Las declaraciones de Nairo Quintana después del Giro de Italia, que lo vio perder el título en la última etapa, fueron mesuradas. El ciclista de Movistar aseguró que "un podio no es para decepcionarse" y que la experiencia en la carrera rosa le refuerza para intentar conseguir su segundo reto del año: el Tour de Francia.

"Un podio no es para decepcionarse. No somos máquinas para hacer todo como uno se plantea antes de una carrera, y no todas las veces se recoge premio cuando haces un trabajo grande. Al contrario: estamos contentos, satisfechos. Lo mejor sin duda fue el gran trabajo de equipo, a quienes les estoy enormemente agradecido", destacó en la meta.

Para Quintana, que inició la temporada dispuesto a enfrentarse al reto de conquistar el doblete Giro-Tour, la irrupción del holandés Tom Dumoulin supuso una sorpresa.

"No sabemos si se podría haber hecho mejor o peor, pero estamos en el podio, que es lo importante. Dumoulin no era el rival principal y sin embargo nos acabó batiendo a todos. Fue muy fuerte en las cronos, supo resistir en montaña y merece este triunfo", aseguró.

En las declaraciones de Nairo Quintana luego de la contrarreloj entre Monza  y Milán, el ciclista de Cómbita analiza esta prueba una enseñanza para el futuro y para seguir creciendo.

Lea también: ¡Gracias, Nairo! Merecido podio de Quintana en el Giro de Italia

"Hubo días de montaña donde quizás habría podido dar más. Las fuerzas eran las que eran, pasé algún que otro día con mala salud que hubo que salvar, pasando con los favoritos como se podía. Las cosas son como son. Sabíamos que teníamos que llegar con más tiempo a esta crono u ocurriría lo de hoy. 70 kilómetros contrarreloj para mí son muchos ante especialistas como Tom Dumoulin, pero pienso que supimos defendernos bien", comentó.

Quintana fue felicitado por el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de Gobierno de España, Mariano Rajoy.

 

Con EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo