador, aduciendo que no ha tenido el tiempo suficiente para darle rodaje a un equipo, que se juega gran parte del semestre en esta llave ida y vuelta.

A las palabra de Pérez se le suman las posturas de Medellín y Patriotas, que consideran que no han tenido tiempo de rodaje para sus duelos ante Corinthians y Racing de Avellaneda, respectivamente.

Le puede interesar

Los equipos colombianos no son los únicos enojados con estas fechas incómodas, en pleno mercado europeo, lo que permite que en cualquier momento los jugadores se marchen a un nuevo club. A los cafeteros se sumaron clubes de países como Argentina, Chile y Paraguay.

Los campeonatos de estas naciones están en receso y cuando los jugadores pensaban en vacaciones, Conmebol les avisó que deben competir. Sin embargo, la diferencia para con los clubes colombianos es que los equipos gauchos y guaraníes recién terminaron su campeonato, por lo que la ida de los encuentros les tomará todavía con ritmo de competencia.

En el caso de los chilenos, su campeonato local culminó a mediados de mayo y todavía no reanuda su competencia. Atendiendo esto, una comitiva de clubes argentinos y algunos de otros países (entre ellos Colombia) le solicitaron a la Conmebol que retrasara los duelos hasta agosto, pero la respuesta de Domínguez fue contundente: “no”.

¿A quién beneficia jugar en julio? La respuesta habla en portugués. El fútbol brasileño está en plena actividad, luego de que el torneo Brasileirao haya empezado a mitades de mayo. El campeonato nacional de Brasil es el único en plena competencia junto al de Perú, ya que los otros países están terminando sus certámenes.

Conmebol dijo que quiere respetar lo firmado y por eso se mostró intransigente en mover las fechas, aunque no lo fue así en subir el cupo de refuerzos de tres a seis para las rondas de Sudamericana y Libertadores. Los colombianos ponen el grito en el cielo pero no hay nada que hacer, toca jugar. Ojalá no lo paguen.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo